Tell Magazine

Entrevistas » Mujer

EDICIÓN | Julio 2018

Creativa

Claudia Canobra, artista visual
Creativa

De primera profesión arquitecta, Claudia Canobra está convencida de que todos podemos ser creativos y desarrollar nuestro lado artístico, por eso ha dedicado su vida a explorar y desenvolverse en el mundo de las artes visuales. Desde la pintura al reciclado, aporta con su inspiración y creatividad, siempre aprendiendo, experimentando y enseñando a los demás.

Por Soledad Posada M. / Fotografías Sonja San Martín D.

Cuando Claudia Canobra se trasladó desde Santiago a Concepción, en 1998, luego de salir de Arquitectura en la U. de Chile y La República, no conocía a nadie. Llegó ya casada y después de trabajar en la capital en la oficina de Patricio Morelli y Pablo Bravo.

Al principio, hizo clases en la Universidad del Desarrollo, de Auto CAD, mientras seguía desplegando su pasión por la pintura. “Siempre tenía una croquera y dibujaba cualquier cosa. Hasta ahora ando con la croquera en la cartera”, señala. “De repente, voy manejando y me quedo contemplando algún color que me parece interesante, y pienso cómo lo incorporo a las diversas técnicas artísticas que he ido aprendiendo con los años. Se me ocurren cosas, mi cabeza no para. Me falta tiempo para hacer todo lo que imagino”.

Desde la universidad, participa en clases de pintura, por ejemplo, con Matilde Pérez, en una primera etapa. “En mi vida, siempre he sido creativa, buena alumna y me encanta aprender nuevas técnicas. Cuando llegué a Concepción, me metí en el taller de grabado de Eileen Kelly, y así incorporé el grabado en la pintura y serigrafía”. Otra de las disciplinas que ha adquirido, logrando fantásticas piezas, es la cerámica gres, enseñada por la ceramista Carola Cerda. De esta diversidad, surge la mezcla de materiales en sus obras, “hasta lana”, asegura.

INCORPORADA

Desde su arribo a Concepción, el arte ha atraído toda su atención, produciendo cada día más obras, a la vez que se ha insertado en el medio artístico regional. Desde 2010, participa en el colectivo In Situ, que nació producto del 27F. El terremoto produjo una sensación de desánimo generalizado, y para hacerle frente, junto a otras artistas, se dispusieron a pintar en la calle en torno a un tema. Hasta hoy se juntan, a veces, a replicar esta acción. También es parte de la Galería de los Ocho, agrupación de pintores que, en agosto, cumple catorce años fomentando el arte local.

Sus exposiciones se realizan generalmente en Concepción, Santiago y Osorno, pero en 2011, un dealer de arte la contactó para exponer seis de sus pinturas en Nueva York, junto a otros artistas latinoamericanos. Lo que calificó como “una bonita experiencia”, ya que era una muestra para abrir una puerta a los pintores de esta parte del mundo.

¿Qué recuerdas de tu infancia y la pintura?

Los recuerdos de mi infancia estuvieron relacionados con la cercanía a la naturaleza, siempre vivimos cerca del cerro, del río y pasábamos el día entero inventando cosas. Siempre me gustó dibujar y todo lo relacionado con color, formas e imágenes que fui guardando en mi inconsciente y fueron parte de mi lenguaje artístico, más tarde.

¿Qué te inspira?

Al momento de pintar o dibujar... lejos me inspira la naturaleza, sus formas, colores y texturas. Tengo una fijación con los pájaros y los árboles; a veces son más reales y otras veces son imaginados, pero no deja de impresionarme lo noble, lo resilientes, lo perfecto.

¿Cómo enfrentas la tela?

Al principio, y no muy conscientemente, mi obra es figurativa y después finaliza como abstracta. Tengo dos formas de enfrentar una tela, la primera es dibujar lo que quiero consciente del resultado final. Y la segunda es, sin idea preconcebida, ir formando un plano de colores, lo dejo un tiempo y después lo retomo. Estos “inconclusos”, los trabajo hasta que visualizo qué se necesita para concluir el cuadro. Siempre pinto dos cuadros a la vez, que van en el mismo tono de color. Mientras se seca uno, trabajo el otro. Tomo distancia y los vuelvo a mirar, sobre todo los grandes. Muchas veces, al final, marco el fondo y la figura aparece.

¿Cómo es el proceso?

Siempre va cambiando el tono, voy experimentando, porque si los resuelvo rápido pareciera que el cuadro no tuvo historia, no tuvo las etapas necesarias para llegar a concluirse. Salió bien, pero es fome el proceso. Las capas muestran la historia de la pintura y aportan riqueza, textura y volumen. Aunque se salgan varias, siempre se dejará ver algo. Mis cuadros tienen, por lo menos, tres capas de color. Incluso en las zonas planas, se incluye textura.

¿En qué otras técnicas has incursionado?

En pintura, grabado, esculturas en cerámica gres, dibujo con tinta, resina, collage, pero me falta mucho. Tengo muchos proyectos que quiero realizar y muchas otras técnicas en las que quiero incursionar, pero me faltan horas al día. Me aburre hacer siempre lo mismo, de la misma forma. No me gusta quedarme estancada, siento que siempre hay mucho por aprender. Me encanta experimentar y mezclar distintas artes.

¿Quiénes son tus referentes artísticos?

Mis referentes artísticos son más bien artistas contemporáneos. Me atrae mucho el expresionismo abstracto, especialmente las mujeres.

JUANA DE ARCO

Actualmente, Claudia es una de las directoras de la Galería de Arte Contemporáneo Juana de Arco, donde exponen tanto artistas reconocidos, como desconocidos. En la galería, Claudia imparte talleres de pintura acrílica, y para los niños, escultura, reciclado y grabado. También hace clases de Painting a los alumnos de primero a cuarto básico del colegio Saint John’s. “Me encantan los niños. Al principio, les da vergüenza que los demás miren sus pinturas, después, les da lo mismo, porque aprenden que el resultado es un detalle”. Para Claudia, el talento o la habilidad para dibujar, se desarrolla. “Si queda feo, se hace otra cosa y da lo mismo. Hay que equivocarse para buscar soluciones. En mi taller, se da rienda suelta a la creatividad”.

¿Por qué te gusta enseñar a los niños?

Enseñar a los niños siempre es enriquecedor, tanto para los alumnos, como para el profesor. Los niños son súper creativos, transparentes, libres de prejuicios y llenos de energía que se traspasa. Además, el arte es mágico y entrega muchas herramientas. Da lo mismo el resultado final, lo importante es cómo lo pasaron, lo que descubrieron de sí mismos, los amigos que hicieron, la autoestima que ganaron, y eso los acompañará toda la vida. Sin embargo, también me encanta enseñar a personas adultas, aparte de traspasar lo que sé y de guiarlos, se forma un lazo único, se comparte y logran descubrir habilidades que nunca pensaron tener.

¿Cómo se transmite a las nuevas generaciones el gusto por el arte y la creatividad?

El gusto por el arte y la creatividad se transmite mostrando el entusiasmo y amor que uno tiene, a la vez que los haces parte de eso. Demostrarles que ellos también pueden y de hecho tienen mucho que aportar. La experimentación es muy importante, que descubran nuevas cosas, que se maravillen con nuevos colores, con la forma de una hojita, que se imaginen animales, etc. El arte no es algo alejado, de gente súper culta. Está alrededor nuestro, en cosas cotidianas también y lo podemos apreciar y gozar todos los días. La creatividad la tenemos todos, grandes y chicos, pero muchas veces no la desarrollamos. Es un ejercicio diario.

 

“Tengo una fijación con los pájaros y los árboles; a veces son más reales y otras veces son imaginados, pero no deja de impresionarme lo noble, lo resilientes, lo perfecto”.

“El arte no es algo alejado, de gente súper culta. Está alrededor nuestro, en cosas cotidianas también y lo podemos apreciar y gozar todos los días”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación4+6+7   =