Tell Magazine

Columnas » Cine Paralelo

EDICIÓN | Marzo 2018

Somm: Into The Bottle

Por Maximiliano Mills ~ www.maxmills.com
Somm: Into The Bottle

Las primeras escenas de Into The Bottle filmadas con una colorida e inmaculada alta definición, te predisponen a una conexión íntima, verdadera cápsula de tiempo que te aleja de la hiperconectividad existente en estos días. Sommelier: dentro de la botella es el paseo profundo hacia los mejores y más míticos viñedos del mundo.

Sobrepasando la usual pregunta: ¿De qué se trata el vino y por qué razones es importante?, la narración está subdividida en diez capítulos donde próceres viñateros, herederos vitivinícolas, sommeliers, historiadores y enólogos agarran tu nariz, tu paladar y tu copa para llevarte donde los mortales conocedores difícilmente llegaremos: imágenes donde comenzó la historia en Napa, los altibajos de ser productor de vino, cómo las guerras mundiales casi arrasan con las parras de Europa, bajar a la cava más legendaria del mundo con el mismísimo Aubert Villaine como tu anfitrión o el inesperado clímax, enterándote cómo el Master Sommelier Fred Dame sirvió a miembros de la CIA… c-i-n-c-u-e-n-t-a copitas de una sola botella de Chateau Lafite Rothschild 1870; un vino tan escaso, que incluso ¡se duda de su existencia!

Si hay una palabra para describir la experiencia que resulta de sentarse a mirar Sommelier: en la botella esta es ¡conmovedora! ¿Cómo no hacerlo cuando ves que abren una de las últimas diecinueve botellas que hay de un Champagne Ruinart del año 1969? ¿O conociendo viñas como Schloss-Vollrads, en Alemania, que ha estado elaborando vinos desde el año 1.200 y ya han producido más de setecientas vendimias? ¿Viendo que Jean-Louis Chave, de Hermitage, abre una botella 1968, cuyo vino es creación de su abuelo? ¿O cuándo la historiadora y sommelier del vino Kelli White descorcha una botella de Mondavi ‘66? Luego, siguiendo a Aubert de Villaine, estremecerte de solo pensar… ¿lo maravilloso que es poder bajar los peldaños que llevan a la cava de Domaine Romanée-Conti, donde está reposando un Pinot Noir, el vino más caro del mundo? (y escuchando al Master Sommelier Brian McClintic, contando con desazón cómo incluso los mayores expertos de Borgoña nunca en su vida han ingresado a la cava de Domaine Romanée-Conti). Aquí Aubert de Villaine abre una botella 2004, afirmando que “el vino está destinado a ser disfrutado y que no es una mercancía para vender o comprar”.

Estos capítulos se alternan con otros donde vemos historias sorprendentes, como un libro que registra la primera vendimia en un condado alemán ¡el mismo año que Cristóbal Colón descubrió América!; o al sommelier Paul Grieco explicando por qué agradece que exista la “tiranía” de los puntajes instaurada por Robert Parker en Wine Advocate; de donde surgió el nombre con que fue nombrada la viña “Hermitage”; cómo desaparecieron en Alsacia las botellas de Riesling anteriores al año 1940; o cuando la libertad creativa en un vino italiano pudo apartar la relación entre un padre con su hijo, quien nunca fue perdonado por utilizar barricas de roble francés, o conocer algunos de los maridajes favoritos de connotados sommeliers: Geoff Kruth jamás disfruta las ostras sin beber una copa de Moscatel y Yoon Ha piensa que ¡un Hot-Dog se acompaña fantástico con un Beaujolais!

Quizás falta tiempo para que la pantalla de un televisor emita aromas, pero aquí no se extraña. Las imágenes son lo suficientemente vívidas para ayudarte a visualizar las esencias que escapan de cada botella descorchada frente a la cámara. Pero, además, esta película es un viaje directo al conocimiento del vino histórico, técnico y emocional. Si mañana aterrizaran extraterrestres en mi casa y me pidieran que les explicara ¿qué es el vino?, los sentaría a mirar Somm: en la botella. Estos capítulos del vino te acercan con su espíritu original y lo hacen lucir menos intimidante e intelectual, afirmando lo que todos sentimos y por lo que todos vibramos cuando escuchamos que una botella ha sido abierta… ¡El vino es vida!

Por esto, creo que si la serie Somm se completara en formato de trilogía, debería terminar respondiendo la pregunta con la que todos nosotros rozamos el éxtasis: ¿Qué es la vida sin vino?

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación5+7+2   =