Tell Magazine

Entrevistas

EDICIÓN | Agosto 2018

Proyecciones y expectativas para el 2019

Desarrollo inmobiliario Zona Norte
Proyecciones y expectativas para el 2019

En los últimos años, el bajo crecimiento económico y el estancamiento de los proyectos de inversión en el país se hicieron notar; sin embargo hoy, con cautela y optimismo, el sector inmobiliario de las grandes ciudades de la zona norte pone todas sus fichas apostando por un 2019 más próspero y fructífero. Esperanza que se suma a la urgente y necesaria aprobación de los planes reguladores comunales, a un mayor desarrollo sostenible de las regiones y a una mejor calidad de vida de todos sus habitantes.

Por Verónica Ramos B. y Claudia Zazzali C.

Cada ciudad es un mundo y la dinámica del desarrollo inmobiliario en Iquique, Antofagasta, Calama, La Serena y Coquimbo es el reflejo de sus distintas realidades. En Iquique, por ejemplo, si bien los proyectos habitacionales mostraron una baja considerable, las recepciones registradas durante el 2017 por la Dirección de Obras Municipales aumentaron en más de un ciento once por ciento respecto al año anterior.

En cuanto a la Provincia de El Loa, el sector muestra un proceso de recuperación desde el segundo semestre del 2017, de acuerdo al informe elaborado por la Unidad de Estudios de la CChC Calama. Según las cifras expuestas en el boletín económico de noviembre del 2017, los permisos de edificación de tipo habitacional en la Región de Antofagasta aumentaron en un 334,4%, en comparación con el mismo periodo del año anterior, lo que equivale a un aumento de más de 54 mil metros cuadrados, mientras que en Calama, la superficie de edificación habitacional experimentó un aumento a doce meses de 1.213 metros cuadrados adicionales.

La explosión demográfica registrada en el último censo, que indica alzas promedio superiores al treinta por ciento entre 2002 y 2017, en las regiones de Tarapacá y Antofagasta, invita a los actores públicos a pensar las ciudades desde la perspectiva de quienes las utilizamos. Es la gran oportunidad, entonces, de gestionar el territorio con la lógica de las grandes urbes.

En este sentido, los municipios y los representantes regionales de la Cámara Chilena de la Construcción, concuerdan. El alcalde de Iquique, Mauricio Soria, asegura a distintos medios locales que “a fines del 2019 debiéramos tener un plan regulador aprobado. Si es que el plano intercomunal se aprueba, será mucho más rápido también el proceso de aprobación de nuestro plan regulador que implica tener una zona urbana hasta Los Verdes”.

Por su parte, el presidente de la CChC de Iquique, Bernardo Alcázar, coincide con la urgencia de estas tramitaciones. "Esperamos que el Plan Regulador de Iquique venga a solucionar una problemática que se arrastra hace muchos años y que dice relación con la falta de una planificación acorde al desarrollo económico y al aumento poblacional que ha experimentado la ciudad en los últimos veinte años”, enfatiza.

“Debemos entender que el progreso de nuestras ciudades depende, en gran medida, de estas herramientas de planificación, las que nos permitirán proyectarnos en el futuro, siempre y cuando se considere una visión mancomunada del sector público-privado, lo que derivará en un desarrollo acorde a los requerimientos de la ciudad y sus habitantes”, finaliza Alcázar.

 

LA PERLA

Esta visión de la CChC Tarapacá es compartida por sus vecinos en Antofagasta. De hecho, en la capital minera se analizan profusamente las brechas por superar para lograr un desarrollo sostenible, no solo del sector inmobiliario, sino de las ciudades como concepto. Según datos del informe de Infraestructura Crítica para el Desarrollo, ICD 2018-2027, la Región de Antofagasta presenta un déficit cercano a los siete mil millones de dólares, concentrado en áreas como educación, capacidad portuaria, vialidad urbana y espacio público.

Andrew Trench, presidente de la CChC Antofagasta, plantea “nuestra propuesta de regeneración urbana apunta a crear las condiciones óptimas para que la ciudad pueda seguir desarrollándose en forma armónica, fortaleciéndola con la iniciativa de una Ciudad Empresarial fuera del radio urbano consolidado, para la cual creemos que el mejor lugar es la Ruta B-400, una zona que ofrece disponibilidad de terrenos aptos geográficamente y fuera de zonas de riesgos, con la potencial disponibilidad de factibilidades y servicios; además, está equidistante de dos grandes áreas portuarias, como Antofagasta y Mejillones, muy cercano a un aeropuerto internacional y a una ruta que conecta al interior de la región, hacia el norte y sur del país”.

Por su parte, el gerente zona norte de Inmobiliaria Almagro, Fernando de la Cerda señala “vemos el corto plazo con mucho optimismo, ya que la región ha mostrado un fuerte aumento en cuanto a la actividad inmobiliaria, lo que se ha visto reflejado en el alza de número de cotizaciones y también en un aumento en el número de ventas en los distintos mercados en los que estamos enfocados. De mantenerse este comportamiento, pronto iniciaremos la construcción de nuevos edificios en Antofagasta.

 

LA SERENA Y COQUIMBO

Reconocida como “ciudad dormitorio”, La Serena goza de atributos naturales y de una serie de servicios que le han permitido mantener, en el tiempo, la preferencia de los usuarios por invertir en primera y segunda vivienda. Y es que el aumento considerable de sus habitantes, sin duda, motivó a un despegue inmobiliario sin precedentes.

“La paradoja urbana de La Serena es que ha logrado el ascenso más notable de su historia en la última década con cerca de cuatro mil personas que llegan cada año a habitarla, suponiendo con ello la necesidad de prestaciones básicas, entre ellas la habitacionales. De acuerdo al Catastro Inmobiliario 2017, en La Serena existen más de 8.200 unidades, que responden a un desarrollo rápido que ha supuesto poner en valor sectores que antes no se veían como habitables, logrando encadenar servicios básicos y nuevas unidades de negocios como comercio, colegios y centros de salud”, destaca el presidente de la CChC La Serena, Sergio Quilodrán.

Tomando como base este informe (agosto 2017) que realiza la Unidad de Estudios de la CChC La Serena y en el que cuarenta y un empresas inmobiliarias proporcionaron sus datos, se destaca un total de 154 proyectos habitacionales en La Serena, Coquimbo y Ovalle. La capital regional presenta 86 proyectos con 8.276 unidades, de los cuales 33 corresponden a proyectos de casas y 56 a proyectos de departamentos, en tanto, en Coquimbo la muestra refleja 56 proyectos y 6.148 unidades totales. De estos, 36 son proyectos de casas y 20 de departamentos.

En el caso de La Serena, el 79% de los proyectos de casas y el 70% de departamentos se ubican en el sector oriente, lo que indica un notable desarrollo de crecimiento urbano en esta zona, tendencia que se replica en Coquimbo, con un 100% de casas y un 50% de departamentos en este sector. Otro dato relevante de esta muestra es el stock disponible, por cuanto, La Serena arroja 3.564 unidades (933 casas y 2.631 departamentos) y Coquimbo presenta 2.271 unidades (1.182 casas y 1.089 departamentos).

“La Serena es una de las urbes que concentra más proyectos residenciales, tanto de primera como segunda vivienda. Este crecimiento ha ido de la mano con el auge residencial de su vecina Coquimbo, lo que convertirá a esta conurbación, en un corto plazo, en la primera zona metropolitana del norte de Chile y la quinta a nivel nacional, superando los quinientos mil habitantes. Para esto es importante contar a la brevedad posible con la actualización de los Planes Reguladores Comunales, los que aún están a la espera de su aprobación y que son claves para tener un ordenamiento territorial claro y un crecimiento armónico, regulado y planificado”, afirma el presidente del Comité Inmobiliario de la CChC La Serena, Juan Pablo Tristain.

 

NUEVOS PROYECTOS

Los desarrolladores inmobiliarios de la Región de Coquimbo concuerdan en que pese a estos indicadores, en los últimos años actuaron con cierta cautela. Precavidos ante la contingencia económica del país, dejaron sus proyectos stand by a la espera de una pronta mejoría.

“Hace unos meses hemos visto un repunte en nuestras ventas y vamos en alza, lo importante es que no son ventas forzadas o con descuentos. Frente a este positivo escenario estamos haciendo nuevas inversiones y hemos activado nuestro proyecto Townhouses en Serena Golf, que son veinticuatro casas de alto estándar y con la funcionalidad de un departamento, en una primera etapa. Esto ya está en proceso de construcción y en venta. Tenemos además un segundo proyecto en carpeta en Serena Golf, se trata de un barrio con excelentes proyecciones y que resulta atractivo por su entorno, por la conectividad vial y por la construcción del colegio Alianza Francesa de La Serena”, señala el gerente de administración y finanzas de Renval, Raimundo Rencoret Taladriz.

Por su parte, el gerente general de Guzmán Inmobiliaria, Javier Dinamarca, afirma que si bien el mercado se resintió por una desaceleración económica indiscutible, está confiado en un repunte a mediano plazo y para ello ya se están preparando, dada la preferencia por invertir en esta zona. “Nuestros proyectos en su mayoría se encuentran ubicados en el sector de Las Compañías en La Serena, sector que hemos trabajado para lograr un plan maestro que nos guíe en el futuro de este polo de desarrollo. Nuestros clientes que adquieren una primera vivienda son principalmente de esta región y la segunda vivienda corresponde al sector minero de la zona norte grande. Ahora, nosotros vemos el sector nororiente como la zona de mayor crecimiento natural que esta región tendrá en los próximos años, por lo que nuestros esfuerzos están en generar las condiciones para este desarrollo”.

Respecto a las proyecciones de la Región de Coquimbo para los próximos años, los empresarios inmobiliarios y especialistas están optimistas. “El escenario económico no ha variado mucho, sin embargo, el ambiente emocional de las personas es distinto y esto se ve reflejado en la posibilidad de invertir en una futura vivienda. Sin duda, vemos que habrá un repunte y tenemos todas nuestras cartas apostadas para comienzos del próximo año”, señala el director de Renval, Raimundo Rencoret Ríos.

“El Túnel de Agua Negra debería mejorar considerablemente el flujo comercial, fomentando el turismo local, generando nuevas oportunidades de negocios y abriendo nuevos mercados, lo que potenciará el intercambio comercial no solo con nuestros vecinos, sino también con Brasil y otros países. En el caso de la minería, hay nuevos proyectos que debiesen comenzar en el corto plazo en nuestra región, la que además se ha caracterizado por cumplir la función de dormitorio para las personas que trabajan en este rubro en las ciudades del norte. Dadas las buenas proyecciones del sector y los nuevos proyectos que comenzarán próximamente, se augura una importante demanda habitacional en este sentido”, concluye Juan Pablo Tristain.

 

“…esperamos que el Plan Regulador de Iquique venga a solucionar una problemática que se arrastra hace muchos años y que dice relación con la falta de una planificación acorde al desarrollo económico y al aumento poblacional”, Bernardo Alcázar, presidente de la CChC de Iquique.

En la capital minera se analizan profusamente las brechas por superar para lograr un desarrollo sostenible, no solo del sector inmobiliario, sino de las ciudades como concepto.

“De acuerdo al Catastro Inmobiliario 2017, en La Serena existen más de 8.200 unidades, que responden a un desarrollo rápido que ha supuesto poner en valor sectores que antes no se veían como habitables”, destaca el presidente de la CChC La Serena, Sergio Quilodrán.

“Frente a este positivo escenario estamos haciendo nuevas inversiones y hemos activado nuestro proyecto Townhouses en Serena Golf”, señala Raimundo Rencoret de Renval.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación6+6+2   =