Tell Magazine

Entrevistas » Mundo Empresarial

EDICIÓN | Agosto 2017

Una apuesta transparente

Igor Flores, Agua Puri
Una apuesta transparente

Con más de veinte años de trayectoria en el mundo inmobiliario, Igor decidió embarcarse en un modelo empresarial que tiene algo de visionario, algo de solidario, algo de idealista: un negocio sustentable. Hoy, gran parte de sus esfuerzos están enfocados a hacer crecer Agua Puri, un emprendimiento que consiste en tratar el agua potable a través de un sistema de osmosis inversa, lo cual permite obtener agua purificada libre de sales y metales pesados. ¿La novedad? Todos sus operadores están en la cárcel, que es donde está instalada la planta procesadora.

Por Claudia Zazzali C. / Fotografías por Rodrigo Herrera

A los doce años hizo un Circo de Magia en el patio de su casa. Organizó el evento, hizo la publicidad y solo dejó entrar a los que pagaron su entrada. Comenzó la función y uno de los asistentes se dio cuenta de un par de trucos y todos decidieron que era mejor irse a jugar a la pelota.

 

Ese fue el primer emprendimiento de Igor Flores, empresario antofagastino que hoy suma más de dos décadas de trayectoria y que jamás se ha rendido frente a alguna dificultad. De hecho, a pesar de haber sido seudo abandonado por su público en ese evento mágico, perseveró en su afán y en el garage de su casa construyó un Tren Fantasma, sin más recursos que un triciclo donde el asistente  tenía que pedalear para avanzar entre túneles de sábanas colgantes y una radio cassette que el mismo Igor transportaba, mientras sonaba de fondo El lado oscuro de la Luna de Pink Floyd. Aparecían de improviso Frankestein y la momia, que no eran más que su hermano menor y su vecino. Antes de salir, golpeaban  el portón metálico del garage, mientras les pedía a sus invitados  que salieran con cara de espanto. Esto creaba sicosis por entrar y se hacían filas de niños ansiosos por vivir la “experiencia extrema”.

 

“Años después entendería que eso se llama crear necesidad”, nos relata Igor. “El emprendimiento es un chip que todos traemos en nuestro organismo. Se puede activar por una necesidad, por un problema o por la convicción de hacer algo que creemos es mejor de lo que hay o porque no existe y que soñamos con convertir en realidad para abrir nuevos caminos”.

 

En tu vida profesional has desarrollado proyectos que abarcan múltiples áreas de negocios, ¿bajo qué rubro te definirías? 

En general, diría que lo mío son los negocios. Es un concepto amplio, pero en mi caso, más que agobiarme, me entrega grandes satisfacciones porque disfruto lo que hago. Esa es la clave. Lograr el deleite y la libertad que te permite el crear y estar siempre en acción, mejorando tu modelo.

 

¿Cómo descubriste esto de las Empresas B o con una mirada social?

El 2015, la empresa Sodexo, a través de la concesionaria Grupo Dos, que son administradores junto a Gendarmería de algunas cárceles en Chile y otras en Latinoamérica, solicitan mis servicios como relator profesional para dar clases de construcción de tabiquerías y pintura  a los internos del nuevo recinto penitenciario de Antofagasta, ubicado en la ruta 5 Norte, salida Norte de Antofagasta. Gracias a ello, tuve un acercamiento a la labor de Sodexo en lo relativo a la reinserción social. Vi personas  que sí querían aprender, ocupar su tiempo y cambiar el switch. En ese contexto nos ofrecen la posibilidad de postular con un proyecto de emprendimiento que incluyera la  contratación de internos.  

 

¿De qué se trata tu proyecto?

El proyecto de agua purificada consiste en tratar el agua potable a través de un sistema de osmosis inversa, lo cual permite obtener agua purificada libre de sales y metales pesados. En nuestro caso, la planta fue armada con piezas que trajimos desde Estados Unidos. El agua purificada luego de este proceso, se envasa en botellones de veinte litros y otros formatos que luego son  comercializados en el mercado.

Nuestra agua logra una alta pureza, certificada bajo los requerimientos del Servicio de Salud y logra un pH óptimo, ideal para el consumo de nuestro organismo.

 

¿Por qué te decidiste a trabajar con reos?

Fue más bien tomar esta oportunidad del ganar-ganar. Por un lado, se nos ofrecía un galpón nuevo y muy bien equipado a nuestra disposición y, por otro lado, teníamos desde hace mucho este proyecto del agua purificada y decidimos apostar a ello.

El trabajar  con  internos pasa por una serie de filtros de calificación que el mismo Sodexo realiza. Nosotros nos encargamos de hacer la entrevista final para decidir por aquellos que nos parecen más dispuestos a aprender y aportar en conocimiento y disposición, aquellos en los cuales se logra visualizar la necesidad de generar un cambio y crecer como personas.

  

¿Cómo ha sido la experiencia?

Notable desde todo punto de vista, porque no solo hemos logrado un lugar en el mercado con nuestra marca Agua Puri, tanto por la calidad del producto como por la importancia de este proyecto para los internos  que trabajan en el área de producción. Puri, en lengua kunza, significa agua y el logo es una gota de agua humanizada, pues a través del trabajo que damos dignificamos a los internos, que cuando están en la planta cumplen como un trabajador normal, acogido a las mismas leyes laborales de todos los chilenos.

Por otra parte, trabajar en alianza con Sodexo en esta iniciativa, nos ha brindado satisfacciones que van más allá de lo laboral. Vemos  un apoyo constante en todos los ámbitos. El objetivo de que la planta crezca es beneficioso para todos, dado que en la medida que exista un crecimiento nuestro, esto permitirá también la contratación de mayor mano de obra y con ello aumentan las posibilidades de reinserción social.

 

EMPRENDER SOCIALMENTE

 

Hoy en día, Igor vive con intensidad cada momento, compartiendo con sus padres que tienen más de cincuenta años de casados y acompañando de cerca a su hijo Ignacio de quince años, sanluisino y basquetbolista del Club Sokol, con quien comparte cada vez que puede. Combina sus negocios con su afición por el running y la pintura, actividades que le permiten “pensar, ordenarme, crear”.

 

¿Qué procesos has debido enfrentar en este nuevo proyecto?

Trabajar al interior del recinto penitenciario no es algo sencillo de explicar. Existen una  serie de protocolos y medidas de control que son exigidas a través de gendarmería. Revisiones exhaustivas  de los camiones que retiran el producto desde la planta, horarios de ingreso y salida.  Pases visados que deben cumplir una serie de conductos regulares propios de los controles internos.

Por otra parte, a pesar de ser una iniciativa netamente enfocada en la Responsabilidad Social Empresarial, debemos estar atentos a ser competitivos, porque a pesar de que nuestros costos suelen ser más altos, dado que nos encontramos fuera del radio urbano, nos hemos visto en la obligación de nivelar los precios de acuerdo al mercado.

 

¿Cómo has logrado capacitar a tus trabajadores?

Contamos con un plan de trabajo, en el cual se realiza una inducción completa del funcionamiento de la planta, las operaciones diarias, las medidas de control que se deben tomar frente a cada actividad, ya sea llenado, etiquetado, almacenado o  despacho. Asimismo, existe una programación diaria y un stock mínimo de producción .Medidas sanitarias que se deben cumplir plenamente antes de entrar a la planta. Todo esto bajo la supervisión de profesionales. Paralelamente, Sodexo también realiza labores de reforzamiento en temas de conductas, procedimientos internos, procesos que son constantemente chequeados.  

 

¿Cuál es tu emoción frente a este desafío?

Las emociones han ido cambiando de acuerdo a los procesos y objetivos que nos hemos propuesto. Cuando logras tu primer botellón de agua purificada, con etiqueta, fecha, certificación sanitaria, experimentas esas ganas de gritar a los cuatro vientos: “lo hicimos”. En paralelo, ves a los internos celebrando con la misma alegría, porque en su fuero interno dicen: “yo también puedo ser un aporte”. En lo ya relacionado con nuestros clientes, que te digan que nuestra agua les encanta, o que el servicio de reparto llega a tiempo, o que nuestras operadoras contestan con empatía y amabilidad, obviamente nos deja satisfechos.

 

¿Cómo visualizas este proyecto en el futuro?

No somos una empresa multinacional y eso nos limita por todo lo que soñamos hacer de nuestra agua, sin embargo, ese es nuestro desafío, el crecer día a día. Queremos lograr que quienes nos compren sepan que están ayudando con un grano de arena a aquellas personas que han equivocado el camino, pero que están dispuestas a salir adelante por ellos primero, por sus hijos y su familia que los espera de vuelta.

Ese es nuestro futuro, posicionarnos como una empresa líder de agua a nivel regional norte, con valor agregado en donde todos quienes nos prefieren se transformen también en socios respecto de esta tarea.

 

“Trabajar al interior del recinto penitenciario no es algo sencillo de explicar. Existen una serie de protocolos y medidas de control que son exigidas a través de gendarmería. Revisiones exhaustivas de los camiones que retiran el producto desde la planta, horarios de ingreso y salida”.  

 

“El emprendimiento es un chip que todos traemos en nuestro organismo. Se puede activar por una necesidad, por un problema o por la convicción de hacer algo que creemos es mejor de lo que hay o porque no existe y que soñamos con convertir en realidad para abrir nuevos caminos”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación9+8+1   =