Tell Magazine

Entrevistas

EDICIÓN | Diciembre 2017

Espíritu emprendedor

Felipe Chirino, empresario
Espíritu emprendedor

Ligado a la empresa familiar Santa Magdalena, este joven ingeniero comercial decidió abrir sus alas y apostar por el negocio hotelero. Después de un largo y minucioso trabajo de restauración, donde lo antiguo se mezcla con lo moderno, nos presenta Pampa Hotel, un hotel boutique dueño de un sello diferente en Iquique.  

Por: Soraya Valdivieso Vega. 

Con el gen empresarial en la sangre, Felipe Chirino, iquiqueño orgulloso de la cultura local, quiso emprender un negocio que pusiera en valor el patrimonio arquitectónico de la ciudad, junto a su señora Francisca Roselló (29). Juntos se propusieron restaurar una casona centenaria ubicada en el corazón de Iquique, en la tradicional calle Ramírez. Trabajo que respetó la arquitectura original de la casona, manteniendo los techos altos, lucarnas, tragaluces y materiales nobles.

“El hotel nace bajo la inspiración de restaurar una casona tradicional del mil novecientos, reutilizando elementos históricos como las maderas de pino Oregón, importadas por los barcos en la época salitrera. Con diez habitaciones, patios interiores y una ambientación decorada con materiales nobles de diseño local, el hotel ha sido creado para vivir una experiencia única en la zona norte de nuestro país. Queremos entregar una experiencia local inigualable a los huéspedes; la idea es que vivan Iquique en su esencia, en una casona tradicional de la época del salitre, pero con las comodidades y servicios de un hotel de alto estándar”.

 

¿Qué ha sido lo más desafiante en la creación del hotel?

Hacernos cargo de todas las etapas del proyecto, desde el diseño hasta la puesta en marcha, pasando por la ejecución, la solución de todos los detalles, de los muebles, del diseño interior, hasta de los aspectos intangibles, como la marca y el concepto. Todo esto de la mano de otro proyecto familiar más profundo: el nacimiento de nuestro hijo Matías.

 

UN SUEÑO CUMPLIDO

Esta joven pareja lleva más de dos años en el proyecto de sus vidas, donde el norte se une con el sur de Chile bajo la experiencia de Francisca, diseñadora industrial, cuyos padres son los fundadores del reconocido hotel La Mar en Pichilemu. Felipe, desde que se graduó como ingeniero comercial, con magíster en marketing de la Universidad Adolfo Ibáñez, ha puesto todo su esfuerzo en la empresa familiar que se dedica al rubro de la construcción, realizando diversos proyectos de obras civiles, principalmente hidráulicas y viales, en las regiones de Tarapacá y Arica y Parinacota. 

 

 ¿Cómo es trabajar con la familia? 

Ha sido un desafío muy grande en el sentido de lograr separar temas personales con los familiares y lo netamente laboral. A pesar de esta dificultad, ha sido una buena experiencia, principalmente, por poder adquirir conocimientos directos de mi padre Raúl y de mi hermano Daniel, dos excelentes profesionales, con mucha experiencia, dedicados a la ingeniería y construcción de la empresa Santa Magdalena, fundada en 2007.

 

¿Cuál ha sido tu aporte a la empresa familiar? 

Mi principal aporte ha sido la incorporación de nuevos métodos de gestión y control de costos, logrando un crecimiento proyectado moderado y ascendente, junto con equipo de trabajo eficiente y comprometido con los objetivos de la empresa. La experiencia en el área de la construcción me entregó herramientas esenciales para la ejecución del proyecto Pampa Hotel, tanto en conocimientos técnicos como de gestión de la obra. Por otro lado, la experiencia de más de cuatro años en hotelería de Francisca ha sido esencial para la puesta en marcha del proyecto.

 

¿Cómo han innovado como empresa? 

La mayor innovación creo que se relaciona con el concepto Pampa Hotel. Después de estudiar el mercado y lo que ofrece Iquique en el rubro, detectamos el gran número de turistas nacionales y extranjeros que visitan la ciudad de Iquique por sus atractivos naturales y deportivos y que buscan también un servicio de calidad y de inmersión en la cultura local. Para muchos turistas es clave vivenciar experiencias locales auténticas, con atributos únicos, servicio personalizado de calidad y privacidad, buscando meterse en la piel de los destinos y vivirlos como un local. Así nace la idea de ser una nueva opción hotelera para los turistas, donde se otorgue a los huéspedes todo el abanico de posibilidades para vivir de manera más cercana la cultura, los atractivos de Iquique y sus alrededores.

¿De dónde han heredado el espíritu emprendedor?

Ambos venimos de familias emprendedoras, en las cuales hemos visto que el esfuerzo y la dedicación combinados con buenas ideas de negocio pueden dar buenos resultados. Un ejemplo cercano es el hotel Del Mar de la familia de Francisca, donde hemos visto que involucrarse del todo y poner toda la energía es básico para el éxito, así que se nos presentó la oportunidad y quisimos abarcarla desde todas sus aristas. Sabíamos que solo así podría resultar. 

 

¿De qué manera influyeron las raíces nortinas?

De muchas formas, pero más que nada es la inquietud de mantener un patrimonio tan potente y lindo como es la arquitectura de Iquique, querer que las próximas generaciones vivan estos espacios con tanta historia, como también cuidar estos barrios tan lindos que se han visto amenazados por construcciones que no tienen nada que ver con lo que es esta ciudad. 

 

“Queremos entregar una experiencia local inigualable a los huéspedes; la idea es que vivan Iquique en su esencia, en una casona tradicional de la época del salitre, pero con las comodidades y servicios de un hotel de alto estándar”.

 “Con Francisca, mi señora, venimos de familias emprendedoras, donde hemos visto que el esfuerzo y la dedicación, combinados con buenas ideas de negocio, pueden dar excelentes resultados”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación8+9+5   =