Tell Magazine

Entrevistas

EDICIÓN | Abril 2018

Buscadores de Belleza

Aire Arquitectos
Buscadores de Belleza

Teobaldo y Teo Paredes unieron su vocación genética por la arquitectura con sus ganas de aportar a un Iquique con un desarrollo urbano equilibrado entre modernidad y patrimonio. Unieron sus cualidades a las de un destacado equipo de profesionales conformado por Francisca Vivanco, Sebastián Olcay y Gonzalo Urtuvia, quienes reúnen sus talentos en un estudio de arquitectura contemporáneo. Son dos generaciones que se encuentran para gestionar el espacio de manera multidimensional.

Texto y fotografía: Soraya Valdivieso Vega.

De muros blancos y un estilo minimalista, es la oficina de este talentoso equipo que privilegia por sobre todo, la armonía entre patrimonio, entorno y modernidad. Por eso, para predicar con el ejemplo escogieron un espacio en plena calle Sotomayor, en pleno circuito histórico de la ciudad, frente a la ex estación de trenes, que hoy es el Registro Civil de Iquique.

Aquí nos encontramos con los creadores de Café Tayr, Das Bierhaus y Tienda Nueve Once, entre otros proyectos de negocios que han marcado la diferencia en la ciudad. Una completa revolución de la arquitectura, que basada en lo clásico y respetando la herencia histórica, introduce nuevos materiales y formas al corazón de Iquique.

Esta mezcla representa la esencia de Aire Arquitectos: tradición e innovación. Teobaldo Paredes (72), ha sido ambicioso y trabajólico, su carrera comenzó en la alta minería del cobre, desarrollando proyectos comprometidos con la calidad de vida en la rudeza del medio minero.

También se dedicó a la docencia en la Universidad de Chile, su casa de origen, por más de quince años; hasta que llegó la tecnología a la arquitectura, lo que significó un gran desafío para este hombre de cabellera despeinada y una simple pero armoniosa imagen. Fue ahí donde la unión hizo la fuerza y en conjunto con su hijo mayor Teo y Francisca Vivanco, formaron Aire arquitectos.

Teobaldo, ¿cuál es el proyecto más entretenido que han realizado este último tiempo?

Transformamos una casa antigua de Baquedano en una cervecería de buena calidad. Era una vivienda muy pequeña y deteriorada por su desuso y la oficina se hizo cargo del proyecto completo y de su ejecución, trabajando cada detalle con mucha paciencia. Resultó ser muy entretenido y, sobre todo, bello. Por cierto, muy exitoso.

¿Qué características tiene este proyecto que lo hace tan especial?

El encuentro entre materiales cálidos, tonos grafito, texturas pétreas e iluminación industrial, crean una atmósfera distendida y urbana, donde reunirse a disfrutar del rock y la cerveza, en torno al patrimonio que significa una casa de otro siglo. 

¿Cómo ha visto la evolución de Iquique?

Desde mi área diría que muy acelerada en los últimos quince años, lo que puede implicar algunos aspectos no tan positivos. Falta reflexión en su planificación, desarrollo y diseño urbano, en la solución del transporte público y en las medidas necesarias para proteger el patrimonio arquitectónico. Siento que es necesario formar una ciudad querible, aprovechando los valiosos atributos y las cualidades que la hacen muy particular.

¿Qué le regalaría a Iquique?

Más proyectos que apuesten por una mejor ciudad. Existe un gran capital en la zona con profesionales con mucha fuerza creativa y preocupación de aportar en cualquier área. Siempre está la preocupación de hacer algo que tenga un sustento coherente, bello, armonioso. La arquitectura es un agente de cambio que puede afectar positivamente la vida de las personas, puede obtenerse mucho con poco. Lo importante es que en cada proyecto exista una preocupación sutil y rigurosa por tratar de que esas nuevas realidades signifiquen un aporte, que sean creativas e innovadoras.

 

LA SAVIA NUEVA

En 2012, partió la oficina, hoy conformada por cinco arquitectos en total; además del equipo Paredes, está Francisca Vivanco, Sebastián Olcay y Gonzalo Urtuvia. “Entre los arquitectos es complejo hablar de belleza pues es un concepto tan diverso como puntos de vista existen, pero para nosotros es parte de nuestra labor. Es difícil encontrar obras bellas que sean espacios de calidad, que a su vez respondan adecuadamente a las necesidades climáticas, contextuales y funcionales”, aclara Teo.

“Los Paredes” se enamoraron de Iquique, ciudad que les robó el corazón y donde decidieron echar raíces. Por eso diversificaron su amor por la arquitectura y junto al desarrollo de Aire, María Isabel, Isabela y Daniel, son parte de otra oficina con intereses enfocados hacia la arquitectura del paisaje, por lo que en algunos proyectos esta cuadrilla de arquitectos se junta para desarrollar ideas integrales e innovadoras.  

 

Teo, ¿cuál es el aporte generacional que los jóvenes hacen a la oficina?

En primer lugar, buscamos capitalizar los conocimientos de mi padre. Sistematizamos los procesos de desarrollo de proyectos, gracias a la incorporación de innovaciones tecnológicas importantes pero manteniendo un fuerte apego a la realidad cultural del norte, poniendo en valor conocimientos primitivos a través del reciclaje de edificios, utilización de productos locales y el uso adecuado de las energías naturales, cumpliendo con la necesidad climática de cada lugar donde se emplacen nuestras obras.

¿Se consideran un patriarcado?

No, de ninguna manera. Para nosotros es fundamental el equilibrio entre lo masculino y lo femenino pues, en lo personal, pienso que la mujer como género tiene una vitalidad diferente, porque aplica la emoción en lo que hace, lo que tiene un valor intrínseco profundo y, además, con carácter. Las mujeres tienen una capacidad de expresión superior.

 

“Creemos en la energía vital que se genera en la asociación de dos generaciones diferentes. En la oficina estamos siempre en contacto con el mandante, hasta el resultado final. En lo práctico, somos una empresa eficaz, que puede entregar propuestas en menos de veinticuatro horas.”

“La arquitectura es un agente de cambio que puede afectar positivamente la vida de las personas, puede obtenerse mucho con poco. Lo importante es que cada proyecto existe una preocupación sutil y rigurosa por tratar de que esas nuevas realidades signifiquen un aporte, que sean creativas e innovadoras.”

“Falta reflexión en la planificación de Iquique, en su desarrollo y diseño urbano, en la solución del transporte público y en las medidas necesarias para proteger el patrimonio arquitectónico”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación5+9+2   =