Tell Magazine

Columnas » Archivo Histórico

EDICIÓN | Octubre 2012

Giuseppe Garibaldi y la bandera de Caleta Abarca

Texto: Emilio Toro Canessa, Profesor de Historia y Geografía, Archivo Histórico Patrimonial, I. Municipalidad de Viña del Mar.
Giuseppe Garibaldi y la bandera de Caleta Abarca

En el momento previo al zarpe de la nave Carmen en las costas de Caleta Abarca en Viña del Mar, la colectividad italiana residente se encontraba presente para realizar el último adiós al general Garibaldi y a nombre de Pietro Sepp, uno de sus connacionales más representativos, se hizo entrega de un presente.

Se trataba de una hermosa bandera de seda, bordada con hilos de oro y plata, la cual por una parte del paño, “en sus finísimos tres colores, con emblemas de plata y oro que representaban, cadenas… y cañones destruidos, se erguía una Italia en forma de hermosa mujer triunfante llevando una corona torreada, con las palabras independencia, unidad y libertad”, a Giuseppe Garibaldi, “Los italianos residentes en Valparaíso, 1853”. Para él, esto fue tan importante, inesperado y conmovedor, que responde: “En esta playa chilena, de frente a este mar infinito les juro que siempre flameará a mi lado, en primera línea y en todos los combates que me esperan por la libertad de Italia eterna”. A las semanas después de su partida, aparecía publicado en El Mercurio de Valparaíso, “señores, habiendo tenido tantas pruebas de nobleza ofrecida, me es grato, querer ofrecer disculpas de mi parte, y hacerme intérprete del amor y gratitud que debo a ustedes por su afecto y acogida, saludos G. Garibaldi”.

Estos serían sus últimos años en América, ya que se encontraba pronto al retorno para luchar por la causa de unificación, con esto querían hacer sentir a su amigo el apoyo, “el dolor, angustia…, la vergüenza y el daño de no tener un nombre patrio. Pero jamás pensaron la suerte que estaba echada a su bandera cuando flameara”. La bandera italiana de Valparaíso fue “el sagrado estandarte de la legión de los Mil”, la que en manos de Simone Schiaffino uno de sus miembros y parte de la embarcación, que zarpó en 1860 desde el puerto de Quarto en Génova, rumbo a Sicilia. El 15 de mayo de 1860, en la batalla de Calatafimi, “apretaba a su pecho sangriento, el regalo más preciado y amado por Garibaldi, el tricolor, hermosamente cosido y adornado por los emigrantes italianos de Valparaíso”. Lograda la unificación Italiana, la Sociedad de Beneficencia Italiana en Valparaíso en 1871, lo nombra miembro fundador y presidente. A lo cual responde, “Mis queridos amigos, acepto con gratitud el precioso título de ser vuestro presidente honorario, lo recibo con afecto de gentil acogida dada por mis queridos conciudadanos de Valparaíso. Suyo Giuseppe Garibaldi”. La bandera, regalada en Caleta Abarca, pasaba a ser el símbolo más preciado de la unificación, “un estandarte de libertad, conquistado y ganado por un pueblo que se reconoce”, unida a éste, todo gracias a las colectividades italianas de Viña del Mar y Valparaíso, que hicieron entrega de él, en la esperanza y sueño de lograr una Italia unida.

“La colectividad italiana residente se encontraba presente para realizar el último adiós al general Garibaldi… y se hizo entrega de un presente. Se trataba de una hermosa bandera de seda, bordada con hilos de oro y plata”.

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación9+2+3   =