Tell Magazine

Columnas » Archivo Histórico

EDICIÓN | Agosto 2018

Raíces de una institución comunitaria, Cabildo de La Serena

Hernán Cortés Olivares. Académico e Historiador Universidad de La Serena.
Raíces de una institución comunitaria, Cabildo de La Serena

La primera fundación de la ciudad de La Serena ocurre en la ribera norte del río Elqui, por el capitán Joan Bohon, regidor del Cabildo de Santiago, en 1544. El Capitán Pedro de Valdivia es quien, a su paso hacia el Perú, ve cuán abandonada está y crea el Primer Cabildo. Nombra a dos alcaldes, a cuatro regidores y a otros integrantes del cuerpo edilicio. Manda construir la iglesia, reparte nuevas tierras y solares y aumenta la fuerza militar.

El proceso de la Reconquista de España culmina después de siete siglos, con la expulsión de los árabes del Reino de Granada, en 1492. Esta fuerza militar, espiritual, económica y cultural se proyecta hacia nuevas e incógnitas latitudes con el descubrimiento y la conquista de América. Los adelantados, capitanes de conquista y la hueste indiana, en pocas décadas, tienen sojuzgado los grandes imperios teocráticos mesoamericanos, de tal manera que, entre 1520 y 1540, termina ese proceso de expansión militar y cultural en los confines de un nuevo imperio donde nunca se ponía el sol.

El proceso de conquista y colonización del Reino de Chile trae consigo una transferencia idiomática, religiosa, política, económica y cultural que se levanta y perdura con el nacimiento de una nueva sociedad pigmentocrática: los mestizos, mezcla de indígenas, negros, blancos y todas las etnias posibles. Un proceso paralelo de carácter político, acuna el ejercicio del poder de la Corona: la  administración monárquica con sus funcionarios reales, virreyes, gobernadores, y oidores de Real Audiencia.

Ante esta monarquía absoluta, renace con la fundación de las ciudades, una institución revitalizada que defiende y mantiene los fueros de los burgos españoles: El cabildo, concilium, concejo, ayuntamiento y, por último, la republicana municipalidad. Es una institución de los tiempos guerreros visigodos en España, que se autogenera, es expresión del cambio y la continuidad, de dinámicas conservadoras en simbiosis con la modernidad, siempre vigente y rediviva hasta nuestros días. Representa los derechos de los vecinos, moradores y estantes. En sus funciones, resalta la imposición del bien común, por sobre los intereses particulares. Su misión es acatar la ley justa, pero no cumple con las que lesionan el derecho foral.

A fines de 1549, acaece la destrucción de la ciudad por los indígenas de Copiapó, Guasco, Elqui y Limarí y con ella la muerte y empalamiento de sus defensores. Valdivia ordena su refundación y da provisión al capitán Francisco de Aguirre para constituir el nuevo cabildo, señalando “los vecinos que habían de ser, los caciques que cada uno había de tener y quién había de ser alcalde y, luego reedificase la ciudad y eligiera a los que le pareciere para sustentar aquella ciudad, treinta dos habitantes”. El miércoles 26 de agosto de 1549 fundó la villa con la solemnidad del caso: levantó el rollo y pica de la Justicia, símbolo de la presencia del Rey.

La ciudad de La Serena y su jurisdicción comprendía desde la caleta de Cobija hasta el río Choapa. La distancia de la provincia o Corregimiento de Coquimbo modeló la mentalidad de sus habitantes, lejos de la capital del reino y más cercanos a las provincias de Salta, Tucumán, Córdoba, La Rioja y San Juan. El cabildo y todos sus integrantes cumplen todas las funciones que demandaba la población urbana y rural, protegiendo los intereses locales, perviviendo, así, la equidad y la justicia.

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación4+8+9   =