Tell Magazine

Espacio Inmobiliario » Espacio Inmobiliario

EDICIÓN | Febrero 2018

AGUA Y BELLEZA

Claudio Aguayo, piscinas de autor
AGUA Y BELLEZA

En un mundo que construye en serie, donde los espacios exteriores no siempre reciben la atención que merecen, el trabajo de este diseñador cobra sentido. Su propuesta es darle valor agregado a las piscinas, hacerlas únicas y transformarlas en verdaderas obras de arte.

Por Mónica Stipicic H. / Fotos Andrea Barceló y gentileza de Claudio Aguayo

Piedras, cascadas, mosaicos. Pinturas, caminos de agua, iluminación. Todo suma y puede hacer la diferencia en el trabajo de Claudio Aguayo.

 

“Es común ver, en muchos proyectos inmobiliarios, condominios nuevos con casas de diseño de gran valor comercial, pero carentes de propuestas innovadoras en sus espacios exteriores, con piscinas y jardines con tímidos diseños, seriados y con un notorio temor a diferenciarse. Afortunadamente, en los últimos años esto ha ido cambiando; hay propietarios más vanguardistas que optan por un espacio de piscina y jardín integrador, que incorpore arte y diseño”, explica.

 

Diseñador industrial la Universidad Católica de Valparaíso, la veta creativa es parte fundamental de su formación. Y aunque nunca pensó que iba a construir piscinas, tuvo que empezar a relacionarse tempranamente con el tema del agua, o lo que él llama su “fundamento poético”. Y a principios de los noventa comenzó a trabajar en una empresa de piscinas. “Me metí en el área de todo lo que es wellness, toda la parte spa, saunas, tinas de hidromasajes, jacuzzi. Y al mismo tiempo, las piscinas. En ese momento se trabajaba mucho con piscinas de fibra y desarrollé algunos prototipos”, recuerda.

 

¿Tuviste que estudiar el tema del agua?

Sí, me empecé a meter en el tema y a estudiar el agua desde el punto de vista molecular. Pero también a vivirla, a practicar mucho deporte acuático, mucho kayak. Aprendí a manejarla, a indagar sobre materiales, tecnología, formas de construir con materiales novedosos. Cuando decidí independizarme tenía una visión completa del mercado, del marketing, del diseño.

 

Y te diferenciaste a través del arte…

Hice un diplomado de arte en la Católica y una pasantía con Eugenio Dittborn. Pero más allá de crear obras de arte, me motiva que cada proyecto sea un aporte al relajo y al poco tiempo disponible para compartir en familia, además de un vehículo cultural, que propone armonizar la existencia de la tecnología del agua con la naturaleza y las costumbres de cada cliente.

 

ARTE EN TODO

 

¿Pensaste en meter el arte adentro de la piscina? ¿Que quedara afuera? ¿Combinarlo? ¿Cómo fuiste armando las ideas?

Lo primero que pensé fue que el espacio tenía que ser habitable y dar lugar al nado, a la contemplación, al disfrute y a compartir en torno al agua. Así que empecé a aplicar arte en las paredes, bajo el agua… saqué el agua de la piscina y la hice circular por el jardín y levanté muros con las mismas caídas de agua.

 

Muy de la mano con el paisajismo.

Absolutamente. De hecho, también estudié paisajismo. Aunque lo acoto a mis espacios y hago soluciones de paisajes alrededor de la piscina, no pretendo hacerlo a nivel urbano, sino más bien en lo creativo e integrado a mi trabajo en el agua.

 

Cuando el arte está dentro del agua se deforma, el agua cambia la perspectiva. ¿Cómo trabajaste eso?

Empecé a trabajar el agua como si fuera un lente de aumento, porque tiene un movimiento único. Ninguno movimiento va a ser igual a otro y eso significa que lo que yo haga debajo del agua, va a tener movimiento propio. Y para eso hay que pensar en figuras que se mueven, no en cosas estáticas.

 

Haces mucho mosaico, ¿también puedes pintar en una piscina? 

Empecé con mosaicos, pero después comencé a fusionar con técnicas de trabajo con resina epóxica, que es de colores y permite pintar bajo el agua. La piscina se transforma en mi soporte pictórico y, afortunadamente, los clientes siempre me permitieron la libertad de interpretar sus gustos y sus estilos de vida y proponer yo las temáticas.

 

¿Siempre trabajas desde cero o puedes intervenir piscinas que ya están hechas?

Últimamente está pasando que hay tantos proyectos mal hechos, tanta gente irresponsable que se dedica al tema, que está surgiendo un mercado nuevo: el de las remodelaciones de piscinas. Yo las tomo y presento un nuevo proyecto.

 

¿Sólo piscinas de cemento o también se puede hacer en piscinas de fibra de vidrio?

En este momento estoy trabajando con piscinas de hormigón. Pero la verdad es que me estoy preparando para poder trabajar en piscinas de plástico, que son todas iguales porque se hacen a partir de moldes y quiero poder personalizarlas.

 

Que no es lo mismo que enchularlas... 

No, enchular no es diseño ni es arte. Lo que yo propongo es diseño de autor.

 

 

ACCESIBLE Y ÚNICO

 

“Hoy las piscinas están mucho más al alcance de las personas. Y obviamente hay diferentes tipos de piscina, diferentes precios, calidades, tipos de filtrado, de iluminación, revestimientos y toda una combinación de cosas que hace que el producto sea más o menos accesible. Si tú a eso le agregas arte, alcanzas un nivel aún mayor. Y hay un mercado para eso”.

 

¿Cuáles son los materiales que más usas?

El hormigón visto. Y lo acompaño con plataformas de piedras. Me gusta la idea del borde lacustre, a veces con bolones de río sumergidos en un dejo de agua delgado. También podemos hacer un modelo de playa o reemplazar los barandales por bloques de vidrio, muy minimalistas. Me importa mucho el tema de la iluminación, hoy se usan halógenos, y a mí me gustan sólo los de luz blanca, porque las luces de colores no son diseño, son enchulamiento.

 

¿Estas son piscinas más complejas de mantener? 

No. Hay que saber usarlas no más, pero no es necesario pintarlas de nuevo ni nada parecido si se les cuida como corresponde. Hoy existen materiales de última generación que permiten mucha mayor duración, pero son un poco más caros, como revestimientos sobre la base de cuarzo y arenas con colorantes.

 

¿Cuánto más hay que gastar para tener una piscina como las que tú haces?

No es ni el doble ni el triple, sino que un veinticinco o un treinta por ciento sobre el valor normal. Esto es diseño de autor asequible, al alcance.

 

 

“El espacio tenía que ser habitable y dar lugar al nado, a la contemplación, al disfrute y a compartir en torno al agua. Así que empecé a aplicar arte en las paredes, bajo el agua… saqué el agua de la piscina y la hice circular por el jardín y levanté muros con las mismas caídas de agua”.

“Últimamente está pasando que hay tantos proyectos mal hechos, tanta gente irresponsable que se dedica al tema, que está surgiendo un mercado nuevo: el de remodelaciones de piscinas. Yo las tomo y presento un nuevo proyecto”.

“Me gusta la idea del borde lacustre, a veces con bolones de río sumergidos en un dejo de agua delgado. Me importa mucho el tema de la iluminación, hoy se usan halógenos, y a mí me gustan sólo los de luz blanca, porque las luces de colores no son diseño, son enchulamiento”.

Otros ESPACIO INMOBILIARIO

» Ver todas los espacio Inmobiliario


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación6+9+8   =