Tell Magazine

Entrevistas » Mundo Empresarial

EDICIÓN | Marzo 2018

Por un mundo más verde

Trolley Chile
Por un mundo más verde

Desde el 2015, la ingeniera y alma mater de Trolley Chile, Mónica Vásquez, diseña y fabrica bolsas de carros, contenedores para reciclaje, ropa y accesorios de lona y material orgánico. Su propósito: erradicar las bolsas de plástico, proteger el medio ambiente y contagiar al mundo con un cambio más sustentable y ecológico.

Por Verónica Ramos B. / Fotografía: Francisco Díaz U.

Han pasado más de dos años desde el terremoto y tsunami que azotó a esta región y Mónica aún se emociona cuando lo recuerda. Sus ojos se humedecen y con la voz entrecortada comenta que la ola del 16S arrasó con su taller, ubicado en La Herradura y con una producción completa de su nuevo emprendimiento. Estaba recién partiendo con Trolley Chile y lo perdió todo. Su sensibilidad, espíritu social y perseverancia la ayudaron a levantarse, primero, para ir en ayuda de los demás y, luego, para continuar su rumbo y persistir en lo que ya había comenzado.

Creativa, busquilla y ambientalista de corazón ––la ingeniera en control de alimentos de la Universidad Técnica Federico Santa María, nacida en Escocia e hija adoptiva de Viña del Mar––, a los veintidós años ya había formado su propia empresa de servicio de alimentación para casinos de universidades y otras organizaciones. A este emprendimiento se sumaron varios más, entre ellos, la elaboración de productos artesanales en conserva y Wheatgrass Chile Verde Vivo, enfocado en la distribución nacional de pasto de trigo orgánico.

“Mientras me dedicaba a esto, me puse a indagar en Internet y descubrí que en Australia se elaboraba un tipo de bolsas funcionales. Hice una modificación propia de estas bolsas, pero antes de su lanzamiento realicé un sondeo a través de un video para analizar el impacto de estos productos en el mercado. El resultado fue tan positivo que, en el 2015, decidí formar la empresa Trolley Chile dedicada a la fabricación de bolsas y contenedores para reciclaje y, con ello, erradicar el uso de las bolsas plásticas”, recalca Mónica, quien, en 1996, deja la Ciudad Jardín para radicarse definitivamente en La Herradura, Coquimbo.

En el 2015, incluso antes, en algunas comunas ya existía una ordenanza que incentivaba el retiro de las bolsas plásticas en el comercio

En el sur de Chile, como es el caso de Pucón y Aysén ya existía esta ordenanza y se respetaba. En ese tiempo, participaba en las mesas de trabajo de medio ambiente del municipio de Coquimbo y ya había un programa para dejar de utilizar las bolsas plásticas. Finalmente, el programa Coquimbo Limpio comenzó a funcionar ese año y yo empecé a trabajar con ellos. Pero en septiembre del 2015, producto del terremoto y tsunami que afectó a esta zona, dejó de funcionar por un tiempo.

Pero tú no bajaste los brazos

Siempre he sido muy perseverante y creo que las cosas toman otro sabor cuando se logran. Retomé mi trabajo de Trolley y busqué la manera de orientarlo hacia la reinserción laboral con reos, pero me encontré con una serie de dificultades. Lo deseché y empecé a buscar mujeres de Coquimbo que quisieran trabajar desde sus casas y que tuviesen sus propias máquinas. Lamentablemente esto no resultó y decidí trabajar con emigrantes.

¿Y eso es hasta hoy?

En mi búsqueda por encontrar a personas que fueran a la par conmigo en cuanto a exigencia y calidad, encontré un taller en Copiapó formado por peruanos, incluso uno de ellos se convirtió en el jefe de producción. Dependiendo de los pedidos trabajan entre cuatro a veinte personas, todos son peruanos, los cuales, además de ser perfeccionistas, son muy responsables. Mi hijo mayor, Sebastián Albistur, también trabaja conmigo y es el gerente de operaciones de la empresa.

 

LONA Y PAPEL MINERAL

El sello ambiental es su mayor premisa. Tanto así que con el tiempo comenzó a innovar con otros productos enfocados solo en grandes empresas. “Nosotros elaboramos cuatro tipos de bolsas de carros, bolsas para congelados y contenedores para reciclaje. Todos los diseños son hechos por mí y se fabrican de acuerdo con lo que el cliente solicita”, afirma Mónica.

¿Y el diseño es un talento innato?

La verdad es que descubrí esta habilidad con el trabajo. No me siento una gran diseñadora, pero creo que interpreto muy bien lo que el cliente necesita.

¿Que material utilizas para la elaboración de las bolsas?

Al principio utilicé la lona, pero me di cuenta de que a la gente le gusta más el tnt porque es más barato, sin embargo, este tipo de tela también es contaminante. Busqué otra alternativa que pudiese competir con el precio y funcionalidad del tnt y encontré a un proveedor de papel mineral en Santiago. Este papel es un reciclado de conchas de moluscos, piedras y rocas. Esto se pulveriza y se aglomera con resinas vírgenes. Ellos lo vendían principalmente para la elaboración de cuadernos, mapas, etc. y pensé entonces que me podría servir para un producto textil, porque es repelente al agua, al aceite, es flexible y no se rompe. Finalmente, reemplacé la lona por este papel mineral, y busqué una imprenta que pudiese manufacturar industrialmente este material orgánico, lo que me permitió abaratar costos.

¿Pero sigues fabricando en lona?

Las bolsas de carros para supermercado son de lona y los contenedores para reciclaje, que son de seis tipos, están hechos en papel mineral y lona. También elaboro buzos en papel mineral para la Armada y empresas mineras, accesorios para mascotas y capas para la lluvia.

¿Y en el caso de los contenedores?

Fabricamos contenedores domésticos para clasificar la basura. Tenemos una línea de lona y otra de papel mineral que llevan velcro y sirven para espacios más pequeños.

¿Cuáles son las principales características de tus productos?

Son ciento por ciento funcionales y las materias primas son de altísima calidad y muy nobles. Tienen un precio justo, los diseños son muy atractivos y el cliente siempre queda contento. Ahora, lo más importante es el sello de la empresa en cuanto a su contribución en el cuidado del medio ambiente y todo lo que realizamos respecto a la gestión del conocimiento y educación medioambiental. Nuestros productos además, son certificados bajo la norma ISO 14001.

¿Cuentas con fondos o ayuda estatal?

Postulé a un capital semilla, pero tuve pésima experiencia. Ahora, gracias a ProChile, me he adjudicado entre cuatro a cinco capitales en el año. Esto me permite costear los viajes y las agendas. He asistido a varias ruedas de negocios en Colombia, Costa Rica, Panamá, El Salvador. Participé también en una licitación con una empresa canadiense y me la gané. Este es un gran logro porque competí con empresas super potentes a nivel mundial.

 

MADE IN CHILE

Trolley Chile opera de manera descentralizada. Su área textil se desarrolla en Copiapó, mientras que la parte comercial se concentra en Coquimbo. En Viña del Mar se gestiona toda su área operacional y en Santiago están sus proveedores.

¿Tienes posibilidades de concentrar el área textil en esta zona?

La verdad es que no. El capital humano para mí es fundamental y no solo por la experiencia que tienen los peruanos, sino porque la calidad de manufactura que ellos desarrollan es increíble. El control de calidad lo hace directamente el jefe de producción en Copiapó y el cuarto control se hace en Coquimbo, entonces la merma que tengo debe ser de un uno por ciento y eso es casi imposible de lograr en este tipo de empresa.

¿Cuál es tu registro de producción?

Es relativo. En cuanto a volumen hemos realizado diez mil, cinco mil o cuatro mil unidades de un producto, incluso cien o cincuenta unidades. Esto depende de los pedidos.

¿Y qué se viene para este 2018?

Pretendo seguir trabajando con las empresas y lo que busco es la internacionalización de mis productos porque a pesar de que me encantaría que en Chile se valorase mucho más este trabajo, en el extranjero, y en especial en los países latinoamericanos, se valora muchísimo más. Por ejemplo, me encanta que en Costa Rica y Canadá existan mis productos porque podrían importarlos de cualquier otra parte del mundo, sin embargo prefieren estos que son Made in Chile. Por otra parte, quiero dedicarme a la innovación social con las comunas rezagadas.

Más que producir y vender, Trolley Chile tiene, sin duda, un fuerte compromiso social

Siempre estoy innovando al respecto, incluso todos los años organizo dos o tres eventos con exposiciones de productores locales. Mi meta para este año es realizar un evento mensual. En definitiva, mi propósito va más allá de las utilidades económicas. El resguardo del medio ambiente es lo prioritario y no transo en esto. Muchas empresas ponen mayor énfasis en las ganancias económicas y no perduran en el tiempo por lo mismo. A mí no me va a pasar esto porque tengo muy clara mi intención y siento que contagio a mucha gente por un mundo más verde.

 

“… descubrí que en Australia se elaboraba un tipo de bolsas funcionales. Hice una modificación propia de estas bolsas, pero antes de su lanzamiento realicé un sondeo a través de un video… El resultado fue tan positivo que, en el 2015, decidí formar la empresa Trolley Chile”.

“Las bolsas de carros para supermercado son de lona y los contenedores para reciclaje, que son de seis tipos, están hechos en papel mineral y lona”.

“...mi propósito va más allá de las utilidades económicas. El resguardo del medio ambiente es lo prioritario y no transo en esto”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación1+3+5   =