Tell Magazine

Columnas » Archivo Histórico

EDICIÓN | Noviembre 2017

Estigmatización racial y los estrados de la justicia en La Serena del siglo XVIII

Hernán Cortés Olivares. Académico e historiador Universidad de La Serena.
Estigmatización racial y los estrados de la justicia en La Serena del siglo XVIII

La construcción de la sociedad en el Reino de Chile y sus regiones, no es diferente al resto de América y del mundo, sobre todo si las relaciones de poder y la convivencia se basan en la opresión de los blancos sobre los cobrizos, amarillos y, como por ley divina y natural, sobre los negros.

La expansión española desde la perspectiva de la filosofía política tiene tres piedras angulares: Dios y la Cruz que manda conquistar los cuerpos y las almas de los conquistados. La Corona dueña de todos los territorios conquistados por concesión graciosa del Santo Padre y, los empresarios privados, financistas de las empresas, a cualquier lugar del espacio americano.

El marco jurídico son: las Leyes de Castilla y Aragón, las Leyes de Indias generadas para administrar y resolver los litigios entre los españoles y los indígenas, quedando excluidos los individuos gestados por la panmixia entre blancos y cobrizos: los mestizos. Renglón aparte son los negros y sus castas, considerados como parte de la semoviente o animales domésticos, transferidos desde África y Europa a territorio americano. Jurídicamente son esclavos todos los negros e individuos originarios o naturales de las Indias que se rebelen o se resistan militarmente a los españoles, pues al ser cogidos en guerra serán esclavizados como castigo y solo el rey puede dictar su liberación.

La estigmatización por el origen racial reflejado en el color de la piel, acentuó tempranamente los prejuicios raciales y la lucha por liberarse fue ardua y costosa. En la región de La Serena, hacia 1747, por ejemplo, don Manuel Encinas solicita a los jueces de la administración de justicia una carta en la cual se certifique y reconozca que es español, pues el comandante de la Compañía de Mulatos le ha nombrado alférez. Todo tiene su origen en que su madre, india libre, está casada en segundas nupcias con un mulato y presumen que él también lo es.

La revisión de sus orígenes parentales establece que su madre es la india Margarita Toco y su padre es Santiago Encinas, natural de Concepción, quién le ofreció matrimonio pero luego desapareció. La deshonra fue zanjada cuando el padre la casó a la fuerza con Simón Seriche, con seis meses de embarazo. Los testigos que acreditan su origen español son maestres de campo, capitanes, alféreces y el propio don Fernando de Aguirre, procurador general, quien corrobora la información. Finalmente, el abogado de la Real Audiencia de Lima y Chile, provee y firma el Decreto Judicial de Sangre en el cual se declara a Santiago “por hombre libre español” y relevado de ser citado, compelido o apremiado para que siga la Compañía de Mulatos, mandando que los oficiales de esta lo dejen libremente usar de la naturaleza que goza.

Asimismo, en una situación de integración racial y abnegación filial, el matrimonio constituido por doña Benita Espejo, mujer legítima de Alberto Mundaca, pardo esclavo a quien desea sacar de la esclavitud, liberándole del personal servicio al cual le obliga su ama, ante los jueces relata, en junio de 1749, que gracias a su trabajo ha logrado pagar $150 pesos a sus amos, y demanda conocer la deuda restante, pues su dueña, doña Catalina, no tiene la escritura que está en poder de los padres de Santo Domingo de La Serena. Estos lo habían rematado en pública subasta, el año 1739, en $250 pesos, pagándose $36 al contado y $216 a crédito. El mulato esclavo había sido una donación de don Francisco Godoy, como limosna a la Virgen del Rosario para la fábrica de la iglesia.

El esclavo se negó a servir a los sacerdotes y, por ello, se mandó tocar campanas a capítulo para el remate y don Joseph Santander, esposo de doña Catalina, lo deja en su casa. Felizmente, doña Benita, después de diez años, libera a su esposo pagando los $100 pesos a los padres dominicos y la justicia “lo declara libre y en derecho exento de esclavitud”, otorgándole el instrumento de libertad.

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación7+1+1   =