Tell Magazine

Columnas » Tecnologia

EDICIÓN | Febrero 2018

Vacaciones, los niños y la tecnología

Vacaciones, los niños y la tecnología

Febrero es el mes por antonomasia que los chilenos usan para salir de vacaciones. ¿Cuáles son los consejos recomendados para el uso de tecnología?

No es novedad que los dispositivos móviles, cualquiera sea su plataforma, son adictivos. Las redes sociales, juegos y tanta otra cosa nos tienen pegados a sus pantallas. Pero las vacaciones debieran —al menos en su significado— servir para despegarse de ese ajetreo diario, calmar el cuerpo y mente de las intensidades del año, especialmente para los menores. Y sí, para los niños dejar la tecnología es algo difícil pero que, a la larga, es muy beneficioso.

Un estudio de la Universidad de Michigan (enero 2018) muestra que los adolescentes estadounidenses mantenían una vida satisfactoria con una autoestima alta desde la década del noventa, sin embargo, todo empezó a cambiar en 2012, cuando los niños empezaron sentirse deprimidos y no se creían felices.

Ese año, cuando la satisfacción de vida se desplomó, la penetración de los teléfonos inteligentes superaba el cincuenta por ciento en EE.UU. y el uso de dispositivos móviles sobrepasaba las cuarenta horas a la semana. En Chile, según un estudio de McKinsey del 2017, más del sesenta y cinco por ciento tiene un smartphone y más del setenta y uno por ciento tiene acceso a internet. Además, el promedio de uso estaría alcanzando las treinta y cinco horas a la semana, según IMS.

El estudio relaciona el intenso uso de la tecnología y la permanente necesidad de estar frente a la pantalla con el aumento en la depresión y la ansiedad en niños y adolescentes. “Es como comida chatarra para la mente”, dice Diane Tanman, una de las autoras del paper. Es por eso que existe la necesidad de normar, sobre todo en vacaciones, el uso de la tecnología.

Pasar tiempo al aire libre y el contacto real con sus amistades y familia es primordial. Tampoco se trata de una prohibición completa, dice la profesional: “un niño que usa entre una a cinco horas a la semana es más feliz, versus su par que no tuvo ningún minuto frente a un dispositivo”. Estamos en una fase de cambio cultural y la tecnología está jugando un rol importante. Ahora sólo tenemos que asegurarnos de equilibrar la vida virtual con la vida real. 

 

Otras Columnas

Chandigarh, moderna integración urbana
Asia Dónde Vamos
Túnel Universo
Astronomía
Cartas de Amor
Cine Paralelo
Viña es un festival
Presta Oído
El último villano
Presta Oído
Comida Saludable
Rodrigo Barañao
FELICIDAD
Monocitas
Sobre relictos y santos
Archivo Histórico
» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación7+6+8   =