Tell Magazine

Entrevistas

EDICIÓN | Abril 2018

Soluciones para el futuro ¡ahora!

Javier Figueroa Petricio, arquitecto codirector de Fab Lab Atacama
Soluciones para el futuro ¡ahora!

La creación de un espacio colaborativo para potenciar el emprendimiento y la innovación en la Macrozona Norte siempre fue el sueño de Javier Figueroa Petricio. Este joven arquitecto siempre apostó por crear un lugar que se convirtiera en un punto de encuentro para las futuras generaciones con inquietudes innovadoras. Es así como nace Fab Lab, un territorio para el diseño y la fabricación digital.

Por Pamela Rodríguez / Fotografías por Rodrigo Herrera

“Nuestro mayor desafío es llegar a todas las escuelas de la región y la Macrozona Norte. Sabemos que esta es la fórmula para hacer un cambio real en las familias que más lo necesitan, abriendo su mente para buscar nuevos caminos, acortando la enorme brecha que existe hoy en los temas que desarrollamos en Fab Lab Atacama: innovación y tecnología”.

Esa es la declaración de principios de Javier Figueroa, arquitecto urbanista antofagastino con amplia experiencia en proyectos sociales e inmobiliarios que es uno de los impulsores de esta iniciativa que centralizó en Antofagasta el Fab Lab Atacama cuyo modelo de desarrollo está pensado para ser replicado en todo el país. En términos concretos, los Fab Lab son parte de la FAB Foundation del Centro Bits and Atoms del MIT (Massachussets Institute of Technology). Esta red mundial de más de mil laboratorios de Fabricación de Prototipos busca crear modelos de educación dual donde niños y jóvenes desarrollen sus ideas y las conviertan en realidad, lo que incluye derribar los muros de las salas de clases y llevar la enseñanza y el aprendizaje a un nuevo nivel.

“Soñamos que cada junta de vecinos se transforme en una fábrica comunitaria de ideas, innovación y emprendimiento, donde estos espacios comunitarios sean focos de encuentro y soluciones concretas a sus necesidades, personales y comunitarias, donde todos los habitantes de un territorio compartan y visualicen soluciones reales a lo que ellos necesiten”, nos cuenta entusiasmado este amante del mar, la playa, la familia y el deporte.

Javier hoy tiene una meta clave por cumplir: llevar los Fab Labs a todos los rincones del país para mejorar la educación, perfeccionando el capital humano desde su base: los escolares. “En mi carrera he aprendido a que la única fórmula del éxito es trabajar en forma ardua y en silencio, aprender a levantarse una y otra vez”. 

 

¿En qué consiste el trabajo que desarrollas con Fab Lab Atacama?

Actualmente, estoy casi en ciento por ciento dedicado a mi labor como codirector de Fab Lab Atacama, donde nuestro principal foco de trabajo es la innovación. Desde allí, desarrollamos una línea orientada a escolares, otra que apoya a emprendedores y una tercera que es Fab Lab Atacama Education, que es un trabajo orientado al desarrollo de nuevos conceptos para la educación escolar del futuro. Lo que nos mueve es pensar que necesitamos cambiar la mirada sobre cómo abordar el aprendizaje de niños y jóvenes, considerando los vertiginosos cambios de los que hemos sido testigos. Los niveles de desarrollo, inventos, innovación, nuevas tecnologías y técnicas, avanzan a un ritmo gigantesco, y los niveles de escolaridad —sobre todo de educación superior—, mientras que las técnicas de enseñanza se han mantenido estáticas y ya no responden a las necesidades de las nuevas generaciones.

 

¿Cómo fue gestándose esta idea?

Fab Lab Atacama nace al interior del Antofagasta International School con el objetivo de diseñar la nueva educación tecnológica para el futuro en los colegios de Chile desde y para alumnos de educación básica y media. Dentro de nuestros logros podemos destacar que con el apoyo de CORFO y el Comité Regional de Fomento y Producción, hemos logrado elaborar las bases curriculares para incorporar educación tecnológica obligatoria de sexto básico a cuarto medio; la creación del primer electivo de Tecnología, Innovación y Emprendimiento para alumnos de tercero y cuarto medio y una serie de otras propuestas que apuntan a potenciar la capacidad de idear, planificar y ejecutar proyectos en diversas áreas, como aplicaciones para celulares o incluso un sistema de señaléticas de tránsito termorreactivas, que elevan su temperatura al recibir una señal remota de la central de ambulancias. Con todo este contenido, intervenimos en los colegios y desarrollamos un sistema complejo de educación tecnológica, innovación y emprendimiento, adecuado a cada institución y que abarca a toda la comunidad educativa, los directivos, profesores, alumnos y apoderados.

 

 

EMPRENDER PARA EL FUTURO

Otra área de desarrollo de Fab Lab Atacama está en la de ayudar a emprendedores a desarrollar prototipos de proyectos tecnológicos y de innovación. “Como Fab Lab Atacama hacemos un análisis del proyecto y definimos el resultado final. El emprendedor, en conjunto con profesionales especializados, comienza el proceso de diseño, fabricación digital y posterior construcción del prototipo. Además, poseemos dos laboratorios móviles, uno llamado Factoría, que es una fábrica con máquinas y herramientas para elaborar objetos con desechos reciclables, y un Fab Lab Móvil, que permite desplazar nuestro laboratorio a cualquier punto de la región o el país”, señala Javier.

 

¿Crees que el emprendimiento puede cultivarse desde el colegio?

Estoy seguro. De hecho, hacemos actividades de difusión y educación tecnológica, organizamos eventos lúdicos para todas las edades. Desde academias y talleres para niños hasta entregar servicios de diseño, electrónica, evaluación de proyectos, fabricación digital entre otros. Los resultados obtenidos son altamente positivos y nos ha mantenido cada vez más motivados a seguir avanzando.

 

¿Cómo se puede incentivar a que las nuevas generaciones sean innovadoras desde el emprendimiento?

Lo primero que diría es que debemos fomentar en nuestros jóvenes las nuevas competencias y habilidades que ellos requerirán para desempeñarse con éxito: la creatividad, la intuición, la resiliencia, la capacidad de levantarse una y otra vez, entre muchas otras. En vez de obligarlos a memorizar datos, debemos potenciar la fluidez en expresar ideas, la originalidad, el aprendizaje activo, el pensamiento crítico, el razonamiento deductivo. Es en este ámbito del pensamiento donde ponemos nuestros esfuerzos como Fab Lab Atacama para desarrollar competencias y destrezas integrales en todos los alumnos a los cuales atendemos.

 

Pero ¿cómo sabe un emprendedor que está en el camino correcto?

Creo que conversando con quienes hablamos su idioma. Sabemos que no es fácil decidirse a concretar una idea, menos aún, cuando no se cuenta con redes de trabajo. En Fab Lab detectamos esta necesidad y para satisfacerla, nos decidimos a administrar un espacio de cowork en el edificio CORFO de Antofagasta llamado KOFFI Lab, donde trabajan y conviven todos los actores del ecosistema de innovación y emprendimiento de la ciudad. Dentro de este mismo ámbito de potenciar futuros negocios basados en aplicación de tecnología innovadora, Fab Lab Atacama es entidad patrocinadora CORFO en el programa de prototipos tecnológicos llamado “Voucher de la innovación”, que es un programa que entrega financiamientos de hasta tres millones y medio de pesos. Esta última función nos permite, además, ofrecer una fusión de metodologías educativas y de innovación y emprendimiento, que se pueden aplicar a distintos ámbitos de trabajo en empresas, colegios, comunidades, organizaciones.

 

¿Proyectos o desafíos que estés preparando?

Queremos atender a más alumnos y emprendedores. Para ello estamos preparando un nuevo espacio llamado Aula Tech, que es una gran plaza de aprendizaje para escolares, donde todos los colegios de la ciudad y la región podrán aprender tecnologías, desarrollar proyectos y prototipos, desarrollar cursos y capacitaciones.

 

“Las habilidades del futuro apuntan a la originalidad, el aprendizaje activo, el pensamiento crítico, el análisis de sistemas, el razonamiento deductivo”.

“Las habilidades que requerirán nuestros hijos para enfrentar la vida en las próximas décadas son muy distintas de lo que hoy vemos. Los sistemas tradicionales de educación que conocemos están siendo cuestionados en sus bases y fundamentos, tanto en los niveles escolares, como técnicos, universitarios y profesionales”.

“A través del FabLab y otras iniciativas similares, buscamos estar a la vanguardia de los métodos, procesos y herramientas para la educación tecnológica, innovación y emprendimiento”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación2+4+2   =