Tell Magazine

Columnas » Cine Paralelo

EDICIÓN | Febrero 2018

Cartas de Amor

Por Maximiliano Mills – www.maxmills.com
Cartas de Amor

Aunque detesto usar el Spanglish existe una expresión, que por su mortificante brevedad ha rondado en mi vida desde cuando vivía en Australia… What if? En castellano significa “¿Qué hubiera pasado si?”… y la verdad es que me he pasado la segunda mitad de mi vida preguntándome; “¿Qué hubiera pasado si le tomaba la mano?”… “¿Qué hubiera pasado si le hubiera declarado mi amor?”… “¿Qué hubiera pasado si le doy un beso?”. Habiendo crecido junto a un padre Géminis nunca estuve muy seguro en el terreno afectivo y sentimental. Ni siquiera cuando una mujer me ha confesado que está enamorada de mí. Pero habitualmente, cuando la oportunidad ya había pasado, regresaba la quemante pregunta… What If? Quizás por esta razón Cartas de amor ha sido un reflejo de mi vida romántica.  

Love Letters es un drama-romántico de 1999 estrenado en la cadena de televisión ABC. Fue dirigida por Stanley Donen y está basada en la obra de Broadway de 1988 escrita por A. R. Gurney. Es protagonizada por Laura Linney (Melissa Gardner) y Steven Weber (Andrew Ladd). Fue el mismo Gurney quien adaptó su obra al cine. Donen había concebido que fuera una película para ser estrenada en cines y a nivel internacional, pero un bajo presupuesto de producción lo forzó a realizar una película solo para televisión. Esto fue un inmenso desperdicio. Si hablamos del género de cine romántico, esta película es tan grandiosa como Los puentes de Madison pero muy pocos la conocen. Yo hace muchos años la descubrí por casualidad en la televisión por cable. Es una joya fílmica con un pulso visual que emociona. Narra la historia de un senador de Estados Unidos y la mujer que ama y con la que usualmente mantiene contacto solo por correspondencia. La película cuenta en raccontos cuando se conocen la primera vez siendo niños y comienzan a escribirse durante toda la vida. Andrew define sus aspiraciones políticas y pospone a Melissa, quien se convierte en una artista.

Esta es una película para adultos que adoran el teatro y no necesitan una orgía de escenas con acrobacias, efectos especiales que desafían la gravedad y mucho ruido acosándote. Atrapa la forma ingeniosa en que se estructura. Releyendo sus antiguas cartas y profundizando en el pasado de ambos. Hay que admitirlo ¿Cuántos no hemos hecho eso? Esta es una de esas películas inteligentes e inclasificables. Comenzando por el guión y la manera en que los dos personajes se relacionan entre ellos; ingresando y esfumándose de las vidas de los otros se transforma en un relato conmovedor. Si para el cine epiléptico de hoy saturado por la dictadura del comic-llevado-al-cine puede ser una película más lenta y sentimental, es también una obra honesta y sin aspavientos. Ciertamente llamó mi atención cómo un amor crucial puede estar tan alejado de nuestra vida cotidiana y lo fácil que podemos eliminar a los que probablemente deberíamos haber amado. Love Letters me recordó lo poderoso que son las palabras en una relación.

Esta es una película sutil donde en paralelo, el guión permite un análisis de las relaciones interpersonales: ¿Cómo juegan las circunstancias en la forma en que nuestras vidas decantan? ¿Cómo nos moldean nuestros padres? ¿Cuánto debería uno sacrificarse por amor? Personalmente, aún conservo el poema de amor que me envió por carta esa mendocina que conocí el verano del ’87 en Reñaca. Yo, al igual que el Senador Ladd, estaba pololeando con otra mujer y aunque esta argentina decoró mi corazón con una hermosura que nunca antes había sentido en mi vida, la infidelidad nunca fue una opción. Terminó el verano, quedé soltero y recibí este poema. Lo respondí y fue el comienzo de décadas de incontables What If? En esa época la Cordillera de los Andes ¡sí era un obstáculo! Para incluso pensar en una relación sentimental viajando cada fin de semana entre Viña del Mar y Mendoza. Siempre mantuve contacto con ella a través de cartas —

igual que Melissa y Andrew—. La visité varios años después. Nuevamente no tuve la valentía para dar el gran paso. Ahora veo sus fotos en Facebook con una encantadora hija en brazos. Y todavía no me atrevo a preguntarle si se casó… Feliz “Día de los Enamorados”.  

 

Otras Columnas

Chandigarh, moderna integración urbana
Asia Dónde Vamos
Túnel Universo
Astronomía
El Puerto: más allá de Valparaíso
Conectados con la Historia
Viña es un festival
Presta Oído
El último villano
Presta Oído
Comida Saludable
Rodrigo Barañao
FELICIDAD
Monocitas
» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación9+9+7   =