Tell Magazine

Entrevistas

EDICIÓN | Septiembre 2017

Con fuerza laboral

Sofía Moreno, Gerente del Consejo de Competencias Mineras
Con fuerza laboral

El Consejo de Competencias Mineras (CCM), iniciativa del Consejo Minero y que cuenta con la asesoría experta de Fundación Chile, da a conocer desde el 2012 la proyección de  la demanda, oferta, formación y brechas de capital humano para el sector, a través de su Estudio de Fuerza Laboral de la gran minería. Este documento se ha destacado por ser el único informe que reúne las características y desafíos del capital humano de la gran minería chilena. Aquí un adelanto de esta información, materia prima para decisiones de futuro. 

Por Claudia Zazzali C. / Fotografías por Andrea Barceló

Preguntas como ¿cuántos hombres y mujeres se desempeñan en la industria minera? ¿Qué nivel de educación alcanzan? ¿Qué carreras mineras tienen más proyección a 10 años? ¿Qué opciones de desarrollo ofrece la minería? Son preguntas que serán abordadas en esta nueva entrega del Estudio de Fuerza Laboral de la gran minería chilena cuya quinta versión será dado a conocer completo en noviembre. Sofía Moreno, Gerente del Consejo de Competencias Mineras, da a conocer parte de los resultados que trae este nuevo estudio.

“En este nuevo estudio pudimos identificar por ejemplo que, en promedio, los trabajadores de la gran minería tienen 43 años. Y más de un tercio de ellos reside en regiones mineras, especialmente en la Región de Antofagasta”. Sobre su nivel educativo la Gerente del CCM cuenta que “más de un 50% de los trabajadores de la gran minería tiene educación universitaria o técnica”.

LA MUJER EN LA GRAN MINERÍA

A diferencia del último estudio presentado por el CCM (2015-2024), y luego de dos periodos consecutivos sin mayores variaciones, el nuevo Estudio de Fuerza Laboral muestra un aumento en la participación de las mujeres en esta industria, representando hoy un 7.9% de la dotación total.

Diversos estudios a nivel mundial demuestran que contratar mujeres en cualquier tipo de industrias mejora la productividad y la innovación, fortalece las dinámicas de equipo y optimiza el proceso de toma de decisiones. Sin embargo, en muchas áreas del mundo laboral, la cifra de mujeres trabajadoras no alcanza los dos dígitos. En este aspecto la gran minería ha puesto su foco de trabajo y espera avanzar hasta alcanzar las cifras de países desarrollados.

“Para reforzar la participación de la mujer en el sector hemos visto que las empresas están implementando una serie de políticas, las que hacen esperable que sigamos aumentando esta representatividad a futuro. Los diferentes planes de incorporación llevados a cabo por las empresas socias del Consejo Minero-aparte de generar una mayor participación  femenina en la industria-, permiten dar más visibilidad a la minería como una opción de desarrollo laboral, real y de interés para las mujeres”, comenta Sofía.

En la misma línea de facilitar la identificación de oportunidades de desarrollo laboral que ofrece el sector, el Consejo de Competencias Mineras desarrolló y dio a conocer el portal www.serminero.cl un espacio donde las futuras estudiantes pueden ver las opciones laborales que ofrece la industria, en qué Centros de Estudios y Universidades se pueden formar, y qué perspectivas laborales tienen las carreras. “Este portal no distingue géneros, es una herramienta que puede servir para cualquier persona que tenga inquietud por conocer lo que ofrece la minería”, dice Sofía.

En relación a la participación femenina en la minería, Sofía dice que “aún hay mucho por avanzar, pero vemos un claro crecimiento desde 2007. Esto es el resultado de una política explícita de integración de la mujer en las empresas mineras, incluyendo políticas focalizadas en la capacitación femenina para cargos históricamente masculinizados, es decir, aquellos donde hay una participación de hombres mayor que el promedio nacional”.

También, explica, “encontramos dentro de la industria casos de adscripción a la Norma Chilena de Igualdad de Género,  donde incluso se han establecido metas específicas para aumentar la tasa de participación de la mujer.  Además varias mineras se han incorporado al programa del Sernameg de “Buenas Prácticas Laborales”, lo que junto a iniciativas específicas sobre equidad resultan en que la tasa de contratación de mujeres por año, aumentó al menos en cuatro puntos”.

¿Qué falta para alcanzar las cifras de incorporación femenina que existen en otros países como Canadá y Australia donde se sobrepasan los dos dígitos?

Australia y Canadá son países referentes en distintos ámbitos para nuestra industria. Ahora bien, hay que reconocer las diferencias que existen en cuanto al desarrollo de ambos países y que se ven reflejadas en estos números. La industria minera en estos países se vio enfrentada a la necesidad de contar con más capital humano calificado antes que nosotros, destacándose aquí la falta de mujeres en la industria como un claro desafío de negocio. En este sentido, los esfuerzos explícitos por incorporar mujeres comenzaron antes que en nuestro país, y se focalizaron principalmente en atracción de mujeres a carreras STEM (carreras vinculadas a ciencia, tecnología, ingeniería y matemática), junto con políticas comunicacionales y de atracción a la industria.

En términos de tipo de trabajador, la mayoría de las mujeres mineras están en el segmento profesional, tanto en proveedores como en grandes empresas ¿a qué lo atribuye?

Efectivamente la mayoría de las mujeres que trabajan en minería tienen una mayor presencia en cargos profesionales. Entre las razones que podrían explicar esto, encontramos que actualmente hay más mujeres que estudian carreras científico-humanistas que carreras técnicas y por ello hay un sesgo base transversal a toda la educación en el país.

¿Cómo proyecta la presencia femenina para los próximos años, tanto para empresas mineras como proveedoras?

Teniendo en cuenta los distintos esfuerzos que están haciendo las empresas para incorporar más mujeres, reflejadas por ejemplo en las mayores tasas de contratación femenina, así como en la capacitación interna de ellas, es esperable que  la tendencia siga al alza y aumentando cada año. Desde el CCM compartimos también este desafío y asumimos los esfuerzos para incrementar la participación femenina en la industria, reconociendo el gran aporte que eso significaría para el sector.

 

“Aún hay mucho por avanzar, pero vemos un claro crecimiento desde 2007. Esto es el resultado de una política explícita de integración de la mujer en las empresas mineras, incluyendo políticas focalizadas en la capacitación femenina para cargos históricamente masculinizados”.

“Australia y Canadá son países referentes en distintos ámbitos para nuestra industria. Ahora bien, hay que reconocer las diferencias que existen en cuanto al desarrollo de ambos países y que se ven reflejadas en estos números. La industria minera en estos países se vio enfrentada a la necesidad de contar con más capital humano calificado antes que nosotros”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación6+7+8   =