Tell Magazine

Espacio Inmobiliario » Espacio Inmobiliario

EDICIÓN | Septiembre 2018

Se pensó… y se hizo

Francisco Zlatar Sepúlveda, CEROZETA
Se pensó… y se hizo

Chuquicamatino, nació en medio del desierto y creció en Antofagasta muy cerca de mar, lo que de seguro dejó una sutil marca en su inconsciente que aflora en cada uno de sus diseños, de líneas simples, sobrias e incorporadas en su entorno, tal como en una imagen reduccionista del paisaje que lo rodeó.

Por Catalina Aparicio / Fotografías por Rodrigo Herrera

A Francisco Zlatar más de una vez le preguntaron “¿por qué tan lejos?” cuando decidió volver a su Antofagasta natal después de algunos años de estudios, aprendizajes y crecimiento en distintas partes del mundo. Su respuesta es “¿lejos de qué?”.

Diseñador industrial, navegante, estudioso, innovador y papá. Así es Franco, quien lidera CeroZeta, su propio estudio-taller, espacio desde donde surgen soluciones para mobiliarios privados, industriales y urbanos.

“Hoy en día generamos un sistema de trabajo que nos permite levantar un proyecto en Antofagasta y ejecutarlo en Santiago, Lima o La Paz. Logramos sistematizar la forma de plasmar las ideas de manera de concretarlas a través de talleres externos”, explica Francisco.

¿Como una fábrica de soluciones?

Ojalá nos vean así. Comencé el 2004 con este concepto, CeroZeta, que para mí representa lo importante que es la investigación en torno al diseño y manufactura de los objetos. La clave de un resultado exitoso está en conocer en detalle las materialidades, el contexto, los objetivos del trabajo que se está realizando. Cuando manejas esta información, te das cuenta de que todo tiene un proceso que puede ser perfectamente replicable una y otra vez, minimizando los tiempos en obra y optimizando la calidad de diseño en cuanto a estética, funcionalidad y producto final.

¿Cómo han sido recibidos tus proyectos en otras regiones?

Muy bien. Creo que cuando hacemos trabajos en otros lugares es cuando nos damos cuenta de que Antofagasta es un lugar muy estratégico para entender cómo funciona el mundo. Aunque en un mapa no lo parezca, estamos a un paso de cualquier destino y es acá donde se desarrollan proyectos de importancia mundial como los telescopios, la incipiente industria de energía solar, entre otras cosas. Nosotros no estamos lejos, estamos justo en medio de una de las regiones más importantes del país.

 

EL CONSTRUCTOR

Francisco ama lo que hace y esa emoción se transmite en cada palabra. Tiene la certeza de que el norte es el futuro, pues si observamos a nuestro alrededor, descubriremos el impresionante potencial que entrega el desierto.

“Si a nuestro paisaje le sumamos la capacidad de las personas y profesionales que habitan el territorio, generaremos cambios positivos en todos los ámbitos, no solo para el país, sino para el mundo”, asegura Francisco.

¿Cómo surgió esta idea de ser independiente?

Tenía la inquietud y mi padre me cedió un espacio para poder desarrollar mis proyectos. Ese apoyo fue fundamental para que me animara y, en realidad, para continuar. Mi familia es trascendental en todo momento. Cuando partí trabajaba solo y hoy cuento con un equipo de catorce personas, trabajadores que, en su mayoría, me han acompañado desde los inicios de la empresa, han confiado en mí y eso lo valoro y destaco siempre.

¿Con CeroZeta han estado establecidos en diferentes ciudades?

Efectivamente. Y hay maestros que han permanecido conmigo, incluso, cuando hemos tenido algunos malos momentos, como en toda empresa incipiente. Tener un equipo que reme para el mismo lado y confíe en ti es fundamental para cualquier negocio. Por eso, dentro de mis motivos de orgullo destaco este vínculo con mis trabajadores, porque muestran su compromiso no sólo con la empresa, sino entre sí, pues ellos mismos tienen sus proyectos independientes que pueden ser muy distintos a lo que hacemos en lo cotidiano, pero ahí estamos para apoyarnos entre nosotros.

¿Tienes algún otro desafío en cuanto a tu equipo de trabajo?

Creo que tengo una cuenta pendiente en cuanto a sumar mujeres al equipo de terreno, en las obras, porque su mirada distinta, de seguro, sería un aporte. Espero que se concrete en un futuro próximo, pues nos indicaría el camino para diversificarnos.

¿Y en que estás como profesional, más allá de CeroZeta?

Actualmente estoy estudiando una maestría en Administración de Negocios, para tener herramientas más técnicas y porque siempre es importante seguir educándose y aprendiendo cosas nuevas. En cuanto a proyectos netamente de diseño, quiero hacer subproductos, como por ejemplo, ver cómo implementar algo para el tema de la basura en los edificios, como también el desafío de tener mayor seguridad dentro de las obras.

¿Cuál crees que es tu principal aporte?

Estar siempre buscando cómo innovar a través de un concepto integral, donde se fusionan diferentes materiales y perspectivas. Por ejemplo, las empresas constructoras, al momento de diseñar y montar los muebles, lo hacen de forma horizontal y piso por piso, una vez que la construcción está terminada. En nuestra empresa hemos cambiado esa metodología y para optimizar tiempo, recursos y aprovechar las maquinarias que están involucradas, lo hacemos de forma vertical y para todos los pisos, generando series de muebles que ya están listos para su instalación.

Es difícil esto de la innovación… me imagino cómo fue convencer a otros que hacer las cosas de diferentes modos es una buena idea

A eso me refiero con innovación, es ver las cosas desde una perspectiva diferente, aprovechando todo lo que tenemos a nuestro alrededor para hacer tangibles nuestras ideas. Para mí, es el corazón del negocio. Cuando pienso en lo que nos hace diferentes insisto en que es este cambio de mirada. Cuando comencé con esta empresa, fue por las cajas de vinos. Unos amigos extranjeros me preguntaban por qué si en Chile uno de los productos estrella es el vino, la forma de presentarlo era tan poco novedosa, más allá de las lindas etiquetas que puede tener cada botella. Así fue que comenzaron a nacer prototipos de diferentes cajas y que con el tiempo fueron integrando a la copa de vino también. Cuando fui a presentar las propuestas a diferentes viñas, todas quedaron impactadas y hoy contamos con una cantidad importante de clientes, y cada vez se van sumando más y más.

¿Cómo te definirías profesional y personalmente?

Creo que soy una persona que le gusta tomar riesgos.  Soy una persona súper competitiva, pero en buena, a través de la experiencia y sacar provecho de ello. No se trata de ganarle al otro para destruirlo, sino hacer lo mejor posible y eso es lo que yo les digo a mis trabajadores, que debemos hacerlo lo mejor posible. No pido perfección; si una persona se equivoca que reconozca su equivocación y démosle para adelante, así aprendemos de los errores. Lo otro, es que he pasado por todos los cargos, trabajé desde ayudante hasta ser dueño de mi propia empresa, entonces creo que la humildad y el saber hacer las cosas es muy importante. Claramente los maestros saben mucho más que yo, pero sé de dónde y cómo se hacen las cosas.

 

EL NAVEGANTE

El mar es un elemento esencial en la vida de Francisco. Todos los integrantes de su familia se mueven como peces en el agua y el contacto con la naturaleza es tan cotidiano que le cuesta imaginarse sin actividades al aire libre.

Además del diseño, ¿cuáles son tus principales aficiones?

Tengo una relación tan cercana con el velerismo, que lo hace parte de mí. Navegar es una actividad que está incorporada en mi rutina y que he logrado transmitir a mis hijas, Amanda de quince y Marina de diez años. Gracias a este deporte tenemos un vínculo inquebrantable que nos permite disfrutar juntos.

¿La naturaleza es algo importante en tu vida?

Siempre. Trato de ser consecuente y demostrar que hay pequeños grandes aportes que se pueden hacer. Por ejemplo, privilegio andar en bicicleta y demostrar mi respeto por el medioambiente.

¿Cómo podrías resumir tu carrera hasta hoy?

En constante movimiento. Estudié en Antofagasta, Santiago y Valparaíso, me fui por dos años a Finlandia, a la Universidad Técnico Industrial en Helsinki, donde tuve la inmensa posibilidad de ver en vivo a mis grandes referentes de la arquitectura y el diseño. En lo laboral he estado en bibliotecas en Valparaíso, Club de Yates en Valdivia y en Antofagasta, el Museo de La Portada, las Ruinas de Huanchaca, Centro de Justicia, entre otras. Y espero mucho más.

 

“Innovación, es ver las cosas desde una perspectiva diferente, aprovechando todo lo que tenemos a nuestro alrededor para hacer tangibles nuestras ideas. Para mí, es el corazón del negocio”.

“Creo que tengo una cuenta pendiente en cuanto a sumar mujeres al equipo de terreno, en las obras, porque su mirada distinta, de seguro, sería un aporte”.

Otros ESPACIO INMOBILIARIO

» Ver todas los espacio Inmobiliario


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación9+1+4   =