Tell Magazine

Columnas » Presta Oído

EDICIÓN | Mayo 2018

La Primera Dama del Pop

Por Marcelo Contreras
La Primera Dama del Pop

Hace veinte años, Britney Spears (36) estaba a punto de terminar las grabaciones de Baby one more time tras diez meses de trabajo. Fue el álbum que la puso en órbita mundial y la introdujo en nuestras vidas para siempre. El single homónimo, publicado en octubre de 1998, se convirtió en número uno en veinticuatro países. El disco, puesto a la venta en enero del año siguiente, inauguró una nueva era en la cultura de masas que aún persiste y sin señales de relevo: el reinado femenino en el pop.

Britney ahora tiene un nuevo novio, el modelo Sam Asghari. Nacido en Irán, apenas estaba en el jardín infantil cuando apareció aquel hit. Según la prensa rosa, están felices. La vida privada de Britney es tan conocida y a ratos más relevante que su discografía. Ha cruzado todas las fases de la estrella Disney, la compañía que la lanzó a la pantalla siendo una niña. Se promocionó pura y virginal en esa primera etapa. Sin que le preguntaran, advertía que con su novio Justin Timberlake no había intimidad. Por su parte, el ídolo adolescente confidenciaba a sus amistades que Britney no era precisamente casta.

Las cámaras y las luces se convirtieron en un enjambre habitual sobre su figura. Fuimos testigos de su matrimonio fallido y de arrebatos delirantes —la vez que se rapó en público—, como una manera de decir basta. Asumió una temprana residencia artística en Las Vegas, que es el sitio donde los dinosaurios de la música popular encuentran refugio antes de extinguirse. En videos en Youtube se observa robótica y sin chispa, lejos de la energía que la señalaba como la heredera de Madonna. Fue superada por otras como Lady Gaga, Rihanna y Katy Perry, pero no parece muy preocupada. Con ser pionera entre las princesas del pop fue suficiente.

 

Otras Columnas

YING – YANG y la unidad coreana
Asia Dónde Vamos
Uvas amargas
Cine Paralelo
Bienvenidas las cocinas del mundo
Rodrigo Barañao
Segundo de coraje
Pilar Sordo
Valparaíso y Viña del Mar: nombres bellos
Archivo Histórico
DESTINO
Monocitas
» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación3+4+2   =