Tell Magazine

Agenda » Arte

EDICIÓN | Mayo 2018
El arte de enmarcar

Cada año llegan a mi taller decenas de pinturas y grabados que buscan ser realzados y al mismo tiempo protegidos. Son varias las técnicas y procesos en el rubro de la enmarcación, pero los objetivos siempre son los mismos: descubrir la mejor opción que destaque y engrandezca la obra, que le de luminosidad y buena vida. Cuando esto sucede, es sinónimo de un buen trabajo, es como un buen binomio o un puzle perfecto, son dos piezas que calzan perfectamente. Lograrlo es el desafío de quienes trabajamos en este rubro.

El marco ha evolucionado, tal como la moda y el diseño de muebles. La enmarcación ha estado marcada por los acantos, puntas de diamante, óvalos, querubines y espirales, entre una extensa gama de detalles y terminaciones. Antiguamente se trabajaba a mano, con láminas de oro y técnicas artesanales, en la actualidad no sólo existen alternativas al oro como los lacados, sino que también el trabajo se ha industrializado con máquinas especiales que cortan, tallan y pintan.

Son varios los factores que influyen en la elección del marco adecuado, tal como saber el lugar exacto de la casa donde estará destinada la obra, si se trata de un trabajo abstracto o figurativo, el tipo de pintura, los colores, distinguir entre un óleo, acuarela o grabado. Es importante saber que en caso del primero se usa una contención, un tapacanto que busca proteger y cuidar la obra, interfiriéndola en la más mínima expresión.

Hay ciertas normas básicas que hay que respetar al momento de enmarcar, lo importante es buscar una buena asesoría y el trabajo de quienes conocen bien este oficio. No olvidar que un buen marco puede realzar la obra, pero también puede empobrecerla.

OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación2+4+1   =