Tell Magazine

Entrevistas

EDICIÓN | Octubre 2018

La clave del éxito

Francisco López
La clave del éxito

Es un convencido que, de la mano del trabajo duro y la constancia, la fórmula perfecta para un negocio sustentable es alcanzar la felicidad, en el más amplio significado de la palabra. De esta forma, logra que su equipo de trabajo esté siempre alerta a buscar mejores resultados, los que se comparten y disfrutan, tal como en una gran familia.

Por Catalina Aparicio / Fotografías Rodrigo Herrera

Su vocación social se deja ver desde un inicio. Francisco López es un empresario muy querido por sus trabajadores, familia y amigos pues para él toda relación debe ser horizontal, equitativa y de apoyo mutuo. Oriundo de Requínoa, es dueño y gerente general de la empresa ScanControls, empresa con más de diez años de trayectoria en el rubro de venta y reparación de válvulas para la gran minería.

Durante este 2018 Francisco fue premiado por la Asociación de Industriales de Antofagasta (AIA) como mejor empresario de la región, recibiendo de manos del ministro de Minería, el premio “José Santos Ossa”, en la tradicional Cena de Camaradería, donde se reúnen las mejores empresas del país y sus representantes.

Pero más allá de los negocios y grandes contratos, para Francisco su primer gran orgullo es que su empresa es familiar. Sus hijos Elías, Patricio, Matías y Natalia, tienen diferentes cargos en la compañía, a través de los que han logrado infundir otros aires y una nueva visión a la empresa, para optimizarla en el mediano y largo plazo.

“La creatividad y la innovación son importantísimas en este negocio. Si no vas a la par de las nuevas tecnologías y procesos vanguardistas, estás perdido y por eso agradezco profundamente lo que hacen mis hijos en ScanControls, porque son jóvenes aplicados, súper inteligentes y saben llevar el negocio”, asegura Francisco.

 

FAMILIA, EL PRINCIPAL APOYO

“Sin mi esposa no podría haber hecho y logrado todo lo que tenemos como familia. Yolanda se dedicó a criar, a hacerse cargo de la casa, a ver todo lo que la familia requiere, mientras yo me dediqué a trabajar y trabajar”, explica el empresario, además, agrega que es fundamental contar con ese apoyo, con esa confianza y complicidad. “Desde que la conocí, nunca más quise estar lejos de ella”.

¿Es complicado trabajar con la familia?

Afortunadamente tengo la mejor familia del mundo. A mis hijos siempre les di la posibilidad que eligieran otras empresas, otros rubros… ellos están acá porque quieren, porque les gusta, porque sienten suya la empresa.  

Les han ofrecido trabajo en compañías más grandes, con cargos mucho mejores, pero hasta el momento están contentos de estar acá y si es lo que quieren, yo feliz. Disfruto ver cómo crecemos todos de la mano, no con mis hijos, sino con cada uno de los trabajadores que están acá. Mis hijos tienen sus pololas y ellas son parte de la familia y me encanta llegar a la casa y compartir con ellas, mis hijos, mi hija, mi esposa… soy un afortunado.

 

LA EMPRESA

Francisco reconoce que el camino no ha sido fácil económicamente. El mundo en el que estaba explorando hacer negocios fue complicado para él que pasó de estudiar para profesor y luego, mecánico industrial.

Esta incansable búsqueda de nuevos horizontes lo llevó a ser gerente por varios años de una empresa donde aprendió todo lo que sabe de válvulas y generó una importante red de contactos. Así, conoció a unos empresarios fineses con quienes comenzó una sociedad que resultó muy exitosa.

¿Y qué te impulsó a la independencia?

Después de algunos años me di cuenta de que los buenos resultados de esta empresa se sustentaban en mi gestión, por lo que decidí ofrecerles a mis socios comprar su parte de ScanControls y ser el único propietario.

¿Cómo funciona hoy la empresa?

Actualmente contamos con una planta de sesenta trabajadores, que se dividen en 27 ingenieros y 33 técnicos. En este ámbito, una de las iniciativas que más valoro, es el convenio con el Colegio Don Bosco, donde seis de sus mejores estudiantes tienen la posibilidad de hacer sus prácticas laborales en la empresa y luego de una evaluación, se quedan trabajando dos de ellos, con posibilidades a corto plazo de continuar sus estudios superiores, los que muchas veces son financiados por la compañía.

Una idea digna de imitar….

Ojalá otras empresas se contagien, pero la verdad es que no queremos ser ejemplo de nada. Lo más importante de esta iniciativa es que demuestra el compromiso que tenemos no solo con la educación técnica de la región, sino también y lo más importante, la confianza que tenemos en nuestros trabajadores.

Cada situación es diferente y muchas veces nos encontramos con jóvenes que quieren seguir un camino profesional y nosotros apoyamos eso. Si quieren continuar sus estudios, bienvenido sea, ahí estamos para ayudarlos, porque al apoyarlos a ellos y sus familias, nosotros también ganamos.

¿Crees que es importante el reconocimiento?

Este año premiaremos a nuestros trabajadores, dentro de los que destaco a Andrés Espinosa, Administrador de Contratos que está junto a la empresa desde el día uno. Como dije antes, lograr la estabilidad requirió esfuerzos que ameritan ser recompensados de alguna u otra forma. Acá valoramos mucho a nuestra gente, nos preocupamos de sus sueldos, hay un buen ambiente laboral, todos nos apoyamos cuando pasa algo triste como la pérdida de algún familiar, pero también celebramos en los momentos lindos. Todos estamos ahí para todos… en las buenas y en las malas.

 

ACCIÓN SOCIAL

Se declara católico practicante y como tal, prefiere que su mano izquierda no sepa lo que da su derecha. Sin embargo, su conciencia social lo hace activo colaborador de diferentes instituciones y organizaciones no gubernamentales, siempre con el objetivo de compartir lo que la vida y el trabajo le entregan.

¿Por qué sientes ese llamado a ayudar a otros?

Yo creo que es muy importante no olvidar que la vida es más feliz cuando se comparte con otros. Nosotros como familia tuvimos periodos complicados y logramos superarlos gracias a que muchos nos entregaron un apoyo en uno u otro sentido. Hoy soy un hombre muy feliz con todo lo logrado y siento que es casi un deber esforzarme para que otros alcancen su propia felicidad.

Se te escucha muy realizado

No lo puedo negar. ScanControls y mi rol como empresario son solo una faceta de una vida plena, disfrutada al máximo, gracias a las personas que han estado acompañándome en las buenas y en las malas, convirtiéndose en una parte más de mi familia. Son mis amigos, mi gente de confianza. Siento que ellos están contentos y qué podría ser más satisfactorio que contribuir a la felicidad de los demás.

¿Cuáles son los siguientes desafíos?

A nivel de empresa nuestra mayor satisfacción es “Valper”, que significa Válvula Perfecta y que será la primera válvula chilena, diseñada y hecha cien por ciento en Chile. Nada de materiales extranjeros. Somos expertos en lo que hacemos, lo demuestran nuestras más de siete mil válvulas vendidas, más de doce mil reparaciones y ni una sola devolución o no conformidad.

¡Eso sí que es jugársela por la innovación!

Es el desafío diario. Desde siempre, he buscado hacer notar el sello de calidad tanto del producto como del servicio. Trabajábamos con las mejores marcas del mundo, empresas, suizas, inglesas, españolas, koreanas, entre otras. Entregamos un servicio íntegro, apoyados de modernas maquinarias entre otras un único banco de pruebas en Sudamérica y tenemos un tiempo de entrega récord que hace que las grandes mineras a las que estamos asociadas nos quieran y valoren.

 

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación9+9+3   =