Tell Magazine

Entrevistas » Cultura

EDICIÓN | Septiembre 2017

Murales vivos

Pedro Hidalgo, pinturas con vellón agujado
Murales vivos

Con movimientos rápidos y precisos, este artista autodidacta va dando vida a sus murales con una aguja y unas finas hebras de vellón. A la distancia, parecen cuadros pintados con óleo. De cerca, impresionan los prolijos detalles que surgen de una técnica inédita, propia y original. 

Por Verónica Ramos B. / Fotografía: Francisco Díaz U.

El talento innato de Pedro Hidalgo es un descubrimiento que se lo debe a su mujer, Mirella Araneda. Desde el 2013 que ella fabrica indumentaria a telar, pero solo hace dos años le pidió a Pedro que se las ingeniase para aplicar diseños con vellón sobre ponchos, vestidos y chalecos de lana. Su encargo no fue un mero capricho, pues Pedro se inició hace treinta años en el arte, pintando óleo, y su esposa sabía perfectamente de lo que él era capaz.

 

Tomó una aguja y con los múltiples colores de vellón, creó no solo su primera obra, sino además descubrió una técnica novedosa y diferente. “Cuando las personas ven por primera vez mis murales creen que son cuadros pintados. Luego, les llama la atención ver el trabajo que hay detrás y el material con que está elaborado”, recalca el artista.

 

Carpintero de oficio, dejó esta labor por un tiempo, y se dedicó por completo a pintar murales con vellón agujado. “Esto es igual que trabajar con una paleta de colores para pintar un cuadro. Voy mezclando el vellón y creo una pintura sobre una superficie de lana…”.

 

Y un objeto artístico totalmente novedoso

Esta técnica no se asemeja a nada existente. Hay personas que hacen figuras o decoración en vellón agujado, pero murales no. Yo diría que soy el único en Chile que hace esto y solo en Ucrania he visto a una mujer que hace algo similar.

 

¿Cuál es el proceso creativo que lo hace único?

Como base utilizo el paño de lana natural tejido a telar, porque mi objetivo es que sea perdurable en el tiempo. Con una hebra de vellón voy formado la figura sobre el paño, tal como si dibujara con un lápiz. Cuando el paño es oscuro, los rasgos del rostro los marco con jabón blanco en barra. El paño lo pongo encima de una espuma y con una aguja especial voy haciendo varios movimientos para adherir el vellón. Esto es lo que se llama fieltrado.

 

¿Y lo vas matizando con diferentes colores?

Exacto, pero debo tener cuidado de no sobreponer el vellón. Lo ideal es que se vaya mezclando y no que se vea sobrepuesto. Ahora, si no quedé conforme con el resultado lo puedo retirar.

 

Llama la atención la precisión y prolijidad en los rasgos y expresiones

Me resulta fácil hacer esto porque tengo la técnica con la pintura al óleo. Y es más atractivo aplicarla en retratos y dibujos étnicos. Esta temática es mi sello; además, como estamos en una zona turística, el extranjero valora mucho más este tipo de expresiones.

 

¿Cuánto tiempo dedicas a esto?

Trabajo en las noches y los fines de semana. Por ejemplo, en el mural de la mapuche, trabajé cuatro horas diarias durante seis días. También hago trabajos a pedido, entre ellas, pieseras y muebles con aplicaciones en vellón agujado y murales con diferentes temáticas…

 

¿Alguno que destaques como especial?

En una ocasión, una mujer de Valdivia nos pidió que le hiciéramos un abrigo de lana con unos diseños bien particulares. Mi señora elaboró el abrigo a telar y yo con la técnica del vellón agujado hice un paisaje con una cascada y unos picaflores. Después supimos que era una poeta que iba a representar a nuestro país, en Estados Unidos.

 

YULIFRAN

 

La marca de sus trabajos nació de los nombres de dos de sus nietas: Yuliana y Francisca. Junto a su mujer, emprendieron con Yulifran, sumando a la indumentaria que elabora Mirella los murales de Pedro. “En abril de este año, mi esposa creó un vestido de bolsas plásticas tejido a telar para el concurso Miss Eco Chile. De sesenta y cinco participantes de todo el mundo, este diseño obtuvo el quinto lugar de la competencia realizada en Egipto”, agrega Pedro con orgullo.

 

Ambos son generosos con su conocimiento e imparten talleres por diferentes lugares del país. “Hemos recorrido casi todo Chile dando clases de la técnica de vellón agujado. En Antofagasta hemos estado en doce ocasiones y en Concepción, cerca de quince. Nuestros talleres son muy cotizados también en Santiago, Viña del Mar, Talca, Temuco, Puerto Montt. En noviembre vamos a Punta Arenas, Puerto Natales, Porvenir y Ushuaia”, señala Pedro.

 

¿Además de los talleres, tienen otros proyectos?

Mi objetivo es exponer en una sala. Estoy trabajando en un proyecto para presentar cerca de treinta murales en Temuco. Esto será en el verano del 2018 y estoy enfocado en hacer una exposición en base a fotografías antiguas con una temática que aún debo decidir. Por otra parte, queremos desarrollar nuevos diseños con vellón amasado, plasmando en el vestuario los petroglifos que existen en esta zona.

 

Bonita experiencia desarrollar este arte y, además, junto a tu mujer

Nuestro hijos crecieron y nos quedamos solos. Trabajar juntos nos ha dado grandes satisfacciones, entre ellas, viajar y enseñar. Reconozco que si Mirella no me hubiese motivado a hacer esto, me habría quedado solo en la carpintería. Lo mejor que me ha pasado ha sido descubrir este talento y eso se lo debo a ella.

 

“Yo diría que soy el único en Chile que hace esto y solo en Ucrania he visto a una mujer que hace algo similar”.

“Con una hebra de vellón voy formado la figura sobre el paño, tal como si dibujara con un lápiz”.

“Mi objetivo es exponer en una sala. Estoy trabajando en un proyecto para presentar cerca de treinta murales en Temuco”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación7+8+9   =