Tell Magazine

Entrevistas » Mundo Empresarial

EDICIÓN | Marzo 2018

Sanos y Naturales

Jugos del Paraíso
Sanos y Naturales

Inspirados en las frutas y verduras del Valle del Aconcagua, junto a la tradición brasileña de consumir jugos frescos diariamente, es que nace Jugos del Paraíso. Una apuesta sana, sabrosa, con aromas y sabores vivos, que se encuentra en el corazón de Viña del Mar. Lo mejor de dos mundos. 

Por María Inés Manzo C. / Fotografía Teresa Lamas G. 

Ana Paula Latorraca y Alejandro Zapata se conocieron en Brasil hace cuatro años, ambos amantes de la vida saludable y los deportes. Al poco andar comenzaron una relación a distancia, hasta que decidieron vivir juntos en nuestro país. Aquí se atrevieron a emprender creando la marca Jugos del Paraíso: jugos crudos, prensados en frío y a base de frutas y vegetales que encontramos, fácilmente, en el Valle del Aconcagua y que aportan todo lo necesario para la ingesta diaria recomendada de estos alimentos.

Alejandro es chileno, ingeniero civil industrial de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, estudió y vivió toda su vida en la zona, hasta que se trasladó a Santiago como responsable de abastecimiento y logística  en distintas empresas; y luego a Antofagasta en el área de minería. Ana Paula, por su parte, es oriunda de la ciudad de Mato Grosso; enfermera, tecnóloga en estética y cosmetología (Cuiabá, Brasil), quien siempre ha trabajado en belleza enfocada en cuidar la salud por dentro y por fuera.

“Cuando llegué a Chile me di cuenta de que la gente no tomaba jugo natural como en Brasil, que se sirve al momento; aquí se encuentra frecuentemente la pulpa o el jugo industrializado con mucha azúcar. No es natural, el jugo está preparado en la mañana y queda reposando todo el día, oxidándose y perdiendo todas sus propiedades”, cuenta Ana Paula.

“Por eso siempre terminábamos pidiendo agua mineral en las cafeterías y restaurantes a los que íbamos; y detectamos de que había una real necesidad de un producto natural, rico y nutritivo. El 2015, luego de mucho estudio e investigación, decidimos ofrecer diversas mezclas de jugos prensados en frío, ciento por ciento crudos, sin agua ni azúcar añadida y libre de aditivos, que mantienen todas las enzimas y fitonutrientes”, agrega Alejandro.

¿Por qué el nombre?
Ana Paula: Nos inspiramos en Valparaíso, y como es un jugo rico “es del paraíso”. Es un juego de palabras.

Alejandro: Además, para Ana Paula el no encontrar con facilidad los jugos naturales que ella consumía en su país, le generaba incomodidad. Siempre se preguntaba cómo se podía alimentar de una manera saludable en lugares con ambientes muy bonitos, servicios súper buenos, pero que no contaban con bebestibles acordes a la experiencia. Por eso creamos un concepto integral.

¿Qué los motivó a emprender?
Alejandro: En Chile, el que estudia ingeniería sale a las empresas y eso hice por diez años. Adquirí experiencia y cuando ya tenía suficientes conocimientos quise tener algo propio. Trabajé siempre en contextos de máxima calidad y eso lo reflejamos hoy en nuestros productos. Fuimos bien rigurosos en adquirir esa disciplina desde el comienzo, asumiendo que todos los detalles eran importantes para llegar a un punto de excelencia, ya que queríamos distribuir sólo en cafeterías y restaurantes que contaran con esas mismas condiciones.

¿Cómo llegaron a esa excelencia?
Ana Paula: Este es un producto crudo, entonces la calidad es transcendental. Ambos tomamos cursos de manipulación de alimentos, nos capacitamos para que nuestro equipo lograra los niveles que queríamos. No podíamos sacar un producto sin tener todas las resoluciones sanitarias, las instalaciones validadas y con las mejores condiciones.

Alejandro. Por eso nos apoyamos con expertos, con un nutricionista y un ingeniero de alimentos. Además, era muy necesario que tanto el ambiente de elaboración como el de distribución estuvieran cubiertos con esos niveles de calidad, donde no se puede cortar la cadena de frío. Eso lo garantizamos con vehículos refrigerados e instalaciones de refrigeración donde están nuestros clientes para mantener el producto entre 0°C y 5°C.

¿Dónde están instalados?
Alejandro: En Viña, por una decisión estratégica, ya que permite movernos fácilmente en la ciudad, hacia Reñaca, Concón y el interior, pues nos abastecemos de productores del Valle del Aconcagua. Tenemos apoyo desde Quillota a Calera de personas que están pendientes de hacer las cosas súper bien desde la materia prima. Y un par en el Valle de Casablanca.

¿Son orgánicos?
Ana Paula: No, pero esperamos un día llegar a ello, porque cuando partimos el proyecto nos enfrentamos con que el concepto orgánico en Chile aún está en pañales. No todas las frutas y vegetales son orgánicos como dicen serlo, pues tiene que haber un registro y seguimiento que no todos cumplen.

REFRESCANTES

Jugos del Paraíso sólo se vende en formato de vidrio de 355 ml y en cuatro variedades. Energiza a base de naranja, zanahoria, manzana y jengibre. Muy rico en vitamina C, es ideal para tomarlo al desayuno, antes o después de hacer deportes. “El jengibre es un desinflamatorio natural, súper rico en vitamina A que ayuda en la salud de los ojos, el cabello, las uñas, y la zanahoria, que es buena para el bronceado”, cuenta Ana Paula.

El segundo jugo es Purifica, de espinaca, apio, pepino, manzana y limón. Una gran fuente de minerales, rico en vitamina K y hierro, conocido como “el detox” ideal para tomar en ayuno, en el desayuno con un sándwich o al almuerzo con una ensalada. “La diferencia de nuestra empresa es que nosotros no indicamos que la gente haga un detox para hacer una dieta y no comer nada más. No queremos que bajen de peso, este no es un medicamento, al contrario, queremos complementar la alimentación. Pero sí que consuman el producto diariamente, porque la mayoría no está acostumbrada a comer frutas y vegetales. Además, ayuda en la limpieza de la sangre, es muy nutritivo. Protege tu estómago de las úlceras gástricas, cuida tu cerebro mejorando la circulación, alivia tu sistema nervioso del estrés y favorece la mineralización de tus huesos”.

El tercero es Refresca, que le hace honor a su nombre, pues contiene piña, pera, pepino, limón y cúrcuma. “Es súper refrescante, hidratante y bajo en calorías. La cúrcuma es un desinflamatorio natural de la misma familia del curry y el jengibre. Por otro lado, es saciante por efecto de su fibra no soluble y la pectina”. Y, finalmente, Verano, con sandía, pera, limón y albahaca. Un producto sólo por la estación de diciembre a marzo, que contiene gran fuente de vitaminas y minerales.

¿Por qué sólo cuatro variedades?
Alejandro: Queríamos que los jugos calzaran con las estaciones chilenas y no quisimos hacer diez variedades para que el cliente se confundiera, sin saber qué elegir.

¿Tienen alguna contraindicación?
Alejandro: No, son complementos para toda la familia: niños, adultos y adultos mayores. Todos los que no tengan contraindicado comer fruta y vegetales pueden consumirlos.

CAMBIO DE MENTALIDAD

“Estamos acostumbrados a un tipo de productos que se vende como lo mejor, lo más saludable, pero la verdad es que no lo son, es pura publicidad. Por eso cuando te ofrecen algo radicalmente superior, efectivamente puedes comparar y darte cuenta por ti mismo. Nosotros no hacemos jugos con agua o agua con sabores. Utilizamos tecnología semi industrial de prensas hidráulicas, es decir, a través de varias toneladas de presión se extraen los líquidos de la fruta y el vegetal. Este es un proceso en el que no se le incorpora calor en ningún momento. Por eso es importante educar a la gente, ya que el mismo sacajugos que tienen en casa genera calor, lo que hace perder las vitaminas y minerales”, cuenta Alejandro. 

¿Cómo han ido educando?
Ana Paula: En las ferias principalmente, por ejemplo, les contamos por qué no tenemos el botón de seguridad que hace “clic”, pues son jugos frescos y no pasteurizados. Los que hacen ruido es porque se calienta en el proceso la botella.

Alejandro: Los jugos pasteurizados hacen vacío cuando los cargan calientes, pues fueron una sopa en algún momento; por lo tanto, mataron todas las enzimas, parte importante de las vitaminas y nutrientes.

¿Cuánto tiempo dura el jugo desde que lo producen al consumidor final?
Alejandro: Garantizamos la calidad del producto durante seis días, pero hay que ser riguroso en la cadena de frío. Los jugos de licuadora o de extractor lento duran, con suerte, uno o dos días.

¿Por qué no están en supermercados?
Alejandro: Porque estamos enfocados a otros canales, repartimos a domicilio, a hoteles, restaurantes y cafeterías. Para nosotros es fundamental la cadena de frío y los productos frescos no pueden pasar días a temperatura ambiente como ocurre en el supermercado. Para ellos habría que tener otro tipo de infraestructura. Por eso nuestros clientes valoran que al abrir uno de nuestros jugos los aromas y sabores estén muy presentes.

Ustedes trabajan sólo con vidrio…
Ana Paula: Sí, como el producto es fresco queríamos resaltar lo natural y nada mejor que embotellar en vidrio, que mantiene los sabores aromas y vitaminas, al contrario de una botella de plástico. No contamina y se puede reutilizar. Buscamos que el impacto sea reducido y ojalá reutilicen las botellas en sus casas. Por eso las próximas botellas tendrán modelos más atractivos.

¿Qué hacen con los residuos que quedan en las prensas?
Alejandro: Nos hacemos cargo de todo y creamos otro negocio, fuera de los jugos, para utilizar las sobras de las frutas y verduras, no perdemos nada. Somos una empresa sustentable.

¿Y sacarán nuevos sabores?
Ana Paula: Así es, vamos a sacar un jugo de contra temporada que no esté en el verano, pero es una sorpresa.

 

“Luego de mucho estudio e investigación decidimos ofrecer diversas mezclas de jugos prensados en frío, ciento por ciento crudos, sin agua ni azúcar añadida y libre de aditivos, que mantienen todas las enzimas y fitonutrientes”, Alejandro.

 “La diferencia de nuestra empresa es que nosotros no indicamos que la gente haga un detox para hacer una dieta y no comer nada más. No queremos que bajen de peso, este no es un medicamento, al contrario, queremos complementar la alimentación”, Ana Paula.

“Son complementos para toda la familia: niños, adultos y adultos mayores. Todos los que no tengan contraindicado comer fruta y vegetales pueden consumirlos”, Alejandro.

 

 

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación3+5+6   =