Tell Magazine

Entrevistas » Mujer

EDICIÓN | Noviembre 2017

�Todos a la pista!

Jenny Maureen, DJ
�Todos a la pista!

Periodista y licenciada en Comunicación Social, cambió la vida informativa por una musical y decidió ser Disc Jockey profesional. Con una destacada trayectoria en la escena local, se convirtió en CEO de la primera Academia de Disc Jockey y Producción Musical en todo el norte: Beat Dj Academy. Ad portas de fin de año, el ritmo se apodera de cada rincón… ¡que comience la fiesta!

Por Claudia Zazzali C. / Fotografías Rodrigo Herrera

“Pienso y siento en música”, reflexiona Jenny Maureen al momento de invitarla a describir su trabajo como Dj. “Así como un soundtrack es potente para el resultado de una película, porque ayuda a generar emociones, mi trabajo logra un efecto similar, pues me permite hacer una banda sonora en tiempo real. Mi objetivo es que la propuesta de sonidos que entrego logre que quienes la escuchan puedan crear una burbuja que los saque de la rutina, transportándolos… seduciéndolos… que con música vivan momentos de alegría y libertad” declara esta periodista de sonrisa amable, voz dulce y personalidad única.

 

¿Cuándo comenzaste a tomar como una profesión lo de pinchar discos?

Comencé hace veinte años, tocando algunos fines de semana en discotecas y bares. Pero fue hace nueve años que inicié un camino más profesional. Me invitaron a formar parte de los Dj Residentes de Sala Murano Antofagasta y en las fiestas Plan B concreté un estilo personal y maduro. Allí experimenté lo que era tener un trabajo continuo como Dj, con horario definido, de martes a sábado. Eso me permitió presentar sets musicales bastante versátiles y reconocer el gusto musical del público. Aprendí a “leer” sus gustos y preferencias. Cada noche era un desafío y daba lo mejor de mí para sorprenderlos y hacerlos vivir un momento placentero.

 

¿Qué es lo que más te enamora de tu profesión?

Transmitir emociones a través de la música, que es universal. Lo que hago me permite llegar a los corazones a través de hits transversales a todo tiempo. Tengo la libertad de proponer clásicos y nuevos lanzamientos, musicalizar cual arcoíris con estilos diversos ¡es genial! Me enamora ser un puente que propone y que arriesga, ante lo nuevo y fresco que lanza la industria musical.

 

¿Cómo compatibilizas tu trabajo, eminentemente nocturno, con tus otras actividades?

Es como llevar una doble vida. Para mi trabajo de DJ, tengo un closet con ropa más extravagante ad-hoc para discoteque, con brillos, metalizada y con las infaltables lentejuelas y una sección con tenidas mucho más formales para otros trabajos. El mundo no para porque uno trabaje en horarios poco habituales y aunque las horas de descanso son pocas, igual funciono y estoy en pie temprano.

 

¿Cómo fue la transición del periodismo a la música?

Fue bastante natural, pues al iniciar mis estudios ya estaba familiarizada con la música. Mi mamá, adelantada a su época y yo estando en su vientre, ya me hacía escuchar Eric Carmen, Rollings Stones y David Bowie, entre otros. La música siempre ha sido una dimensión muy importante y presente en mi vida… el arte está en mi ecosistema. Entonces lo medular que tomo desde mi profesión de periodista es el comunicar, solo que no preciso un medio tradicional. Mi canal de contacto gira en torno a la música.

 

¿Qué música escuchabas cuando chica?

En una ocasión mientras estaba jugando en el living de mi casa, de fondo en la tele escuchaba un programa de televisión ochentero, llamado Más Música. Ahí escuché por primera vez a Depeche Mode, y puse inmediatamente atención al video clip. De ahí mi vida cambió. Le escribí mi primera carta al Viejito Pascuero, algo que nunca había hecho antes, para pedirle que me regalara los casetes de esta banda. Desde entonces he sido devota a ellos, por más de tres décadas.

 

¿Crees que cada etapa de la vida tiene su particular banda sonora?

Por supuesto que lo creo. De cierta forma, las penas y alegrías, nuestros diferentes procesos existenciales se van asociando con música, y forman parte de nuestra memoria emotiva. En mis etapas más reflexivas y nostálgicas están presentes algunos temas de The Hollies, Roberto Carlos, Mercedes Sosa y Gorillaz, especialmente. En mis tiempos más alegres, Pet Shop Boys, Erasure, Spandau Ballet, Tears For Fears y mi amado Morrissey, entre otros. Mi actual banda sonora es el espectacular disco Everything Now, de Arcade Fire.

 

¿Cómo se prepara una playlist perfecta para una fiesta?

Primero debes conocer a tu público, sus edades y preferencias, que pueden ir por ritmos latinos, pop, anglo y electrónica. De alguna forma esa es la clave para saber la “ruta de vuelo”. Pero en general, una fiesta perfecta invita a iniciar un viaje en diferentes estilos musicales, comenzando de menos a más, al igual que un despegue de avión, considerando mezclas de los clásicos con lo nuevo, y un resultado hermoso se logra al mantener encendida la pista de baile, entregando un recorrido entretenido que anime al disfrute colectivo. Se debe entender que la labor del Dj es estar al servicio de quienes nos escuchan.

 

¿Cuál es tu tema favorito?

Es difícil, no puedo identificar un favorito, porque pasaría por alto otros que también lo son. Tengo muchos favoritos, pero los que quiero que suenen cuando me vaya de este mundo son Someone Saved My Life Tonight de Elton John y I’ll Find My Way Home de Jon Anderson con Vangelis, porque son temas que sintetizan el amor en mi vida.

 

¿Qué no puede faltar en una buena fiesta?

Lo más importante es la disposición positiva y receptiva del Dj… su shakti para crear un ambiente propicio de disfrute, teniendo en primer plano al público que asiste, para mantener un fluido feedback con la pista. La música es esencial con una buena calidad de audio, como también un lugar agradable, luces, efectos y un entretenido cotillón, si la temática de la fiesta lo permite. Una buena barra de tragos donde el lema sea “mejor que sobre antes que falte”, que los invitados sean más mujeres que hombres, ya que las mujeres se atreven a bailar entre ellas no así los hombres, y lo fundamental tener ese grupo o pareja que se anima a romper el hielo y son los que salen a bailar primero. Ellos son, sin duda, facilitadores de nuestro trabajo.

 

LA ACADEMIA DEL BEAT

 

¿Qué es la Academia de DJ del Norte?

Beat Dj Academy Chile es la primera academia para estudiar profesionalmente la carrera de Disc Jockey en los tres niveles: Kids, Teenagers, Inicial y Avanzado. Considero, próximamente, abrir el área de Producción Radial, Musical, Mezcla y Masterización.

 

“De alguna forma, el haber sido la primera mujer Dj en el Norte de Chile me llevó a reflexionar sobre las oportunidades de formación que existen en la capital, donde estudié profesionalmente y me certifiqué, situación que era imposible en nuestra región. Ello me motivó a buscar la forma de acercar este oficio a jóvenes interesados en perfeccionar su técnica. Aquí contamos con notables talentos, que se han presentado internacionalmente y que solo necesitan una vitrina para darse a conocer”.

 

¿Solo en Santiago existían escuelas de Dj?

Hasta ahora sí. Pero debemos romper ese círculo. Nuestra política cultural regional debe fortalecerse y dejar de depender del centralismo de Santiago, Antofagasta, Iquique, Calama también somos Chile: los artistas deberíamos estar presentes con el mismo protagonismo de los que viven en la capital en lo largo y ancho de Chile… ¿cómo romper este paradigma?

 

¿Cuáles son tus planes con este nuevo espacio de aprendizaje?

Ser la Academia de Dj y Producción Musical más grande del norte de Chile. Ir al encuentro de la gente, en ciudades que, por lo general, no son consideradas con este tipo de aprendizajes y experiencias. Vamos a tener una modalidad itinerante, para ir por lo pronto a Calama, Taltal, Tocopilla y Mejillones. Estamos viviendo el 2017 y tenemos que romper el siniestro centralismo y hacer florecer al norte de Chile.

 

¿Cuáles son los beneficios que tendría un joven con aprender a pinchar?

Nuestro sello como academia es lograr que los estudiantes logren activar sus sensibilidades y sensaciones musicales, que se traducen en identificar el ritmo de la respiración consciente, para tomar en valor la vida con humildad y no olvidar lo vulnerable que somos; estar sintonizados con el presente y aprovecharlo al máximo (carpe diem); concientizar sobre la oportunidad de cada uno de ser agentes de cambio y líderes positivos.

 

“Cuando me vaya de este mundo quiero que suenen Someone Saved My Life Tonight de Elton John y I’ll Find My Way Home de Jon Anderson con Vangelis, porque son temas que sintetizan el amor en mi vida”.

“Primero debes conocer a tu público, sus edades y preferencias, que pueden ir por ritmos latinos, pop, anglo y electrónica. De alguna forma esa es la clave para saber la “ruta de vuelo”. Pero en general, una fiesta perfecta invita a iniciar un viaje en diferentes estilos musicales, comenzando de menos a más…”.

“Nuestro sello como academia es lograr que los estudiantes logren activar sus sensibilidades y sensaciones musicales, que se traducen en identificar el ritmo de la respiración consciente, estar sintonizados con el presente y aprovecharlo al máximo”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación5+7+4   =