Tell Magazine

Entrevistas » Mujer

EDICIÓN | Septiembre 2018

EMPODERÁNDOLAS

Carolina Abbott, Mujeres Empresarias
EMPODERÁNDOLAS

Es la cabeza de una institución que no sólo busca dar visibilidad a mujeres destacadas y que sean un ejemplo a seguir, sino que, además, entregar herramientas para que muchas otras brillen. Desde la vereda del emprendimiento, o desde un escaño organizacional, la mujer de hoy tiene mucho que aportar y en ME lo tienen claro.

Por Carolina Vodanovic/ Fotos Andrea Barceló

Quien lidera Mujeres Empresarias (ME) es una ingeniera comercial, casada, madre de cuatro adolescentes, quien jamás postergó ni familia, ni carrera, sino que concilió ambas esferas, derribando con ello todos los imposibles.

Partió su vida profesional en la banca empresa del Banco Santiago, después estuvo a cargo del área de proyectos financieros y administrativos de una fábrica productora y elaboradora de madera, echó a andar una bodega de vinos en Casablanca —Loma Larga—, y cuando se produjo la oportunidad en ME, hace once años, la tomó, y desde ese día forma parte de su ADN.

“Se habían recién adjudicado un proyecto del BID (Banco Interamericano del Desarrollo) para aumentar la participación femenina en el entorno económico chileno, y en conjunto con otras cuatro instituciones, debíamos desarrollar distintas actividades en pro de ese objetivo. Llegué a cargo de este proyecto y dimos un gran salto, pues abrimos la primera sede de ME en región. Fue en la de Los Lagos, pues en ese entonces hubo un boom salmonero y muchas familias santiaguinas se trasladaron allá y esas mujeres, todas profesionales, querían emprender”.

Desde hace seis años, Carolina Abbott, es la gerente general de ME, y lidera un equipo de quince mujeres. “Somos una organización que apoya la gestión empresarial de la mujer, para incorporarla en el mundo de los negocios y permitir su desarrollo y crecimiento. En diecisiete años, hemos crecido muchísimo, y cada día hacemos más actividades para aportar al desarrollo de esta en los distintos ámbitos de la sociedad, un tema que está cada día más en boga.”

Hoy en día, trabajan sobre tres pilares fundamentales: formación y estudios, a cargo de una de las directoras de ME, Carolina Eterovic; toda el área comercial, que incluye premiaciones y eventos, cuya responsable es la también directora, Francisca Valdés; y Carolina Abbott, quien además es la cabeza del equipo de emprendimiento.

 

¿Cómo llegan las profesionales a ME?

Realizamos permanentemente convocatorias y muchas campañas en redes sociales para dar a conocer cada uno de los programas que desarrollamos. No sólo ofrecemos financiamiento, sino que tenemos toda un área de formación para mujeres ejecutivas y empresarias, y ofrecemos distintos cursos, como, por ejemplo, en alta dirección y formación empresarial.

Cada uno de estos cursos son dictados por profesores expertos de prestigiosas universidades, duran entre tres y cuatro meses, y se desarrollan básicamente en tres líneas de acción: Board of Women, que busca capacitar a mujeres para que sean directoras de empresas; Mujeres en Alta Dirección, orientado a ejecutivas que ocupan cargos de primera línea y quieran participar más activamente en directorios; y finalmente un curso de Formación Empresarial de la Mujer, dirigido a medianas y pequeñas empresas, a las cuales les faltan herramientas para gestionar sus propios negocios.

“Desarrollamos programas para que mujeres que ya están en primera línea, puedan formarse y saltar la valla. Hoy en día, en las empresas del IPSA, solo un cuatro por ciento de los puestos en altos directorios son ocupados por mujeres. Es básico que la empresa privada se defina e introduzca nuevas políticas de género y diversidad para que las mujeres puedan incorporarse al mundo laboral.”

 

ESTUDIOS Y ESTADÍSTICAS

Desde hace dos años, ME, en conjunto con la Dirección de Estudios Sociales de la Universidad Católica —DESUC—, está realizando análisis y propuestas en relación a la inclusión de la mujer en el mundo empresarial, aportando datos cualitativos y cuantitativos de la situación de esta en Chile. Gracias a un primer informe, IMAD 2016, se obtuvieron índices respecto a la realidad de nuestras empresas y los niveles de participación femenina en la alta dirección, en directorios y en gerencias de primera y segunda línea.

De 419 empresas grandes y medianas encuestadas, se concluyó que “a más alto cargo del nivel ejecutivo, menor es la presencia de mujeres. La gerencia general, el puesto más relevante para la gestión y la toma de decisiones de una compañía, es el con menor prevalencia femenina (8%). Por su parte, la presencia de mujeres en primera línea ejecutiva es de 27,6% y de segunda línea 33,8%. En ambos casos, la situación es más favorable para medianas empresas, lo que se replica para los directorios”.

 

¿Cuál es, a tu juicio, el rol que cumple la mujer hoy en día en la empresa?

En ME creemos que ese rol es absolutamente fundamental y estamos comprometidas con eso. Creemos que la mujer es, sin duda, un motor para el desarrollo económico del país. Podemos afirmar que si novecientas mil mujeres se integraran al mercado laboral, el PIB del país aumentaría en un seis por ciento. Es más, hay un estudio reciente, de McKinsey & Company, que señala que todas las empresas con diversidad de género tienen una probabilidad de aumentar en un quince por ciento su rendimiento económico, lo que es superior a la media. Hay estudios que comprueban que las mujeres dentro de los directorios, y en cargos gerenciales, aportan al crecimiento y al desarrollo empresarial, ¡de eso no hay ninguna duda!

Crecimiento empresarial que viene de la mano de las oportunidades y, por supuesto, de la capacitación que se les pueda ofrecer. “Una mujer que está bien preparada, que cuenta con las herramientas y redes necesarias, logra tasas de éxito y escalamiento, cosa que muchas veces no sucede si no hay una formación profesional detrás”.

La formación profesional es sin duda el puntapié inicial, de ahí en adelante no existen fronteras en la medida que haya igualdad de oportunidades y se entienda que la meritocracia es el valor supremo dentro de la empresa.

 

¿Cuál es la visión que tiene la mujer joven que llega a ME?

Todas quieren trabajar, y me atrevería a decir que la mayoría prefiere emprender que emplearse. Hoy en día, seis mujeres de cada diez hombres, son emprendedoras. Estas profesionales están cada día mejor preparadas y un 47,4% tiene estudios superiores. Son además súper independientes y quieren manejar su tiempo. Llegan acá con una idea muy clara del negocio que quieren desarrollar, quieren armar algo propio y convertirse en empresarias pese a no haber transitado el camino convencional de la “carrera profesional”.

Para prestar apoyo a estas jóvenes emprendedoras, ME cuenta con una aceleradora de negocios, que otorga financiamiento público a proyectos, además de asesoría estratégica. “En los primeros años de nuestra aceleradora, teníamos básicamente proyectos de servicios, manufactura, moda y diseño; desde hace dos años, han aumentado los emprendimientos de mujeres en áreas tecnológicas, plataformas de base científica y el desarrollo de proyectos alimenticios. En el tiempo que llevamos con esto, hemos apoyado con financiamiento y asesoría a ciento veinte empresas, todas lideradas por mujeres”.

Cuentan además con un servicio de asesoría en gestión estratégica, es decir, una consultoría personalizada a través de la cual se entregan herramientas de gestión, análisis y estrategias a empresas con foco en su crecimiento. Para ello se apoyan en una plataforma de expertos contratados por ME y ofrecen un programa que dura dos meses y por cual las socias deben cancelar una cuota. 

“Tenemos, además, una red de mentores, que son empresarios y ejecutivos de primera línea, que les dan una visión externa del emprendimiento, y la idea es que ellos, a través de su expertise, las apoyen y ayuden a crecer, buscando estrategias para ampliar su negocio; es una suerte de directorio, una mentoría”.

 

¿Cuál es el principal temor que enfrenta la mujer a la hora de emprender?

La millenial no tiene tantos temores, la mujer sobre los cuarenta, sí. Las más adultas se topan con un tema cultural, les faltó preparación y hoy tienen ideas y no saben cómo desarrollarlas profesionalmente. Las jóvenes, en cambio, están todas súper preparadas. El principal problema para el emprendimiento, hoy en día, es el financiamiento; todas necesitan recursos para echar a andar su negocio, por eso hay tanta postulación a créditos CORFO.

Para todas aquellas mujeres que bordean los cincuenta años —los llamados nuevos cuarenta—, que están empleadas, y que desean emprender, ME prepara un programa que promete proveerles de herramientas que les permitan dar el gran salto. “Dado que se ha alargado la expectativa de vida, la mujer cercana a los cincuenta siente que todavía está súper preparada para llevar a cabo un negocio. Para ellas estamos preparando un programa que nos permita apoyarlas. En eso estamos trabajando”.

 

“No sólo ofrecemos financiamiento, sino que tenemos toda un área de formación para mujeres ejecutivas y empresarias, y ofrecemos distintos cursos, como, por ejemplo, en alta dirección y formación empresarial.”

“Es básico que la empresa privada se defina e introduzca nuevas políticas de género y diversidad para que las mujeres puedan incorporarse al mundo laboral”.

“Una mujer que está bien preparada, que cuenta con las herramientas y redes necesarias, logra tasas de éxito y escalamiento, cosa que muchas veces no sucede si no hay una formación profesional detrás”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación1+1+5   =