Tell Magazine

Columnas » Astronomía

EDICIÓN | Febrero 2018

Túnel Universo

Por Arturo Gómez M., ex astrofotógrafo del Observatorio Interamericano Cerro Tololo
Túnel Universo

Hace pocos días fue inaugurado, en Santiago, más exactamente en La Granja, en el Museo Interactivo Mirador, MIM, una muestra muy bien presentada sobre el cosmos y de qué forma podemos dimensionar el universo que nos rodea.

Este lugar es un muy buen complemento de lo que ya existía en el Planetario de la Universidad de Santiago. Túnel Universo, así se llama la muestra, está distribuido en más de cuarenta y cinco módulos, en donde los niños y adultos pueden interactuar, buscando respuestas a las preguntas más básicas que el ser humano se hace a diario. ¿De dónde venimos? ¿Dónde estamos? ¿Hacia dónde vamos? ¿Estamos solos en el universo?

Es considerada la muestra astronómica más moderna de Latinoamérica. No me cabe la menor duda de que es así. Los módulos allí presentados son de una calidad suprema. Hay un uso muy bien logrado con rayos laser, para indicar la ruta que lleva la luz dentro de los telescopios y ver la complejidad del uso de los lentes y espejos en esos instrumentos ópticos.

El módulo sobre el sistema solar, sus planetas y sus lunas, es uno de los más llamativos, ya que cada persona puede elegir el planeta y verlo con imágenes muy actualizadas, logradas por las diferentes naves espaciales que han ido a esos lugares.

Por supuesto, el que más llama la atención son Saturno y sus anillos, junto al sicodélico planeta Júpiter y su mancha roja. Afortunadamente, mi visita la hice el día después de la inauguración de la muestra, junto a mi nieto Matías, de cuatro años de edad. La cantidad de personas, ese día, hizo posible que los módulos estuvieran mucho más libres y poder interactuar más minutos en ellos.

Es una muestra llena de colores, ya que el universo es una verdadera paleta de pintor, entre galaxias, nebulosas, estrellas y planetas. Las lecturas y explicaciones son claras y sencillas, las que son muy entendibles para todos. Hay telescopios que apuntan a grandes fotografías del cielo y el mirar por ellos da una sensación muy exacta de lo que se siente durante una observación real del universo.

Un módulo muy especial es el que muestra las constelaciones, en donde al unir con líneas las estrellas, nos dan a conocer las diferentes figuras estelares, como la Cruz del Sur, el Cazador de Orión, Géminis o el Escorpión. Visión que se complementa con las imágenes que ven nuestros mapuches en el cielo.

Un paseo que vale la pena visitar, ya que sin quererlo, uno piensa que se hará en una hora de tiempo; pero es tan entretenida la muestra que, finalmente, uno vuelve varias veces a repetirse los módulos.

Y para terminar, hay una pantalla gigante en donde, partiendo desde la Tierra, hacemos un viaje por el sistema solar, pasando por nebulosas y estrellas, hasta salir de nuestra galaxia, la Vía Láctea y viajar hasta lejanas galaxias y peligrosos hoyos negros.

En este último módulo, la ubicación que uno tiene en relación a la proyección, nos hace sentir como un astronauta rodeado de esas maravillas estelares. Un lugar al que debemos ir algún día.

 

Otras Columnas

Chandigarh, moderna integración urbana
Asia Dónde Vamos
Cartas de Amor
Cine Paralelo
Viña es un festival
Presta Oído
El último villano
Presta Oído
Comida Saludable
Rodrigo Barañao
FELICIDAD
Monocitas
» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación2+8+4   =