Tell Magazine

Entrevistas » Deporte

EDICIÓN | Julio 2018

Destreza natural

Martina González, gimnasia artística
Destreza natural

Antes de cumplir los catorce años, sorprende a todos con estupendas presentaciones a nivel nacional e internacional, con plasticidad y categoría que la catapultan como promesa de la gimnasia artística.

Por Érico Soto M. / fotografía Sonja San Martín D.

Martina Paz González Escala recién cuenta catorce años, pero ya ha comenzado a deslumbrar a todos con su impresionante capacidad para afrontar las diferentes pruebas de la gimnasia artística. Destacando en la modalidad suelo, esta promisoria deportista de Concepción cosecha triunfos desde la categoría infantil, tanto a nivel nacional como internacional, y ha sido reconocida durante los dos últimos años como la mejor exponente de este deporte en la Región del Biobío.

Cursa octavo básico en el Colegio Almondale Lomas, lugar donde conoció a la que es hoy su entrenadora, Loreto Varo. Comenzó a los ocho años, después de participar en un taller de gimnasia escolar que la motivó a probarse en el club CIAF. Fue junto a un par de compañeras y, a pesar de no ser la que más rindió en el comienzo, no tardó en sacar a relucir una destreza natural para desenvolverse en el salto, suelo, viga y barras asimétricas.

COMPETENCIAS

Luego de sus primeras actuaciones, Martina rápidamente se hizo notar en las clasificaciones. Partió con el taller de iniciación, preselección y selección, accediendo a cupos para torneos nacionales, controles y torneos internacionales. Precisamente, su último gran resultado lo obtuvo en Panamá, donde remató en el primer lugar en el torneo por invitación de No Limits, con un alto nivel de competencia, representando al país y al club CIAF.

Sin embargo, su logro más importante fue la clasificación a la selección chilena, en 2016, cuando competía en la categoría infantil. Gracias a ese registro pudo acceder al décimosexto lugar a nivel latinoamericano, en el campeonato celebrado en Cochabamba, Bolivia. Un camino destacado, donde también incluye logros en torneos Panamericanos y Sudamericanos, y que la tienen en un expectante camino hacia la categoría juvenil.

Según su entrenadora, Loreto Varo, Martina González es la gimnasta más avanzada de Concepción, tanto que le queda “chica” la competencia local. Por lo mismo, ha debido alternar los entrenamientos en el gimnasio CIAF, ubicado en Los Carrera, con desplazamientos a Santiago, en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) y el Centro de Entrenamiento Olímpico (CEO), para mejorar su nivel y recibir instrucciones de otros entrenadores. Eso, además de obligarse a competir con las mejores de Chile, participando en copas por invitación en ciudades como Antofagasta, La Serena o Santiago, y también fuera de Chile.

¿Qué parte de la gimnasia artística es la que más te gusta?

Las pruebas de suelo, porque todo me resulta más fácil y me va mejor. Se pueden trabajar los saltos, acrobacias; todo al ritmo de la música.

¿Cómo llegas a la música adecuada para tus ejercicios?

Hay que elegirla bien, pero es algo que hacemos con mi entrenadora. No me gusta muy rápida ni muy fuerte. Más bien suave, pero marcada, no de movimientos bruscos. Es un trabajo escoger la canción y después editarla, para que la coreografía sea expresiva y resalte la gimnasia artística.

¿Qué crees que aún te falta por desarrollar?

Algunos ejercicios en barra y salto, que son complejos y me han costado, pero los voy superando. Y cosas pendientes, como trabajar en el foso, pero estamos yendo a entrenar al estadio, porque se viene el paso a una nueva categoría y todo será más difícil.

DESAFÍOS

Efectivamente, las categorías en la gimnasia artística femenina transcurren rápidamente, pues ya a los dieciséis años asoma la puerta de entrada para las competencias de categoría olímpica. Dos años antes que los hombres. Es por eso que Martina sabe que tiene poco tiempo para mejorar en todas las disciplinas de este deporte, ya que a los quince años la esperan desafíos frente a gimnastas adultas.   

Su fuerte está en las pruebas de suelo, donde muestra toda su habilidad, plasticidad, acrobacia y elegancia. Le va bien en los elementos gimnásticos, como los saltos, y en los acrobáticos, como mortales y giros.

Pero también, junto con trabajar con su entrenadora en los puntos por mejorar, ambas visualizan la importancia de un estilo propio, en donde influyen aspectos como el carisma y el componente artístico de cada presentación. Es por eso que se esfuerzan por desarrollar una pequeña historia en cada performance, con altos y bajos, y un clímax, todo acompañado por la expresividad de la coreografía. Es allí donde, reconoce Loreto Varo, Martina tiene un gran potencial y lo ha desarrollado para que sus presentaciones sean bien evaluadas ante los ojos de los jueces.

¿Cuáles son los próximos torneos?

Ahora me preparo para el nacional Copa de La Serena, el 28 de agosto. Y, el otro año, viajo a Perú, en octubre, a la Copa de gimnasia Ariana Orrego; además de todos los torneos tradicionales.

CRECIMIENTO

Además del apoyo familiar, Martina ha podido desarrollar una parte importante de su carrera gracias a sus propios logros y a la gestión de su club CIAF, que posee una orientación competitiva. Allí no solo entrena y compite, sino que también colabora con las más pequeñas, ayudándoles en los entrenamientos y acompañándolas en su formación.

Su doble condecoración como mejor deportista regional de la gimnasia artística por el IND, le permitió alcanzar recursos del gobierno regional (FNDR), e invertir en su preparación: sicólogo, preparador físico y coreógrafo, además del viaje al torneo internacional de Panamá.

¿Qué rescatas de la experiencia en Panamá?

No creí que me iba a ir tan bien allá, aunque sí me preparé bastante, pero no sabía cómo me iba a resultar. Hice lo mejor que pude y gané. En esas competencias se pasa bien, se conoce harta gente y puedes probar las rutinas.

¿Qué te gustaría lograr en la gimnasia artística?

Me gustaría destacarme más, incluso afuera del país. Ganar torneos, participar en campeonatos importantes. Y después entrenar, porque me gusta enseñar. Se necesita paciencia. No tengo tanta, pero lo intento.

¿Tienes un estilo propio, o sigues el de alguna gimnasta?

Veo a las estadounidenses, como Simone Biles, que es campeona olímpica. Me gustan sus ejercicios, pero no tanto la coreografía. Soy más delicada en mi estilo, y prefiero seguir así.

 

“En las pruebas de suelo, todo me resulta más fácil y me va mejor. Se pueden trabajar los saltos, acrobacias; todo al ritmo de la música.”

Su doble condecoración como mejor deportista regional de la gimnasia artística por el IND, le permitió alcanzar recursos del gobierno regional (FNDR), e invertir en su preparación: sicólogo, preparador físico y coreógrafo, además del viaje al torneo internacional de Panamá.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación2+5+9   =