Tell Magazine

Columnas » Astronomía

EDICIÓN | Junio 2018

Cambio de hora en Chile

Por Arturo Gómez M., ex astrofotógrafo del Observatorio Interamericano Cerro Tololo
Cambio de hora en Chile

Una vez más tuvimos que atrasar nuestros relojes en una hora, para llegar al mal llamado "horario de invierno". Ya el nombre nos indica, para algunos, que las próximas semanas serán de oscuridad, lluvia y frío.

Esta una mala señal que le indica, a las personas, que debemos enfrentar meses difíciles. En cambio, cuando se habla de "horario de verano", la cosa es totalmente opuesta, en donde, por arte de magia, agregan horas de luz.

Es importante decir que nuestra Tierra, en su movimiento de traslación alrededor del Sol, junto a la inclinación que tiene su eje polar, en forma natural nos proporciona, durante el año, meses de mayor cantidad de luz y meses de largas noches de oscuridad, tanto para el hemisferio norte como para el hemisferio sur.

Ese ciclo se viene repitiendo por miles y miles de años y no se hace variar por un decreto de ley, implementado por los políticos. Nuestra Tierra fue dividida en veinticuatro segmentos, llamados husos horarios, el cual cada país debe elegir según sea su posición geográfica, en relación al Sol, al mediodía.

Nuestro país eligió el huso horario -4, el cual es el que más se adecúa a nuestro Chile Continental (independiente de Isla de Pascua y la Región de Magallanes). Es cuando el Sol está cruzando nuestro meridiano, en el continente. Con el huso horario -3, estamos con un Sol referido a la costa Este de Brasil y vemos a nuestro Sol, al mediodía, totalmente ubicado, en el cielo, hacia la Cordillera de los Andes.

Al emplear el huso horario -3, el Sol aparece en las mañanas, en los meses de mayo en adelante, muy tarde, lo que implica que las actividades se comienzan a hacer con un cielo estrellado y a los estudiantes, principalmente, hay que levantarlos de noche para ir a sus colegios.

Esa variación de una hora de oscuridad, hace variar nuestro reloj biológico, que está regulado, al igual que los animales y las aves, con la luz natural del amanecer, el cual activa, en nosotros, una serie de funciones en nuestro organismo, siendo una de ellas una hormona que los especialistas llaman melatonina, cuyo trabajo comienza con los primeros rayos del amanecer, cuando despertamos. Para evitar complicaciones con nuestro reloj biológico, el mejor huso horario, para Chile continental, es el -4, tanto desde el punto de vista astronómico, como geográfico.

En el mes de agosto, nuestras autoridades van a decidir si siguen con los cambios de hora durante el año o mantienen la actual hora sin variaciones. Ojalá que la opinión de los médicos especialistas sea escuchada y se mantenga este horario, mal llamado de "invierno".

No debemos alterar a la naturaleza con leyes o decretos e ir "contranatura". Los animales y las aves "no están ni ahí" con las decisiones de los políticos. Los gallos cantan al amanecer... y no antes

 

Otras Columnas

Eva y la República
Asia Dónde Vamos
Cocina de invierno
Rodrigo Barañao
Repetir la gracia
Presta Oído
VIAJAR
Monocitas
» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación8+6+6   =