Tell Magazine

Entrevistas » Deporte

EDICIÓN | Marzo 2018

De promesa a campeón

Pedro Burns, Montenbaik enduro
De promesa a campeón

El 2017, a todas luces, fue su gran año. Al título mundial de la primera fecha del Enduro World Series en Nueva Zelanda, este joven rider de mirada dulce y piernas veloces, sumó a su exitoso año deportivo el primer lugar del Campeonato Nacional Montenbaik Enduro. Y este 2018, partió con el pie derecho al obtener el segundo lugar en el Andes Pacífico, posición que lo deja más que tranquilo para enfrentar su próximo reto.

Por Verónica Ramos B. / Fotografía Francisco Díaz U. y gentileza del entrevistado.

Además de rápido y talentoso, es alto, buenmozo y cordial. Pero eso no es todo, con tan solo veinte años, hoy, Pedro Burns es el mejor de Chile. Y es que desde que pasó del cross country al enduro, este pedalero extremo comenzó a brillar y no solo en nuestro país, sino además en el extranjero.

No por nada se convirtió en el primer chileno en fichar por el Trek Factory Racing Enduro, a quien representará en la primera fecha del Enduro World Series 2018 se realizará entre 22 y 25 de marzo en Farellones.

El año que recién pasó lo catapultó como el mejor de su disciplina, al obtener el título mundial, en la primera fecha de la competencia Enduro World Series (EWS) realizado en Rotorua, Nueva Zelanda. “Esta fue la mejor carrera de mi vida y hasta el momento el premio más importante. Fue bastante difícil porque había llovido y teníamos mucho barro, pero supe mantener la calma y estaba tranquilo porque había entrenado harto… se dio todo. Además, salí once en la general de adulto y esto fue una mega sorpresa. Se podría decir que dejé una huella en este mundial. Después fui a correr a Francia, en la quinta fecha del EWS, y quedé en segundo lugar. Estuve a punto de ganar, pero se me salió la cadena y llegué cuatro segundos después del ganador de la competencia”, recuerda.

 

Sin duda, un gran mérito.

En esta competencia está la cuna de los corredores y el nivel es muy alto. Salir segundo después de haber ganado la primera fecha del mundial me da la certeza de que estoy haciendo bien las cosas. No iba con la idea de correr todo el campeonato y tampoco a pelear un ranking, pero ahora sé que estoy entre los cinco mejores de mi categoría y de todas las fechas. Esto me deja una muy buena sensación.

 

¿Qué vino después de Francia?

Corrí en Canadá, en otra fecha del mundial y quedé en cuarto lugar.

 

Y a nivel nacional, también fue un excelente año

En la primera fecha del Campeonato Nacional Montenbaik Enduro que fue en La Parva, tuve una caída y llegué en el número dieciocho. La segunda fecha que se corrió en Valdivia la gané y, la tercera fecha, en Curacaví, salí segundo. Hasta ahí sentía que tenía chance para repuntar y andar bien durante el año. En la siguiente fecha, llegué séptimo y después, en Pichidangui, se me rompió una pieza de la pata de cambio y no pude terminar la carrera. En resumen, tuve tres fechas malas y dos buenas…

 

Pero tuviste un resultado final histórico

Pasó que, desgraciadamente, se lesionaron varios corredores, entre ellos, “Guga” Ortiz, Felipe Vial y Milciades Jaque. La ausencia de estos competidores hizo que cambiara el paradigma del campeonato y, además, coincidió con que yo estaba entrenando firme. Tuve una muy buena racha y gané las ocho o nueve carreras siguientes. Finalmente logré el título de campeón nacional de la competencia.

 

¿Te sientes, entonces, el mejor de Chile?

Ehhhhh… ¡sí! Me siento un corredor muy completo porque vengo del cross country, tengo una buena base física y sí soy talentoso, pero no quiero desmerecer tampoco a los pilotos que tienen un muy buen nivel. Este deporte no es fácil, si hago una buena carrera sé que puedo ganar, pero requiere de mucha constancia.

 

Y este 2018, partiste con buena racha

En febrero se disputó el Andes Pacífico y obtuve el segundo lugar. Fue una carrera súper luchada y el resultado me deja muy contento y tranquilo para la primera fecha del mundial, que es en marzo, en Lo Barnechea. Luego, viene Colombia, en abril, así que me estoy preparando firme para estas competencias.

 

DE CROSS COUNTRY A ENDURO

A los cinco años tuvo su primera bicicleta y a los ocho, ingresó a la escuela EcoBike donde comenzó a practicar cross country. Subir y bajar los cerros de Peñalolén, junto a sus amigos, se convirtió en su mayor afición, incluso con el tiempo se convirtió en profesor. El pequeño Pedro, hijo de la actriz Angela Contreras y del ingeniero y endurista Roy Burns, dejó de ser una promesa cuando comenzó a ocupar los primeros lugares del podio y a alzar innumerables copas en diversas competencias.

 

Motivado por su entrenador, Juan Hagn, el joven rider complementó su talento en el cross country con el enduro, y aquí descubrió una mayor técnica. Tanto así que, en el 2014, se tituló campeón nacional de ambas disciplinas. Ese mismo año, una fractura en el escafoides lo dejó dos meses fuera de las canchas y tras dos meses de recuperación, regresó en cuerpo y alma, a entrenar y competir en enduro. 

 

¿Cuáles fueron tus primeros logros en esta disciplina?

Me empezó a ir muy bien en la categoría junior, pero también competía por la general, que no tiene rango de edad ni categoría y consiste en descender lo más rápido posible. Aquí comencé a escalar en posiciones hasta que logré el podio. En el 2015, corrí la segunda edición del Andes Pacífico, una competencia similar al Rally Dakar, pero en bicicleta. La carrera dura cinco días, partimos en La Parva y terminamos en la costa. Ocupé el séptimo lugar, siendo el corredor de menos edad y el único chileno en lograr este puesto. Me empecé a creer más el cuento y, en el 2016, salí campeón nacional en la categoría adulto-elite.

 

¿Un título decidor para continuar la carrera?

El 2016 fue un año definitivo porque me adapté muy bien al sistema de las carreras, aprendí a correr, a entrenar, me enganché muy bien con el formato y desde ese momento me empezó a ir mejor. Este año corrí siete fechas del mundial y salí tercero en el EWS.

 

¿Eso significó adquirir un mayor ritmo de entrenamiento y preparación?

Sí, mucha dedicación y constancia y no solo en el día a día, sino año a año. He visto entrar y salir a muchos amigos en este deporte, por eso destaco mi perseverancia. Cuando era chico entrenaba una vez a la semana, después tres veces y, desde el 2013, empecé a entrenar todos los días y a preocuparme también de mi acondicionamiento físico. Iba al colegio en la mañana, llegaba a las cinco a mi casa y media hora después ya estaba arriba de la bicicleta recorriendo los cerros de Peñalolén.

 

¿Y tus papás siempre apoyándote?

Cuando era chico nunca me castigaron con la bicicleta y si me ponía nervioso antes de una carrera nunca me obligaron a competir; al contrario, como vieron que me gustaba y que además era algo bueno para mí, siempre tuve el apoyo de ellos y hasta el día de hoy, lo agradezco. Además, mi papá era quien me compraba las bicicletas, los repuestos o las piezas que, la verdad, son bastantes caras…

 

Pero con todos estos logros, me imagino que cuentas con el respaldo de grandes marcas

Desde que empecé con el cross country tuve el apoyo de algunas empresas. Con el tiempo me pasaron una bici de fibra de carbono y eso fue el auspicio máximo. Después pasé a KTM y yo diría que fue mi primer auspiciador grande. Hoy, cuento con el apoyo de Trek y de un equipo internacional.

 

¿Y qué características tiene tu bicicleta?

Es una Trek modelo Slash 9.9 doble línea enduro, aro 29, con 160 mm de recorrido adelante y atrás y de una geometría muy agresiva. Hace poco fue catalogada como la bici del año.

 

¿Y qué significó formar parte de ese team?

Obtuve posiciones importantes, pero yo diría que gané mucho más en experiencia al correr en el extranjero. Compartí con competidores de muy buen nivel mundial, es decir, con los top 10 del mundo. Viajaba a Europa, me quedaba con ellos en una cabaña y salíamos a entrenar. Esto fue una gran oportunidad y me aportó muchísimo en mi carrera.

 

CALMA Y EQUILIBRIO

Hace dos años egresó del colegio y desde entonces se dedica en un ciento por ciento a este deporte. No se cierra a la posibilidad de estudiar una carrera profesional en el futuro, pues, hoy, está viviendo su mejor momento y quiere disfrutarlo.

 

¿Cómo manejas el triunfo y la frustración?

Siempre he sido mi propio sicólogo. Me tomo las cosas con calma y con humildad y siento que, al final, los resultados hablan por sí solos. Ando en bici porque es mi pasión y porque es lo que más me gusta.

 

¿Qué características debe tener un competidor de montenbaik enduro?

Perseverancia y la cabeza muy clara. Es un deporte en el que vas cerro abajo y se necesita mucha concentración.

 

¿Y esas son tus fortalezas?

Siento que una de ellas es saber manejar la presión antes de una carrera importante. No me gusta sobreexplotarme, sino más bien mantener el equilibrio.

 

¿Te das el tiempo para las cosas propias de tu edad?

Sí, obvio. Hay tiempo para todo, tengo polola y carreteo poco, lo justo y necesario. Por lo general, siempre estoy pensando en vivir la vida, pero también en rendir lo mejor que pueda… muchas veces pienso ¿ir a carretear o tomarme un copete me hará mejor que quedarme en la casa? La verdad es que prefiero estar tranquilo para poder entrenar.

 

Tu hermano Jerónimo va siguiendo tus pasos, ¿cómo lo ves en términos competitivos?

Es muy bueno, súper talentoso y le encanta este deporte, pero creo que él tiene un foco distinto al mío. No es tan dedicado y quizás su idea vaya más por estudiar una carrera, porque le gustan varias cosas.

 

¿Y cómo ves, en general, el nivel de los chilenos en esta disciplina?

En Chile el nivel de los competidores está muy fuerte. De hecho, en Latinoamérica estamos catalogados como los más rápidos. Las categorías son muy competitivas y eso nos impulsa a todos. Creo que el nivel va subiendo cada vez más, porque entrenamos y nos preparamos mucho más. Las carreras son muy peleadas y los tiempos se definen por detalles, creo que este deporte ya llegó a un nivel profesional.

 

“Salir segundo después de haber ganado la primera fecha del mundial me da la certeza de que estoy haciendo bien las cosas”.

“Me siento un corredor muy completo porque vengo del cross country, tengo una buena base física y sí soy talentoso, pero no quiero desmerecer tampoco a los pilotos que tienen un muy buen nivel”.

“Iba al colegio en la mañana, llegaba a las cinco a mi casa y media hora después ya estaba arriba de la bicicleta recorriendo los cerros de Peñalolén”.

“En Chile el nivel de los competidores está muy fuerte, de hecho, en Latinoamérica estamos catalogados como los más rápidos”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación5+4+3   =