Tell Magazine

Entrevistas » Mujer

EDICIÓN | Diciembre 2017

Regresar para sanar

Sarita Sammartino, sicóloga
Regresar para sanar

A través de la técnica de regresión de vidas pasadas, Sarita Sammartino buscó su propio camino de sanación, tras la muerte de su pequeño hijo Alvarito. Con el tiempo no solo logró sobreponerse y superarlo, pues allí encontró además la misión de su vida en esta tierra. Sanar con vidas pasadas es la base y  propósito de sus terapias, de su enseñanza como formadora, de sus charlas y talleres, de sus tres libros publicados y de un cuarto en camino.  

Por Verónica Ramos B. / Fotografía: Francisco Díaz U.

Antes de llegar a la sicología, esta argentina y cuarta generación de familia italiana estudió un año pedagogía en inglés y, luego, abogacía por tres años. Fueron las clases de derecho penal las que le hicieron retomar su verdadera vocación al entrar al mundo del perfil sicológico de los delincuentes. Sintió entonces que su misión, más que defender, era ayudar a las personas a sanarse y ya como sicóloga siguió en búsqueda de un mayor conocimiento.

 

“En la década de los noventa conocí la escuela del médico indio Depack Chopra y me certifiqué en Estados Unidos como una de las primeras instructoras de meditación en el mundo. Aquí volví a incorporar la espiritualidad a mi vida, porque antes había estado vinculada a un catolicismo muy conservador. Esto fue absolutamente revelador, porque pude integrar la espiritualidad a la sicología y así comencé a dar cursos en Buenos Aires de Ayurveda, de las Siete Leyes, de meditación”, recuerda Sarita Sammartino (55).

 

Mientras realizaba estos cursos y colaboraba en una organización de beneficencia, Álvaro, su segundo hijo de diez años, falleció en un accidente. “Por supuesto dejé todo de lado y, con el tiempo, me puse a investigar sobre qué pasaba con el alma después de que moría el cuerpo… es ahí donde mi interés por este camino se profundizó aún más y comencé a estudiar las terapias de vidas pasadas”.

 

¿Seguiste este rumbo buscando primero una sanación personal?

Exacto. Necesitaba respuestas y tomé esta terapia que era novedosa en esos momentos. A través de la meditación se hace contacto con el alma y la primera vez que lo hice dije ¡guau! ¡esto sí existe!, por más que la ciencia diga que no, conectarse con tu propia identidad es real.

 

¿Y cómo logras ese contacto?

Es un trabajo terapéutico de regresión con vidas pasadas. Si en el presente tienes bloqueado un sentimiento o una emoción es porque algo sucedió en el pasado que no has superado y quedó ahí sin resolver.

 

¿Qué debemos entender por vidas pasadas?

Este bloqueo puede ocurrir en la infancia, el mes pasado, en la vida intrauterina, en el nacimiento o en vidas anteriores. Terapias de vidas pasadas es un nombre que queda corto y no explica mucho de qué se trata porque la verdad es un todo. Algunos le llaman también terapia regresiva. La persona que se somete a esta terapia habla sin pensar, es decir, va asociando. Por ejemplo, una situación muy traumática o dolorosa queda reprimida o bloqueada y no la recordamos como un mecanismo de defensa. Esta energía tiene que salir de alguna manera y cuando la mente se relaja o se distrae es más fácil que el terapeuta descubra lo que ocurrió.

 

¿Y en tu caso, pudiste sanar y superar la muerte de tu hijo con esta técnica?

Así es. Con la regresión fui a ese momento y liberé mis emociones y tensiones. Ya han pasado quince años desde la muerte de Alvarito. Hice el duelo y diría que sí lo superé. Por supuesto que queda el dolor de la pérdida, pero estoy muy bien con respecto a eso.

 

EXPANSIÓN DE LA CONCIENCIA

 

Con la regresión, explica la sicóloga, se produce un estado de expansión de la conciencia que al ampliarse disminuye el foco que tenemos en el presente. “No solo se recuerda una determinada situación, sino que, además, esta se revive. La persona logra estar en ese momento y comienza a sentir las sensaciones físicas, las emociones y, en ocasiones, puede entrar en un estado tan profundo que se olvida del presente… viaja por el túnel del tiempo para revivir esa experiencia”, aclara Sarita.

 

¿Y llegan a esa situación a través de las preguntas del terapeuta?

Sí. Lo que hago primero es una relajación profunda. Eso se conoce como hipnosis clínica ericksoniana, una técnica donde no hay pérdida de la conciencia, pero la persona va prestando menos atención a los estímulos externos y prioriza los que vienen desde el interior. De esta manera el inconsciente se puede expresar y el recuerdo del pasado se hace presente. Cuando surgen los recuerdos aparecen las sensaciones físicas, porque todo eso ha quedado guardado en el cuerpo y el terapeuta es un facilitador quien va guiando y ordenando esta historia.

 

¿Historias que en el presente pueden causar fobias, miedos o inseguridades?

Eso y mucho más. Recuerdo a un paciente golfista que se quedaba completamente paralizado cuando tenía que pegarle a la pelota para atravesar una laguna. Hizo una regresión y en una de sus vidas anteriores había sido un hombre americano que antes de morir en la horca pudo divisar una laguna, lo que ocurría entonces era que su inconsciente asociaba a la laguna con su trágica muerte.

 

Y también practicas la sanación chamánica

Además de ir a la raíz del problema y reparar el cuerpo energético, realizo una sanación chamánica que aprendí en la escuela de Michael Harner. Al término de la regresión, trabajo con espíritus de poder que son seres que han trascendido a niveles de evolución muy altos y permanecen en el mundo espiritual para ayudar a los seres humanos. Lo que hago es una fusión con estos espíritus para completar el proceso de sanación.

 

¿Este proceso requiere de varias sesiones?

Depende del daño causado y del momento que esté viviendo cada persona. Normalmente después de la primera sesión el cambio es notable y se sanan de inmediato. En otras situaciones se requiere un acompañamiento como una terapia convencional. En mi caso, con la muerte de mi hijo no puedo decir que me sané con una sesión, es todo un trabajo el que fui haciendo ¡No es magia! El ser humano necesita de un proceso para ir sanando.

 

 

Y en todo este tiempo me imagino que has visto resultados maravillosos

Tengo muchísimos testimonios donde más del noventa por ciento ha resultado ser muy eficaz y ha logrado sanarse.

 

¿Algún caso en especial que te haya impactado?

Son tantos. Recuerdo a una persona que sentía un dolor crónico en el hombro. Hizo dos o tres sesiones y en una de sus vidas anteriores le habían enterrado una espada en el hombro y en otra, un león lo había mordido. Imagínate que antes los seres humanos moríamos descuartizados, torturados o por cruentas enfermedades, de manera que los dolores corporales son habituales en mis pacientes. Ahora, el otro tema son las almas perdidas, es decir, mucha de la sintomatología puede ser causada porque el alma de una persona fallecida no fue a la luz y esta se puede pegar en el campo energético de otra. Esa alma se queda por muchos motivos, necesita un cuerpo para vivir y se apodera de su energía.

 

¿Y esto es habitual que ocurra?

Es muy común. El paciente viene por otros motivos y aparece esto, también en ocasiones cuando la persona se siente muy cansada, hace cosas como si otro actuase por él o es adicto a las drogas y lucha por dejarlas pero no puede, se trata de almas perdidas que tomaron su cuerpo o campo energético. Son almas que deben elevarse y para ello es importante trabajarlo.

 

LA MIRADA DEL ÁGUILA

 

Así se llama su escuela de formación en Argentina y su sueño es expandirla por el mundo. De esa impronta algo ya se vislumbra en Chile, pues en octubre del 2016, Sarita Sammartino realizó su primer taller Sanar con vidas pasadas, en Santiago. Luego, fue contactada por dos mujeres de La Serena, interesadas por traer a la terapeuta a esta ciudad y aprender de ella, la técnica de regresión. “Formaron un grupo con personas que viajaron de distintos lugares e hicimos un taller dividido en tres módulos. Es un curso extenso e intensivo de cinco a seis días cada módulo y, la verdad, es que en cuanto a formación este grupo es el primero de Chile”, acota Sarita.

 

¿Un privilegio, entonces?

Es una experiencia muy bonita, porque son terapeutas certificadas y eso permitirá que puedan ayudar a sanar a muchas personas de esta zona. La verdad es que tenía que venir para acá…

 

Cuéntame de tus libros ¿cuántas publicaciones has realizado?

Partí escribiendo desde el 2007, cinco años después de la muerte de Alvarito, y cuando terminé mi borrador se lo llevé a un editor y me dijo: “acá tienes tres libros”. Eran casi mil páginas, traté de resumirlo, pero no me gustó. Le presenté el original a otro editor y finalmente se convirtió en una trilogía. En octubre del 2014, publiqué Sanar con vidas pasadas que trata de mi sanación personal y de cómo fui profundizando este conocimiento. El segundo libro es Amores que vienen de otras vidas y el tercero, que lo publiqué a principios del 2017, se titula Almas que necesitan ayuda para partir a la luz. La mirada del águila.

 

¿Llega mucha gente a ti gracias a tus libros?

¡Muchísima! Los libros son muy importantes porque permiten comprender en qué consiste esta técnica a través de los casos. Recibo mails de todas partes del mundo y me piden que haga regresiones a distancia, una técnica creada por mí y que se realiza a través de un intermediario autorizado.

 

¿Y se viene una nueva publicación?

Estoy escribiendo mi cuarto libro. Como adelanto, te puedo decir que tiene relación con la regresión a distancia y con la sanación para los niños, porque con ellos solo se puede utilizar esta técnica que yo diseñé.

 

¿Cómo te sientes al ver que has cumplido tu misión de ayudar para sanar?

Muy feliz de llevar mi experiencia al mundo y de entregar el mensaje que la muerte no existe… que siempre podemos ser felices, que somos mucho más que el cuerpo físico y que somos seres espirituales capaces de aprender y crecer. 

 

“Si en el presente tienes bloqueado un sentimiento o una emoción es porque algo sucedió en el pasado que no has superado y quedó ahí sin resolver”.

“Con la regresión fui a ese momento y liberé mis emociones y tensiones. Ya han pasado quince años de la muerte de Alvarito. Hice el duelo y diría que sí lo superé”.

“Además de ir a la raíz del problema y reparar el cuerpo energético, realizo una sanación chamánica que aprendí en la escuela de Michael Harner”.

“Estoy escribiendo mi cuarto libro. Como adelanto te puedo decir que tiene relación con la regresión a distancia y con la sanación para los niños”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación7+5+7   =