Tell Magazine

Columnas » Cine Paralelo

EDICIÓN | Septiembre 2017

Steve Jobs en tres dimensiones

Por Maximiliano Mills – www.maxmills.com
Steve Jobs en tres dimensiones

Iniciando mi sexto año como columnista de “Cine Paralelo” en revista Tell (2012-2017) y como usuario ya durante dos años de mi primer producto creado por Steve Jobs (un iPhone7), me permito la libertad de analizar más que una película, una vida excepcional narrada a través de tres películas:

Piratas de Silicon Valley, de 1999, es una película basada en el libro Fire in the Valley: The Making of a Personal Computer de Paul Freiberger y Michael Swaine. Escrita y dirigida por Martyn Burke, esta muestra los comienzos de los computadores personales graficando la rivalidad entre Microsoft y Apple desde sus inicios. Protagonizada por el actor más parecido físicamente a Steve Jobs (Noah Wyle), es además la película que mejor describe la vida, comienzos y ascenso de Apple en el mundo de las computadoras caseras. Con importantes detalles biográficos y empresariales omitidos en las otras dos películas, tuvo además la ventaja de filmarse teniendo a Steve Jobs vivo (las otras dos películas son póstumas). Lamentablemente, teniendo a Turner-TNT como coproductora, esta no apostó por su estreno en cines y fue enviada directo a la televisión. Una gran pérdida. Pero incluso para TNT se puede considerar como una película excepcional, que muestra el rechazo de Jobs hacia su hija con escenas muy tristes, junto a la arrogancia de IBM  y la indolencia de Xerox, que desembocaron en el triunfo final de Microsoft y Apple en los consumidores. La narración termina, en 1985, con una escena de antología en las escuelas de economía: ¿quién será el encargado de despedir a Steve Jobs mientras todos brindamos por él?

Jobs es una película semibiográfica estrenada el año 2013, dirigida por Joshua Michael-Stern e interpretada por Ashton Kutcher. La narración lo sitúa, en 1976, viviendo en la casa de sus padres adoptivos y como empleado de Atari. En paralelo forma una sociedad con su amigo, Steve Wozniak, con quien funda Apple Computer y lanzan la primera computadora personal Apple II. La magnánima escena donde ocurre este evento se sitúa en la West Coast Computer Faire de 1977. Comienzan a llover los pedidos y la compañía se dispara hasta el cielo. La película salta hasta mediados de los noventa mostrando las jugadas estratégicas de Jobs —después que  el presidente de Apple, Gil Amelio, le pide regresar a la compañía como asesor— para retomar el control de la empresa que él fundó. Lo muestra como esposo y habiendo aceptado finalmente a Lisa como su hija legítima. En esta etapa dirige su segunda empresa NeXT, pero acepta volver. Realiza cambios en el directorio y recupera su cargo de presidente. Rediseña el futuro concepto que tendrá Apple basado en su propia aversión hacia los aparatos electrónicos con botones.

Steve Jobs, estrenada el 2015, es la película más biográfica de las tres y protagonizada por Michael Fassbender y Kate Winslet. Dirigida por Danny Boyle. El guión se adaptó de la biografía escrita por Walter Isaacson y está estructurado en tres actos, pero todos ocurren bajo presión y dentro de la claustrofóbica atmósfera de las icónicas presentaciones que realizaba Jobs en un teatro cada vez que estrenaba un nuevo producto. El primero lo muestra despotricando con su ingeniero Andy Hertzfeld y los problemas que ocurren antes del lanzamiento del Macintosh el ochenta y cuatro. Como segundo acto aparece Jobs lanzando la computadora NeXT,  en 1988. Aquí Steve Wozniak confronta a su amigo y exsocio, degradando sus contribuciones y planteándole “tú no eres programador, ingeniero ni publicista… ¿entonces que eres en Apple?”. En el acto final aparece Jobs organizando el estreno de la línea basada en el iMac de 1998. Nuevamente llega Wozniak y le pide que reconozca al equipo de ingenieros creadores de la Apple II.

Al final uno concluye que la motivación en la vida de Jobs para crear sistemas operativos cerrados fue vengarse del destino, esclavizando a toda la humanidad bajo la manipulación y tiranía de sus reglas. Esto se ve cuando le describe a John Sculley como fue “adoptado”, “devuelto” y “adoptado como segunda opción”. Su imperiosa necesidad de control radica en este rechazo por haber sido un “producto defectuoso”. Este control lo llevo sufriendo hace dos años con miles de archivos atrapados en mi iPhone y que no puedo descargar ni respaldar en otros aparatos. Hoy Apple ha debido rendirse hasta quedar siendo un sistema abierto y compatible con Windows… ¿Sería esto posible estando Jobs dirigiendo la compañía? Nunca lo sabremos. Sobre lo que sí es posible conjeturar es sobre la teoría de que el cáncer es una enfermedad sicosomática. Steve Jobs quizás sea el mejor ejemplo. Su resentimiento hacia sus padres biológicos jamás fue curado ni aliviado por ningún dispositivo bautizado con una “i”. Cargó con esto durante su vida y a pesar de ser vegetariano, si nunca alimentas tu alma ni la liberas de sus traumas, no existirá iMac, iPad, iTablet, iTunes o iPhone capaz de rescatarte de la oscuridad. 

 

Otras Columnas

China y la corona de la ASEAN
Asia Dónde Vamos
Amigos y rivales
Presta Oído
Los sobrevivientes
Presta Oído
PRIMAVERA
Monocitas
Temporada de comida saludable
Rodrigo Barañao
Septiembre, ¿patria y primavera?
Conectados con la Historia
» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación9+3+3   =