Tell Magazine

Columnas » Archivo Histórico

EDICIÓN | Septiembre 2017

Bandera chilena, identidad e historia

Por Eliana Urrutia. Académica Facultad de Ciencias de la Educación, USS.
Bandera chilena, identidad e historia

En el mes de la patria, las ciudades y pueblos de nuestro país comienzan a engalanarse para celebrar un año más de vida independiente. Y un símbolo infaltable es la bandera chilena, emblema adoptado hace doscientos años. 

Bajo diversos formatos y soportes, la bandera preside la fiesta. Y lo hace desde uno de los lugares más transitados de la capital como es el barrio cívico, donde el despliegue monumental de la llamada la “bandera del bicentenario”, izada por primera vez en 2010 con motivo de la homóloga celebración, preside el entorno que bajo distintos estilos arquitectónicos recorre desde los siglos XVIII al XXI.

Este símbolo de la nación, cuyo bicentenario está ad portas, fue legalizada por el Decreto Ley del 18 de octubre de 1817. Aunque no fue la primera, ni el diseño actual exactamente el mismo, se ha ido incorporando bajo diversas resignificaciones como un símbolo de la identidad chilena.

Aquellas que precedieron a la actual bandera datan desde la Guerra de Independencia. La primera, conocida como de la “Patria Vieja”, surge por ordenanza de José Miguel Carrera, en 1812, quien decreta el primer emblema nacional. Su configuración era de tres franjas horizontales blanca, azul y amarilla. En el centro, un escudo ovalado, en el que destacan la columna dórica y el nuevo mundo, a sus lados una mujer y un hombre mapuche, en la parte superior; una lanza cruzada por una hoja de palma y una estrella sobre ellas. Coronan el escudo dos frases: "Después de las tinieblas, luz" y "Por consejo o por espada". Al reverso se ubicaba otro escudo que mostraba la cordillera, rayos saliendo de ella y las expresiones: "El nacimiento de la libertad de los chilenos" y "La luz de la libertad viene después de las sombras". Todos símbolos del sentimiento de ruptura con el orden colonial y el poder español y, tal vez, el primer símbolo de unidad nacional. Su corta vida llegó de la mano de la derrota de Rancagua, en 1814, ya que, luego de este episodio, y durante el período llamado de la reconquista, las autoridades españolas destruyeron todo símbolo “patriota”.

En 1817, con el triunfo de Chacabuco, se hizo necesario un nuevo símbolo para la naciente república, por lo que, siguiendo la misma estructura del emblema anterior, llegó la “bandera de la transición”, debido a su corta y restringida vigencia (abril a octubre de 1817), que tenía dispuestas tres franjas horizontales de colores blanco, azul y rojo, este último reemplazando al amarillo. Los escudos también habían sufrido algunos cambios. En el anverso, el óvalo en cuyo interior se aprecia la columna dórica y el nuevo mundo, la estrella, la palabra "Libertad" y sobre ella, la inscripción "Unión y fuerza". Al reverso, un volcán en erupción y las palabras "Chile Independiente".

En octubre de 1817, sería enarbolado, por primera vez, el pabellón que conocemos como la bandera actual. El nuevo emblema fue oficializado el 18 de octubre de 1817 y presentada oficialmente el 12 de febrero de 1818 durante la ceremonia de juramento de la independencia, acto que hoy podemos prefigurar gracias a la obra de Pedro Subercaseaux. A diferencia del emblema actual, la estrella ubicada en el cantón azul estaba inclinada y en el centro se inscribe el mismo escudo de la transición. Esta bandera que hoy es resguardada en el Museo Histórico Nacional, fue usada hasta 1819. El actual escudo fue adoptado en 1834. El blasón o soporte está constituido por un  campo cortado de azur (azul intenso) y gules (rojo vivo), con una estrella de cinco puntas al centro, sobre él un timbre compuesto por un plumaje tricolor y un tenante compuesto por el huemul a la izquierda y cóndor a la derecha, investidos con corona naval de oro. El lema «Por la razón o la fuerza» fue incluido en 1920 y ratificado en 1967.

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación9+2+5   =