Tell Magazine

Entrevistas

EDICIÓN | Febrero 2018

El Iquique del futuro

Marco Gómez
El Iquique del futuro

Seducido por la calidad de vida de la región, el gerente general de la Asociación de Industriales de Iquique decidió que aquí proyectaría su futuro. Hace más de una década trabaja por la consolidación del gremio empresarial en la zona, mientras junto a su mujer ven crecer a sus tres hijos en un entorno ideal para combinar vida familiar y el desarrollo profesional. Con amplia experiencia en el mundo del servicio, hoy nos cuenta sobre los planes que la AII busca consolidar este 2018.

Por Claudia Zazzali C. / Fotografías Soraya Valdivieso.

Para Marco Gómez, gerente general de la Asociación de Industriales de Iquique, hacer negocios no sólo es cumplir con lo que solicita el cliente y generar utilidades. Para él, hacer empresa es producir de forma sustentable. Por ello, desde la AII impulsan temas como los Acuerdos de Producción Limpia Metalmecánico y del Borde Costero, además del desarrollo de diversas iniciativas relacionadas con la nivelación de estudios, capacitación y el trabajo con jóvenes de la región.

 

“Creemos en proyectar a Iquique como una plataforma de negocios entre Asia y Sudamérica, lo que implica que apostamos por la internacionalización de nuestros proveedores locales, realizando programas focalizados en entregarles las herramientas necesarias para lograr dicha meta”, indica Gómez.

 

¿Cuáles son los actuales objetivos de AII?

Apoyar el crecimiento de los proveedores de la región de Tarapacá, fortalecer la especialización del capital humano de la región, generar lazos entre proveedores y mandantes, e impulsar la prospección e internacionalización de las empresas regionales. Actualmente, la AII se está insertando en otras áreas de desarrollo, como es el turismo, la pesca, la construcción, entre otros, y nuestros objetivos son transversales para todo ellos.  Nuestra lucha va por el lado de privilegiar lo regional a la hora de la contratación.

 

¿Cómo entiende la AII el concepto de desarrollo?

Creemos que el fortalecimiento de los proveedores locales y del capital humano de la región, es muy importante para el desarrollo y crecimiento de Tarapacá y, si no privilegiamos lo local, seguiremos con la dinámica de lo últimos años. El centralismo acá es fuerte y la macro zona norte ha ido ganando terreno paulatinamente. Es por esto que muchas de nuestras iniciativas van enfocadas a esto. La inversión privada en este sentido es vital, pero la sustentabilidad de los procesos debe cuidarse mucho. Hoy la comunidad está muy empoderada y, a veces, hay que derribar algunos mitos y elementos burocráticos de legislaciones y procesos que se han ido quedando en el pasado. La carga tributaria de los grandes mandantes y empresas no puede seguir terminando en Santiago, mientras las regiones siguen postergadas en inversión pública.

 

¿Cuáles son sus principales proyectos?

Vamos a continuar con nuestro programa “Más Proveedores”, la instalación del Parque Industrial de Pozo Almonte, el desarrollo de iniciativas relacionadas con la Ley REP, como el proyecto “Modelos de Gestión Sustentable de Residuos”. También incursionar en proyectos relacionados con la eficiencia energética.

 

Sabemos de la importancia de poder fomentar el emprendimiento en una etapa temprana, por lo que desarrollamos el proyecto “Desafío Emprende Tarapacá”, el cual va enfocado a los estudiantes de nuestra región. También apostamos por la internacionalización de nuestros proveedores locales, ofreciendo programas —Node—focalizados a entregarles las herramientas necesarias para poder lograr dicha meta. Una de ellas es el B2B Rueda de Negocios, plataforma comercial que permite a los proveedores locales reunirse con mandantes nacionales e internacionales, principalmente, del ámbito minero.

 

LA HISTORIA

 

Cuando comenzó, en 1976, Zona Franca de Iquique ya empezaba a imponer nuevos desafíos para la región, siendo la línea de trabajo el mejoramiento de las condiciones de los usuarios y área industrial. En 1996, cuando el gremio ya era oficialmente AII, nuevos inversionistas aterrizaron a la región y también las compañías mineras, provocando que la Asociación de Industriales se expandiera específicamente a ese sector, además de los otros con los que ya estaba alineada, según el desarrollo regional.

 

“Como gremio, queremos generar una masa crítica de empresas locales de altísimo nivel. De este modo, ganan todos, las mandantes mineras tienen empresas locales con las cuales hacer negocios; las empresas locales pueden trabajar con ellas y abrirse a nuevos mercados; todo esto, por supuesto, tiene un impacto positivo en la economía regional”, señala Gómez.

 

¿Cuáles son los desafíos más importantes en la región?

Hoy estamos ad portas de otra administración, y esperamos que esté por potenciar el desarrollo económico. No existe mejor política social y creación de valor compartido que fomentar la actividad emprendedora y la inversión. Además, en el ámbito minero, se viene la implementación de Quebrada Blanca Fase 2, que son más de cinco mil millones de dólares en inversión. Eso, sin duda, nos pondrá a prueba como región.

 

¿Qué ha significado el ser región?

Una lucha permanente contra el centralismo. Hoy aún existe la costumbre arraigada de que para hablar de descentralización, debemos ir a Santiago. Aún se mantienen las casas matrices y grandes proveedores en Las Condes, y es la eterna historia de los sistemas de turnos. Si queremos potenciar las regiones debemos, como país, dotarlas de una mejor infraestructura, mejorar la educación y salud regionales e incentivar a los profesionales a quedarse y hacer crecer su territorio. No podemos ser solo ciudades dormitorio.

 

¿Cómo percibes el crecimiento de Iquique desde tu rol en la AII?

La potencialidad de Iquique es evidente. Tenemos minería asegurada por cincuenta años más, lo que trasciende a otros ámbitos como la industria inmobiliaria, que ha sido reimpulsada, además, por el turismo corporativo. Este último eje, en los próximos años, adquirirá mayor importancia en cuanto a PIB, sobre todo por ZOFRI y el turismo de intereses especiales. El aporte portuario y pesquero será también fundamental, sobre todo una vez se modernicen las legislaciones aduaneras y la IGPA, respectivamente.

 

¿Puede Iquique ser una plataforma desde la que Chile se posicione en el mundo?

Tenemos una ventaja geográfica, el know how de cómo hacer negocios con el extranjero, además de contar con un sistema franco y portuario sólido. Creemos en proyectar a Iquique como una plataforma de negocios entre Asia y Sudamérica. Eso sí, necesita el compromiso central.

 

¿Cómo se armoniza el crecimiento económico con el mejoramiento de la calidad de vida de las personas?

Iquique requiere mejorar en materia de red asistencial. Hay que atraer especialistas. Los jóvenes están emigrando a la capital a estudiar, cuando debiésemos incentivar el estudio local. Faltan facultades específicas, como la de medicina. El deporte es también algo a lo que no se le ha dado la importancia que merece. Tenemos una buena institución, como lo es Club Deportes Iquique, pero no tiene un estadio a la altura. Cada día hay menos canchas de tenis y la planificación urbana no está contemplando áreas de desarrollo de deporte masivo, más allá del borde costero. Hay que presionar mucho en este sentido a las nuevas autoridades. El deporte salva y mejora vidas e Iquique es de naturaleza deportiva, ya que por clima se puede practicar todo el año.

 

¿Qué esperas para este 2018 para el gremio que representas?

Este será un año de instalación de un nuevo gobierno y esperemos que sean autoridades que privilegien lo técnico por sobre lo político, que permita un trabajo fluido y conjunto, en la creación de oportunidades en la región. En mi rol, espero atraer y aunar voluntades, tanto en lo público como en lo privado, para el cumplimiento de los objetivos de la AII. Tenemos varias áreas de acción en la asociación y tengo un muy buen equipo humano detrás, por lo que espero sea un año de recoger los frutos que hemos sembrado entre todos y en nuestra nueva casa: Edificio Industriales.

 

“Como gremio, queremos generar una masa crítica de empresas locales de altísimo nivel. De este modo, ganan todos, las mandantes mineras tienen empresas locales con las cuales hacer negocios; las empresas locales pueden trabajar con ellas y abrirse a nuevos mercados; todo esto, por supuesto, tiene un impacto positivo en la economía regional”.

“Si queremos potenciar las regiones debemos, como país, dotarlas de una mejor infraestructura, mejorar la educación y salud regionales e incentivar a los profesionales a quedarse y hacer crecer su territorio. No podemos ser solo ciudades dormitorio”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación9+7+7   =