Tell Magazine

Entrevistas

EDICIÓN | Diciembre 2017

Sobreviviente

Marcelo Bustamante, científico
Sobreviviente

A Marcelo Bustamante el cáncer no le ganó, le habían dado dos meses de vida y él, en seis meses, ya no tenía tumor. ¿Cómo? Siendo un luchador, no rindiéndose y valiéndose de todos sus conocimientos y estudios para empezar un tratamiento alternativo. Hoy está enfocado en crear un centro de tratamiento integral para pacientes con cáncer y otras enfermedades catastróficas, que incluya tratamientos complementarios, asesoramiento nutricional, kinesiológico, psiquiátrico y psicológico.

Por Soledad Posada M. / Fotografías Sonja San Martín D.

Por orden de llegada atiende Marcelo Bustamante a los pacientes que lo buscan como un último recurso para sanarse del mal que es la segunda causa de muerte en el país: el cáncer. Antes, porque se hizo público su caso de sanación milagrosa en los medios, y la gente lo buscaba por iniciativa personal; y ahora, porque algunos médicos le están empezando a derivar sus pacientes, cuando la medicina convencional no entrega ninguna esperanza. Sin embargo, Bustamante recomienda empezar el tratamiento alternativo lo antes posible.

Bustamante siempre ha sido un investigador, debido a su trabajo y profesión, como docente universitario, magíster en Bioquímica, doctorado en Biología Humana y postdoctorado en Genética Molecular, e incluido en la lista de los “Top 100 Scientists 2011”, por el Centro Biotécnico Internacional de Cambridge, Inglaterra, que ya ese año lo destacaba entre los científicos cuyo trabajo diario marca la diferencia.

Su plan a futuro es crear un centro integral donde pacientes con cáncer reciban su terapia complementaria, además de ayudar en las modificaciones de la dieta, para que sea más alcalina y no ácida; con kinesiólogos para intervenir en la pérdida de movimiento; y la presencia de sicólogos y siquiatras, para que atiendan a los pacientes y sus familias, que también se ven afectados al tener un familiar que, de un día para otro, se transforma en un enfermo que tiene el riesgo de morir. Una ayuda integral, del aspecto emocional y físico. Para Bustamante, el lado emocional es muy importante: “lograr una contención, porque esta enfermedad puede volver. Hay que estar siempre en una actitud positiva ante ella”.

ELEMENTOS NATURALES

Este conocimiento completo sobre el cáncer y sus alcances en el ser humano, tanto en el cuerpo como en el espíritu, los concibe luego de haber experimentado todo el proceso de la enfermedad y haber sobrevivido a ella. En julio de 2015, los médicos le diagnosticaron cáncer de hígado y le dieron dos meses de vida. “Si no hacía nada, me iba a morir de esto”, aclara. Como su trabajo, de los últimos casi cuarenta años, también tenía que ver con células, entre ellas células madre y cancerosas, empezó una exhaustiva investigación bibliográfica, que concluyó con una serie de productos naturales para combatir el cáncer. Buscó en publicaciones de diversas latitudes, incluso llegando hasta India, pero confiesa que era más difícil conseguir los componentes, por lo que se dedicó a buscar los que estaban más cerca, y uno de los más importantes, se encontraba a pasos de distancia, en el mismo Concepción. Un mineral llamado zeolita, producto de la reacción entre la ceniza volcánica y la sal de mar.

Hace poco, la zeolita solo se encontraba por datos, y ahora, ya se vende en locales establecidos a lo largo de Chile y también por internet. En envases certificados, en polvo o en cápsulas. Y como se acrecentó su popularidad, también subió su precio. Y es que la zeolita, entre otras propiedades, abre los canales de calcio, para que la célula cancerígena se llene de este elemento y se inmovilice. Además, este mineral es capaz de extraer los minerales pesados en la sangre.

Otro componente de la mezcla de Bustamante, es el veneno de escorpión azul, traído desde Cuba. Aún no se conocen todos los efectos de esta toxina, pero contra el cáncer es analgésico y también abre los canales de calcio, por eso se llevan junto con la zeolita. El último ingrediente es el jugo de amalaki, originalmente de India, pero por distancia, Bustamante lo consigue en Perú, con un poder antiinflamatorio que evita que los tumores se disgreguen. Se deben tomar combinados los tres. El tratamiento cuesta alrededor de trescientos cincuenta mil pesos mensuales.

Bustamante recomienda el tratamiento con estos tres elementos para todo tipo de cáncer, siendo los más difíciles los tumores de hueso. También, que la zeolita se tome en cápsulas y con calidad certificada en pureza y grado de micronización, todo acompañado de una dieta alcalina, que significa privilegiar las hojas verdes y frutos secos, y evitar el azúcar y las grasas.

ALTRUISMO

Con una lista de pacientes, que se incrementa cada día, Bustamante los ayuda asesorándolos con el tratamiento, en cuanto a dosis y cómo obtener los elementos, sin pedir nada a cambio. Para él, “es una vuelta de mano por la oportunidad que Dios me dio”.

Por el momento, su caso y los tres elementos naturales, que significan esta mezcla de minerales, toxinas y vitaminas, se están analizando para ver sus alcances en cáncer y otras enfermedades, como cirrosis hepática y fibrosis, en la Universidad de Ulm, Alemania. Y aunque para muchos el caso de Marcelo Bustamante se considera un milagro, podría ser la puerta de entrada para encontrar una cura contra el cáncer.

¿Por qué decidiste investigar para curarte cuando te diagnosticaron el cáncer?

No tenía otra opción, ya que el tumor no era operable y sin posibilidad de quimio o radioterapia.

¿Recomendarías empezar el tratamiento con los tres ingredientes al momento del primer diagnóstico de cáncer?

Sí, lo recomendaría, siempre que la quimioterapia fuera compatible. Los tratamientos complementarios aceleran la lucha contra el cáncer y ayudan a soportar la quimio y la radioterapia.

¿Qué valor le das al aspecto emocional para el tratamiento del cáncer?

El aspecto emocional es fundamental. Un paciente con depresión no responde tan positivamente como uno sin depresión.

¿Qué falta por investigar sobre este tratamiento, para que se haga más masivo?

Falta que sea validado por la comunidad médica y científica internacional.

¿Cuál es tu sueño?

Crear un centro de tratamiento integral para pacientes con cáncer y otras enfermedades catastróficas, que incluya tratamientos complementarios, asesoramiento nutricional, kinesiológico, psiquiátrico y psicológico.

 

“Si no hacía nada, me iba a morir de esto”

“Ayudar a otros es una vuelta de mano por la oportunidad que Dios me dio”

Otras Entrevistas

Ecológicas
Mundo Empresarial
» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación2+8+2   =