Tell Magazine

Entrevistas » Cultura

EDICIÓN | Julio 2018

Con el fieltro en las venas

Jacqueline Vergara
Con el fieltro en las venas

Su origen mapuche la liga con la lana, cuando su bisabuela materna tejía en el telar mapuche frazadas para abrigarse en las heladas noches de la cordillera de Nahuelbuta. Años han pasado y Jacqueline vuelve a encontrarse con coloridos vellones teñidos por ella misma. Fue invitada a mostrar sus trabajos en Holanda, país que la recibió con los brazos abiertos.

Por Soledad Posada M. / Fotografías Sonja San Martín D.

En su taller, ubicado a orillas de la carretera, en el camino a Santa Juana, la agrónoma, Jacqueline Vergara, muestra a quienes la visiten sus trabajos en fieltro. Cuadros o figuras, con variados tamaños y motivos, que representan, sobre todo, aspectos de la cultura mapuche. Esta línea de productos fue la que mostró en Ámsterdam el año pasado, donde fue invitada a exhibir y explicar sobre sus obras en fieltro, al público de una tienda dedicada a la artesanía latinoamericana.

Jacqueline se siente muy orgullosa de la sangre mapuche que corre por sus venas, y que viene de su línea materna: “mi bisabuela vivía en una ruca en la Cordillera de Nahuelbuta, donde tejía en telar mapuche”. Por eso, cree que fue tan natural su gusto por los trabajos en lana, y también el haber estudiado Agronomía, por el contacto con la tierra.

INTERESES

Las principales motivaciones de Jacqueline son sentir la lana en sus dedos, crear sus propios colores para teñir la lana, e incursionar en los motivos de acuerdo a lo que le interesa hacer cada día. Siempre hace varios cuadros a la vez, generalmente con diseños étnicos e infantiles. Entre sus artesanías, destacan los cuadros, muñecas, figuras y prendas de vestir. En su colorido taller también hace clases, que pueden ser personalizadas o a grupos pequeños, lo que le permita el tiempo, porque su principal ocupación es su trabajo en el municipio local, donde apoya a los campesinos de la zona como agrónoma.

¿Qué es lo que te gusta de trabajar con lana?

El trabajo con la lana me permite una conexión interna, me relaja y conecta con mis ancestros. Logro aprender, crear, jugar y soñar. Me encanta trabajar con mi mente y mis manos, plasmar el pasado en mis diseños, de eventos o cosas que para mí son importantes, mostrar mi cultura campesina y mapuche.

¿Qué motivos inspiran tus creaciones?

Mi familia, la naturaleza, el medio donde vivo, mis ideales y mi cultura. Y, últimamente, también busco nuevos diseños, que estén de moda o sean tendencia.

¿Cómo es el proceso para llegar a tus cuadros o figuras de fieltro?

Obtengo la lana de oveja, dentro de la comuna de Santa Juana, que compro a pequeños productores, quienes por décadas quemaban la lana, porque no existía interés en ella. Esta lana es lavada a mano muy cuidadosamente, para eliminar toda impureza y exceso de cebo. Luego es escarmenada y peinada, para obtener la materia prima dispuesta para realizar los diversos procesos, como el teñido con tintes naturales y anilinas. Así consigo mi primer producto, que es vellón natural o teñido. Con este vellón hago el proceso de fieltro húmedo, que sirve como base para plasmar mis diseños de murales y cuadros, y también confecciono alfombras, pieseras, echarpes, caminos de mesa, tapaditos, carteras, etc. Para la elaboración de esculturas y diseños en murales y cuadros decorativos, uso la técnica del fieltro seco. Finalmente, el vellón puede ser destinado al hilado, para venta directa o transformada en diseños de telar mapuche.

FIELTROS EN AMSTERDAM

¿Cómo se gestó tu viaje a Holanda?

El viaje a Holanda fue gestionado por un grupo de mujeres maravillosas, mediante mi participación en el Programa Mujeres C3 de Mujeres del Pacífico. Allí tuve la oportunidad de trabajar en mi idea de negocio y de incorporar técnicas de trabajo, orientadas al mejoramiento productivo, de finanzas, entre otros. Siempre estaré agradecida por haberme elegido para viajar y representar con mis trabajos a las mujeres emprendedoras en el área artesanal de mi país.

¿En qué consistió?

La actividad consistía en ser parte activa de la inauguración de una tienda boutique, orientada a la promoción y venta de artículos artesanales, confeccionados por mujeres latinoamericanas de Argentina, Colombia, Perú, Brasil y Chile. Esta tienda es impulsada por un deseo personal de una chilena, radicada en Ámsterdam, con el apoyo de Prochile en Holanda. Además de exponer mis trabajos, realicé talleres de telar y esculturas para los asistentes; además de explicar los procesos de producción y el motivo de mis diseños.

¿Cómo fue tu experiencia?

Fue una experiencia inolvidable, ver que mis trabajos eran admirados por los europeos, es algo muy gratificante. El hecho de viajar a Europa, ya era algo soñado para mí y viajar con mis muñequitas, mis murales, mi vellón, fue algo que me llenó de entusiasmo y de energía positiva para seguir trabajando, aprendiendo y perfeccionarme cada día más en lo que hago. La tienda estuvo abierta físicamente por diez días, continuando después como tienda virtual, para la eventualidad de nuevos pedidos o actividades. Ojalá exista una nueva oportunidad de apoyo, para mostrar nuestra cultura a estos países que valoran lo ancestral, lo natural, lo reciclable y lo hecho a mano. Es algo de lo cual estaré muy agradecida, siempre.

 

“Mi bisabuela vivía en una ruca en la Cordillera de Nahuelbuta, donde tejía en telar mapuche”.

“El trabajo con la lana me permite una conexión interna, me relaja y conecta con mis ancestros. Logro aprender, crear, jugar y soñar”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación1+4+6   =