Tell Magazine

Columnas » Presta Oído

EDICIÓN | Noviembre 2017

Identidad secreta

Por Marcelo Contreras
Identidad secreta

Quince años después de ser conocido como Síndrome en medio del rock latino gracias a éxitos como No se puede vivir sin amor y Pequeño sol, Jaime Ayala aún soñaba con regresar algún día a la música y llenar el Estadio Nacional. No era broma. Lo decía con sinceridad. Las canciones de Síndrome eran buenas y fáciles de recordar. Pero lo que más llamaba la atención era su permanente antifaz. No sabíamos quién era.

Ayala se adelantó décadas a lo que haría Sia Kate Isobelle Furler, conocida en el mundo entero como Sia, la cantante y compositora australiana que se oculta tras una gigantesca peluca rubia que le cubre el rostro. Desconocemos su cara pero tiene numerosos éxitos propios y otros escritos para las más grandes estrellas del pop femenino, incluyendo Rihanna, Katy Perry, Britney Spears, Beyoncé y Shakira. Además, sus videos son absolutamente singulares, casi siempre protagonizados por una histriónica bailarina preadolescente.

Con cuarenta y un años, Sia tiene largo carrete artístico. Cuando aún actuaba a rostro descubierto la fama la superó. Decidió entonces que si quería seguir lanzando material propio y ahorrarse los costos de ser reconocida, la peluca era la solución. Gracias a hits como Chandelier y Alive, donde su voz espectacular reluce en coros emotivos, se convirtió en una de las heroínas del pop de este milenio, sin que su cara sea relevante.

Volvamos a Síndrome. Su idea tampoco era tan original. Un par de generaciones entre los setenta y los ochenta crecieron intrigadas por las verdaderas identidades de los miembros de Kiss. Más tarde, Slipknot hizo lo mismo con máscaras y, en la actualidad, Ghost se oculta tras el maquillaje.

Un truco viejo que aún funciona. 

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación1+7+8   =