Tell Magazine

Columnas » Archivo Histórico

EDICIÓN | Junio 2018

La mirada del otro construye nuestra realidad

Hernán Cortés Olivares. Académico e historiador Universidad de La Serena.
La mirada del otro construye nuestra realidad

Durante todo el siglo XVIII, la Corona envió distintas expediciones científicas a Chile y a América para conocer las riquezas del país. Alcanzada la independencia, serán reemplazadas por viajeros europeos que, por fin, tenían la oportunidad de explorar y realizar estudios en un espacio inexplorado. Alexander Von Humbolt y Charles Darwin son los más emblemáticos e ilustres hombres de ciencias que visitarán el territorio americano.

A través de su Diario de viaje, Charles Darwin nos entrega información sobre los habitantes, sus usos y costumbres. Teoriza sobre el espacio geográfico y sus fenómenos naturales; destaca el efecto antrópico del hombre y nos da explicaciones respecto al cambio climático. Nada escapa a su curiosidad.

¿Qué dice Charles Darwin, sobre la Región de Coquimbo y Atacama? Él emprende viaje desde Valparaíso, el 27 de abril de 1835, y durante siete meses recorrerá los escabrosos caminos del norte hasta el despoblado de Atacama (675 km) a lomo de cuatro caballos y dos mulas. Cocinando y durmiendo al aire libre. Describe las poblaciones y sus habitantes, desparramadas por las orillas de los arroyos lavando oro. Le llama la atención que los pequeños propietarios sean cosa rara en Chile y que su subsistencia dependa de un pequeño huerto y un campo muy pobre. El dinero es tan escaso que los campesinos se ven obligados a vender su trigo en verde. El paisaje presenta pocos árboles destacando uno muy grande entre los valles de Quilimarí y Conchalí, el terreno es cada vez más estéril hacia el norte y sin vegetación para las cabras; solo en primavera y después de las lluvias crece el pasto y llegan los ganados de la cordillera. También se refiere al efecto que tienen en el origen del desierto florido, afirmando que un aguacero al norte de Copiapó tiene el mismo efecto en la vegetación que dos aguaceros en Huasco y tres o cuatro en el Choapa.

El valle de Illapel lo describe como muy ancho y fértil, con grandes campos de alfalfa. Visita el mineral de los Hornos que semeja un hormiguero. Su profunda mirada deja una estela de reflexiones que van desde la admiración por los trabajadores mineros, hasta la crítica profunda por ciertas prácticas consideradas como bárbaras. Pero no dejan de expresar un dejo de benevolencia por la honradez y sincera amistad que profesan los lugareños del norte. Los mineros chilenos tienen costumbres muy originales, viviendo durante semanas enteras en lugares tan solitarios, y cuando descienden a las aldeas en los días festivos, no hay exceso ni extravagancia que no cometan. A menudo han ganado una suma considerable y entonces, como los marinos con su parte de botín, parecen ingeniárselas para derrocharlas. Beben en exceso, adquieren ropas en grandes cantidades y, al cabo de pocos días, vuelven sin un centavo a sus misérrimas chozas, para trabajar más rudamente, como bestias de carga. Se les provee de alimentos cada día, y por eso no son provisores…

 

Otras Columnas

Eva y la República
Asia Dónde Vamos
Cocina de invierno
Rodrigo Barañao
Repetir la gracia
Presta Oído
VIAJAR
Monocitas
» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación5+4+6   =