Tell Magazine

Entrevistas » Mujer

EDICIÓN | Marzo 2018

Con todos los sueños del mundo

Marcela Mercado, gestora cultural
Con todos los sueños del mundo

Hace propia la frase de Fernando Pessoa para graficar que dentro de sí, pareciera vivir una máquina de ideas que fluyen sin parar. Suele describirse como enamorada de los libros, de sus hijos y del rescate de la memoria. Cada semana se reúne virtualmente con cientos de auditores con quienes comparte un especial club de lectura en la República de las letras en Radio Sol y, hoy, se siente en el séptimo cielo como coordinadora literaria de la Octava Versión de Filzic. Y es que una mezcla entre porfía y azar la puso en el mejor lugar en que podría estar: nadando entre libros, aunque sea contra corriente.

Por Pamela Rodríguez T. / Fotografías por Rodrigo Herrera

Nació en Calama, ciudad heroica, como la define, y se imagina divertida que su nombre sería Natividad del Señor si su fecha de nacimiento hubiese sido distinta. “Pero nací el 11 de febrero, Fiesta de Nuestra Señora de Lourdes, por lo que de virgen llevo el segundo nombre”, nos dice.

No se complica en decir que bordea los cincuenta y, de hecho, continuamente hace referencia a la edad como un factor de sabiduría, relajo y cierto dejo de descaro de quien ya sabe lo que hace y no tiene tiempo para arrepentimientos.

Marcela Mercado, poco a poco, se ha posicionado como una mujer fuerte dentro de la escena cultural local. Ha desarrollado importantes trabajos de mediación de audiencias, difundiendo el trabajo de fotógrafos, como el de Cristián Ochoa y el artista Marko Franasovic, a quienes ha motivado y acompañado en la producción de obras y exposiciones.

Hoy cumple un sueño al ser la conductora, productora, editora y hasta encargada de catering de La República de las letras, programa radial que se transmite los martes a las 22:00 horas a través de Radio Sol y que se encuentra ya en su tercera temporada. “Cada semana leemos un libro que luego comentamos en una hora de conversación y música. Este año nos adjudicamos el Fondo Nacional de Fomento del Libro y la Lectura. La República… es mi máxima chochera”, señala orgullosa.

En paralelo, asumió la Coordinación Literaria de la octava versión de la Feria Internacional del Libro Zicosur de Antofagasta 2018, que se realizará entre el 25 de abril y el 6 de mayo. Además del periodista, escritor y cineasta Alberto Fuguet, los organizadores confirmaron a Guillermo Parvex, Carlos Tromben y Diamela Eltit.

¿En qué consiste el trabajo que desarrollas en Filzic?

Es un trabajo maravilloso, donde contacto y gestiono la visita de connotados autores, tanto de Chile como del mundo. Es una labor que me tiene encantada, pues estoy al teléfono a diario con Alberto Fuguet, Mauricio Redolés o Diamela Eltit.

¿Cómo es Marcela Mercado fuera de su trabajo, qué la define?

Ser mamá y cocinera… la cocina tiene un valor ancestral en mi vida, mis bisabuelas y mis abuelas vivieron de ello; con mi madre leíamos poesía mientras amasábamos pan o berlines para la once. Creo absolutamente en la cocina como espacio de encuentro, el que llega a mi casa sabe que siempre hallará panqueques o un queque bien horneado. O tostadas con palta… o algo similar.

¿Qué es lo que más ama?

Mis hijos, mi paisaje y mis libros. Por razones distintas. Mis nenes porque son perfectos y fuera de serie, mi paisaje porque no existe lugar más bello en el mundo, ni paisaje más variado en la paleta de colores que el desierto, y mis libros porque me constituyen. No tengo conciencia de no haber sabido leer. He sido Jo de Mujercitas, Anna Frank, Emma Bovary, María Nadie y La Amortajada. Las mujeres de mis textos habitan en mí.

¿Cuáles son tus principales temores?

Soy una señora de muchos años, ya le perdí el miedo a la vida.

 

GESTORA CULTURAL

¿Cuándo nace este amor por tu trabajo cultural?

Crecí en pleno apagón cultural, por ello descubrí el amor al arte a través de los libros. Antofagasta es una ciudad pequeña y en la que te tropiezas en cada lugar con manifestaciones artísticas o culturales, los bailes religiosos, un cerro escrito, las playas y sus roqueríos… imposible sustraerse a tanta belleza.

¿Por qué escogiste esta disciplina sobre otra?

No tuve la fortuna de escogerlo. Estudié Contador Auditor y Derecho, cuatro años cada carrera, pero no terminé. Sólo la lectura ha sido permanente en mi vida. Un taller literario me llevó a un Diplomado en Gestión Cultural. En mi vida todo ha sido fruto del azar.

¿Y cómo llegaste a ser parte de la Corporación Cultural La Toma?

El verano del 2016 surgió la idea de armar una corporación para poder optar a la Ley de Donaciones Culturales. En ese sueño estábamos junto al fotógrafo Cristián Ochoa, Bernardo Cienfuegos, el artista visual Marko Franasovic y mi hija Francisca. No teníamos nada, salvo una reflexión acerca del arte, del valor del paisaje, del territorio que era común.  

¿Cómo nace esta búsqueda incesante de espacios para el desarrollo de la cultura? ¿Con qué áreas artísticas trabajan?

Somos una corporación en que los recursos son proporcionados por nosotros mismos o por alguna gente que nos apoya, así que lo nuestro es abrir espacios para el desarrollo del arte que aporta y pone en valor nuestro territorio, que fortalece nuestra identidad.

La gestión cultural es un campo en continuo desarrollo. ¿Consideras que existe un solo concepto con el que se pueda definir esta disciplina?

Me imagino que existen distintas miradas. Supongo que la gestión cultural se puede agenciar desde dos miradas muy definidas: una desde la industria, generando o creando audiencias para promover determinados productos, y otra, que es la que suscribo, desde la puesta en valor del arte, del artista, el rescate de nuestro patrimonio, la reflexión e investigación de nuestro espacio.

Esta carrera de gestor cultural es relativamente nueva ¿la consideras necesaria?

Claro, en el actual modelo para gestionar es muy necesario tener formación académica. El gestor cultural es, muy a pesar de la cultura misma, un producto de este modelo de fondos concursables.

¿Quiénes crees que tienen mejores cualidades para este tipo de gestión, los hombres o las mujeres?

La rigurosidad, el cumplimiento de la palabra empeñada, el compromiso, el profundo amor por nuestra tierra, la pasión por el conocimiento es común a ambos géneros.

¿Algún consejo para aquellos que deseen dedicarse en el futuro a la gestión cultural?

El protagonista es siempre La Tierra, nuestra Tierra. Poner en valor a nuestros artistas maravillosos, qué han visto y qué ven, cómo van delante de nosotros, generando identidad, valores, patrimonio artístico y cultural. Esas son las mejores herramientas que tiene un pueblo para ser feliz y bello.

MUJER

¿Crees que la mujer ha ido adquiriendo mayor protagonismo en la escena regional en los últimos años?

Me parece que no es relevante que la mujer adquiera más o menos protagonismo, sino cuál es el modelo de gestión que se pretende implementar.

¿Cómo evalúas el trabajo femenino?

Me gustaría que todas tuviéramos dinero y un cuarto propio, libre y gratuito. Sin trabajar. La Virginia Woolf decía que ninguna mujer podía crear nada sin estas dos cosas.

¿Qué falta por hacer para seguir potenciando la presencia femenina?

Creo que debemos potenciar la presencia de mujeres y hombres buenos e inteligentes, amantes del arte y el territorio.

¿Te sientes un referente en la escena cultural regional?

Soy solo una señora profundamente enamorada de la vida.

 

“Amo a mis hijos, mi paisaje y mis libros, porque me constituyen. No tengo conciencia de no haber sabido leer. He sido Jo de Mujercitas, Anna Frank, Emma Bovary, María Nadie y La Amortajada. Las mujeres de mis textos habitan en mí”.

“…la gestión cultural se puede agenciar desde dos miradas muy definidas: una desde la industria, generando o creando audiencias para promover determinados productos, y otra, que es la que suscribo, desde la puesta en valor del arte, del artista, el rescate de nuestro patrimonio, la reflexión e investigación de nuestro espacio”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación7+6+3   =