Tell Magazine

Entrevistas » Mundo Empresarial

EDICIÓN | Enero 2018

CON HISTORIA

Puerto Blanco, tienda de muebles y decoración
CON HISTORIA

Cada cosa exhibida tiene su razón de ser, nada es al azar. Lúdica, teatral, escogida al callo… la tienda es fiel reflejo de su dueña. Una artista que, tras veintisiete años recorriendo el mundo, hizo una fina selección y trajo a Chile lo mejor de los anticuarios europeos. Todo con historia, todo con vida nueva.

Por Carolina Vodanovic/ Fotos Andrea Barceló

El arte ha estado presente en su vida desde siempre y siempre tiene a mano un lápiz y un papel para dibujar. Y aunque para esta etapa de su vida imaginó estar muy tranquila, no para ni un minuto… pero se nota que goza con lo que hace. Valentina Corral, artista e interiorista, transita entre Chile e Inglaterra y trae a su tienda, Puerto Blanco, una selección de artículos de mobiliario y decoración que busca y consigue en anticuarios y ferias a lo largo del viejo continente.

 

“Busco artículos que tengan historia y me preocupo de saber todo acerca de ellos. Se trata de pequeños o grandes tesoros a los que trato de darles nueva vida. Te das cuenta de que al final la calidad, el buen gusto y lo estético permanecen en el tiempo”.

 

Radicada desde hace casi veinte años en Londres, casada con Eduardo Carmona y madre de cuatro hijos, hoy espera su primera nieta y aprovecha el verano local en una linda casa que construyeron cerca del volcán Villarrica. Ahí nació la idea de Puerto Blanco.

 

“Siempre quisimos tener un lugar de encuentro; ahora que nuestros hijos están grandes cuesta reunirlos y tras mucho recorrer supimos que el sur de Chile era ese lugar. Llevábamos muchos años afuera y nos recomendaron a los arquitectos Alfredo Fernández y Matías González para construir la casa. Les escribimos una carta detallando lo que queríamos y tras cuatro años de intenso trabajo estuvo lista. Es todo lo que habíamos soñado”, cuenta Valentina.

 

Durante esos años de planificación y luego edificación, Valentina, en Londres y con plano en mano, busco, compró y almacenó todo el mobiliario y la decoración que quería para su casa nueva. Una vez terminada, metió todo a un contenedor y lo mandó. “Yo tenía clarísimo donde iba cada objeto, así que fue cosa de desembalar y colocar en el lugar preciso”. Fue entonces que los arquitectos visitaron la casa y quedaron sorprendidos: “Matías vio la casa amoblada, le encantó y me propuso empezar a traer muebles y decoración a Chile”.

 

Valentina y su marido se asociaron con ambos arquitectos y luego se sumó Nicolás Arancibia. En un equipo mayoritariamente de artistas, Eduardo Carmona vela por los números y pone orden.

 

¿Por qué Puerto Blanco?

Todo lo que hay en nuestra tienda llega por barco y pasa por un puerto, es un punto de convergencia. Además de que al principio fuimos itinerantes, fuimos viajeros. El blanco representa la suma de todos los colores.

 

Y es que si bien hoy funcionan en una casa comercial en Vitacura, al principio la modalidad fue otra, “hace cuatro años, cuando partimos, hacía las compras, las enviaba a Chile y volaba a abrir el contenedor. Arrendábamos un lugar, exhibíamos y rápidamente vendíamos todo. Éramos nómades. Se vendía casi todo en una noche, mandábamos un email y la gente llegaba; por esa misma razón decidimos instalarnos”

 

Gracias al talento de Valentina y de un grupo de decoradoras que han sabido tomarle el pulso, lo que ahí se exhibe son más que lindos muebles y artículos de decoración, son verdaderas dramatizaciones que van rotando cada día.

 

“En cuanto llegué a Londres, hace veinte años, comencé a recorrer ferias y tiendas de anticuarios; allá llegan artículos de todas partes de Europa y cada cosa tiene su historia. Ingresé a estudiar en KLC School of Design, un colegio de decoración de interiores, y luego hice cursos de luces, de espacios y de ambientes. Te diría que la decoración es mi segunda pasión —primero está el dibujo— y lo que más me gusta es poder transformar los espacios. Lo que es obvio deja de ser obvio”.

 

A principios de año nació la idea de la tienda y desde junio que ya están instalados en Av. Santa María 7160. Si bien notan que la venta es un poco más lenta, sacan cuentas alegres en un año difícil.

 

¿Cómo se le toma el pulso al público chileno?

La gente en Chile está cambiando. Me he dado cuenta de que los chilenos son bien celosos en cuanto a la exclusividad, no pasan el dato. La gente se ha ido abriendo de mente. Van entendiendo los espacios, ya no son tan conservadores; hace algunos años éramos de copiar mucho, ya no. El chileno quiere atreverse a ser diferente, hay veces que ven algo en la tienda, les gusta cómo se ve y se lo quieren llevar.

 

Y a la hora de elegir, ¿cómo haces la selección?

Cuando elijo lo que voy a mandar no pienso si va a gustar o no, es una cosa de guata, de feeling. Se puede tratar de una batea para lavar ropa a la orilla de un río, y me la imagino en una terraza llena de plantas; siempre le doy una segunda lectura a cada objeto. En el caso de las maderas, me encanta que sean sólidas y nobles; si de telas se trata, definitivamente el lino ciento por ciento natural, además, me fijo mucho de cuándo es. En general todos nuestros objetos han sido parte de una época importante. Me preocupo de la calidad que le han dado para fabricarlo, restaurar no es fácil y para dar vida de nuevo, tienes que tener buena gente y que entiendan lo que es “traer de vuelta” cada uno de los muebles.

 

¿Qué le gusta al chileno?

Tenemos elementos claves que gustan mucho y que estamos repitiendo: bolsas de lino húngaro, de grano de maíz, de harina, y aquí les hemos dado todo tipo de usos. También tiene mucha salida el tema del enlozado, les encanta. Tratamos de traer decoración y mobiliario, aunque en el último contenedor trajimos más de decoración.

 

TIENDA GALERÍA

 

Pero no sólo de muebles y decoración vive el hombre, en “Puerto Blanco” se las han ingeniado y cada cierto tiempo acomodan la tienda y dan vida —como hoy— a una exhibición fotográfica. “Siempre hemos querido inyectarle energía a la tienda, darle vida, esta mezcla que estamos haciendo nos permite recibir a quien esté interesado; creemos que es una buena forma de mostrar esta fusión entre decoración y fotografía o decoración y cocina. Es rico estar en un ambiente acogedor, lindo, y poder desarrollar una cata de vinos o una pequeña reunión de negocios; es un concepto novedoso, no estamos limitados a un solo público. Los chilenos tendemos a copiar los conceptos, nosotros hemos sido pioneros en esta fusión con artistas”.

 

¿Qué se viene para los próximos meses?

Queremos seguir con los eventos y así darle rotativa a la tienda, no queremos caer en la cosa plana. Este verano vamos a estar en Pucón, con ciertos productos, en una tienda relacionada con la nuestra, y también iremos a la feria de Cachagua.

 

¿Qué ha significado para ti emprender?

Me parece muy divertida esa palabra; me ha encantado esto, ha sido un desarrollo personal que jamás imaginé. Me gusta que a la gente le guste, me gusta hacerla feliz cuando busca algo y lo encuentra. Hasta hace cuatro años yo tenía otra mentalidad, acompañé a mi marido durante veintisiete años en sus viajes por el mundo y lo único que anhelaba era tener una vida relajada, no subirme más a un avión. Pero aquí estamos, trabajando juntos. Hoy nos levantamos a las cinco de la madrugada para ir a las ferias y lo hacemos felices. Sigo con mi vida nómade y soy feliz.

 

“Busco artículos que tengan historia y me preocupo de saber todo acerca de ellos. Se trata de pequeños o grandes tesoros, y trato de introducirlos dándoles nueva vida. Te das cuenta que al final la calidad, el buen gusto y lo estético permanecen en el tiempo”.

“La gente en Chile está cambiando… se ha ido abriendo de mente. Van entendiendo los espacios, ya no son tan conservadores; hace algunos años éramos de copiar mucho, ya no”.

“Es rico estar en un ambiente acogedor, lindo, y poder desarrollar una cata de vinos o una pequeña reunión de negocios; es un concepto novedoso… nosotros hemos sido pioneros en esta fusión con artistas”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación8+1+3   =