Tell Magazine

Columnas » Cine Paralelo

EDICIÓN | Junio 2018

Hitchcock: El maestro del suspenso

Por Maximiliano Mills – www.maxmills.com
Hitchcock: El maestro del suspenso

“¿Recuerdas lo entretenido que era filmar películas cuando recién empezamos? No teníamos dinero pero tomábamos riesgos. Experimentábamos con nuevas formas de hacer cine. Solo quiero volver a sentir esa misma sensación de libertad otra vez”. Hitchcock a su esposa Alma.

A fines de la década del sesenta, cuando el canal 4 de televisión UCV-TV de Valparaíso transmitía en blanco y negro la serie Alfred Hitchcock presenta, no podían dejar de capturarme, con la intriga natural de un niño, todas estas historias de misterio, comedia, drama, crimen y terror que parecían ocurrir en una dimensión paralela a la que no prestábamos suficiente atención en la vida cotidiana. La serie de televisión, con su innovador sello proveniente de la médula cinéfila de Hitchcock, fue un éxito a nivel global y lo cimentó como uno de los poquísimos directores respetados en el cine, haciendo una transición exitosa al naciente protagonismo que estaba adquiriendo la televisión.

Hitchcock: el maestro del suspenso (2012) es una película producida en Estados Unidos por los estudios Fox Searchlight y filmada en tan solo treinta y seis días. El director es Sacha Gervasi y tiene un elenco protagónico de primera línea con Anthony HopkinsHelen Mirren, Jessica Biel y Scarlett Johansson (quien fue asesorada por la actriz Jamie Lee Curtis, hija de la protagonista de Psicosis, Janet Leigh. Curtis, para ayudarla, compartió con Johansson anécdotas, fotografías e historias del rodaje). El guión se basó en el libro Alfred Hitchcock y cómo se filmó Psicosis, escrito por Stephen Rebello, cuya historia se adentra en la pre y post producción del rodaje de la película Psicosis durante 1960; quizás la cinta que todos asocian con el pináculo artístico de Alfred Hitchcock. La historia relata cuando, en 1959 y con su película Intriga internacional recién estrenada, Hitchcock (Anthony Hopkins) y su esposa Alma Reville (Helen Mirren) disfrutan de su éxito y los halagos del público y de los críticos de cine. Pero Hitchcock, como el gran artista y creador que es, se autoimpone el objetivo que su siguiente película supere el taquillazo de Intriga internacional y lanza a su equipo a buscar la historia que será la fuente para su siguiente producción fílmica. Muy fiel a su creencia de “buscar un libro desconocido que se pueda transformar en una película conocida”, encuentra la novela Psicosis de Robert Bloch, todavía ausente en las listas de los libros más vendidos del país y basada en la historia de Ed Gein, el asesino en serie de Wisconsin.

Si nos atenemos a los veintitrés millones de dólares que recaudó Hitchcock: el maestro del suspenso, podríamos afirmar que esta película apenas salvó los costos de filmación. A pesar de tener un guión muy entretenido —pensando en atraer al espectador Millennial que no tenía idea quién era Hitchcock—, esto no se vio reflejado en las ganancias. ¿Hay una explicación? Sí, y muy simple: ¡Esta biografía-película es un deleite para cualquier persona que venere al cine y sus procesos! Pero su tensión narrativa está construida en base a como se eligió al elenco de actores, el guionista, al proceso de filmación, a la convivencia entre Alma y Alfred, a las intromisiones y presiones del presidente de estudios Paramount, como es tener al comité de censura encima y, sobre todo, mostrando cómo se realiza lo más importante en toda película…la e-d-i-c-i-ó-n. Emocionante resulta ver las escenas de Hitchcock trabajando con “su otra mitad”, Bernard Herrmann, el compositor de la banda sonora de sus películas más icónicas. En una etapa en que la mayoría está pensando en el retiro o en jubilar, Hitchcock rejuvenece cuando arriesga su prestigio, su trayectoria y su patrimonio, llegando a hipotecar su casa para poder financiar Psicosis como productor independiente.

Y para este mundo hoy repartido entre el machismo, el feminismo y el individualismo, la historia de amor entre Alma Reville y Alfred Hitchcock es de un romanticismo y lealtad casi utópico, en esta época donde todas las opciones están a la mano y todas las alternativas son aceptadas. No solo fueron un matrimonio que perduró durante cincuenta y cuatro años, sino que además constituyeron una de las mayores duplas creativas en el cine del siglo XX. Algo que en Psicosis se muestra como un manifiesto, cuando al colapsar Hitchcock por sobrecarga de trabajo, Alma llega al estudio para continuar dirigiendo la grabación de las escenas atrasadas. Aquí aparece Barney Balaban, presidente de Paramount con un director reemplazante, el que Alma despide de inmediato, diciéndole “gracias Barney, pero en la dirección de una película Hitchcock solo puede haber un Hitchcock dirigiéndola”.

 

Otras Columnas

Eva y la República
Asia Dónde Vamos
Cocina de invierno
Rodrigo Barañao
Repetir la gracia
Presta Oído
VIAJAR
Monocitas
La mirada del otro construye nuestra realidad
Archivo Histórico
» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación4+9+6   =