Tell Magazine

Entrevistas » Mundo Empresarial

EDICIÓN | Agosto 2017

AGUA, PERO NO CUALQUIERA

Juan Carlos Lemus, fundador de Awater
AGUA, PERO NO CUALQUIERA

Para hidratarse no basta con tomar agua. El cuerpo va perdiendo durante el día nutrientes y minerales, sobre todo si es sometido a entrenamiento deportivo. Para hacer frente a esa necesidad y competir de igual a igual con las bebidas isotónicas, este emprendedor creó un agua alcalina. Agua, pero de la buena.

Por Mónica Stipicic H./ Fotos: Andrea Barceló

Como muchos emprendimientos exitosos, el de Juan Carlos Lemus y Francisco Gutiérrez nació de una necesidad personal. Ambos son deportistas y corren maratones y, como tales, rápidamente se dieron cuenta de que los productos que existían para hidratarse no necesariamente eran buenos para todos.

 

Al momento de comenzar a investigar el tema, Juan Carlos tenía una agencia de publicidad. En uno de sus viajes descubrió que en Estados Unidos y Europa ya existían categorías de agua especiales para deportistas. Decidió comprar botellas y ponerse a trabajar. Arrendaron una línea de producción en una planta de agua de vertiente natural ya establecida en Los Andes y se lanzaron, con dedicación absoluta y exclusiva, a dar vida a Awater.

 

“La diferencia entre nuestro proceso y el de cualquier otra agua de vertiente es que nosotros, además de purificarla, la ionizamos, que es un proceso que separa la molécula de agua y la alcaliniza de forma que otras aguas no poseen. Las aguas minerales en Chile, en general, poseen un PH que va entre 6 y 7, la nuestra es de 8,5”, dice.

 

¿Qué significa eso en palabras simples?

El PH se refiere al nivel de oxidación, porque el hidrógeno es la molécula que genera la oxidación de las cosas. Nuestro cuerpo tiene un nivel neutro, en una escala que va de 1 a 14, el problema es que la alimentación que tenemos hoy, de muchos procesados, acidifica nuestro cuerpo y, si el PH baja, nos transformamos en susceptibles a contraer bacterias o microorganismos que nos enferman. Tomar agua de este tipo ayuda a regular y a controlar el nivel de acidez del cuerpo, además de tener la capacidad de hidratar hasta seis veces más que cualquier otra. Es decir, alcalinizar el agua tiene que ver con la tendencia de querer vivir mejor y más sano.

 

¿No basta con tomar agua? ¿Hay algunas que hidratan más que otras?

Los doctores siempre dicen que tratemos de tomar dos litros de líquido al día, pero no da lo mismo tomar dos litros de café que dos de agua… acá pasa lo mismo. Las aguas alcalinas ionizadas descomponen la molécula y eso entrega una mayor capacidad de penetración, lo que conlleva una mayor hidratación. En Estados Unidos hay varias marcas que han hecho estudios para comprobar esto: la velocidad de recuperación y rehidratación se mide a través de la viscosidad de la sangre y se ha comprobado que en personas hidratadas con aguas alcalinas esta es menos densa que en aquellas que han tomado agua común y corriente.

 

Uno tiene la idea de que el agua es neutra, ¿es posible que existan aguas con valor nutritivo?

Sí, claro. Hoy día hay una revaloración a nivel mundial del agua, básicamente porque el organismo la necesita para vivir y no es capaz de producirla por sí mismo. Pero en Chile nos falta mucho todavía, pues el consumidor no es capaz de diferenciar un agua mineral de una purificada y sigue siendo un comodity sin mayor valor. Pero el proceso es similar al del café; hace diez años todos tomábamos café instantáneo y hoy día mucha gente va a comprar especialmente café de grano de marca… la población se va educando, va entendiendo y percibiendo el valor agregado de algunos productos.

 

 

MÁS Y MEJOR

 

“En Chile, el consumo anual promedio de agua por persona es de veintinueve litros, mientras que en Argentina es de ciento treinta y siete. La percepción es que, por vivir al lado de la cordillera, tenemos de sobra, pero es cosa de ver los problemas que han generado los últimos eventos climáticos en el Río Maipo, que es el que abastece a Santiago… tenemos que revalorar el recurso y revalorar el mercado del agua”, dice.

 

¿Ustedes son la única agua alcalina que existe hoy en Chile?

No, hay un productor en el Cajón del Maipo y otro en el Valle del Elqui, pero nosotros somos los primeros en hacer una producción masiva. Estamos recién desde marzo comercializando nuestro producto, al que, además, le agregamos magnesio.

 

Que es algo así como un “súper mineral”…

Exacto, es uno de los cuatros minerales fundamentales para el buen funcionamiento del organismo y está muy presente en la tierra, en hortalizas verdes y frutos secos. Lamentablemente, la dieta de los chilenos es cada vez más baja en magnesio, lo que trae consecuencias, por ejemplo, en la firmeza de los huesos, porque compromete directamente la fijación del calcio. Nosotros lo agregamos según la norma permitida, es decir, para lograr equilibrar los niveles del organismo no basta con tomarse una botella, sino que hay que cambiar el hábito de tomar agua. Nuestra apuesta es cambiar el hábito de consumo y que la gente comience a preferir el agua embotellada en el día a día, que el mercado se vaya sofisticando.

 

¿No es sólo un producto para deportistas?

No. Los beneficios pueden ser más visibles en este mundo, por una cosa de hidratación y recuperación muscular. Pero el magnesio ayuda en la elasticidad muscular. No hay otra agua igual en Chile y es segura para ser consumida por todos, desde una guagua para adelante, y puede usarse como insumo para cocinar o preparar jugos.

 

¿Están pensando en nuevos formatos para que esos usos sean posibles?

Hoy sólo tenemos medio litro, pero próximamente queremos pasar a un envase de 700cc, que todavía es un formato carry on, que nos da visibilidad. De ahí, queremos saltar al galón de cinco litros, que permita su uso doméstico.

 

Además de la venta online, hoy Awater está presente en locales de La Punta, en la Ciudad Deportiva de Iván Zamorano, Kidzania, Café Fontena y Gimnasio Motion. Y aunque se ha juntado con representantes de todas las cadenas de supermercados, por el momento Juan Carlos tiene el mismo problema que muchos emprendedores: un costo de producción que le impide competir de igual a igual con las grandes marcas que tienen varias líneas de producción, además de un flujo aún muy bajo para, por ejemplo, tener productos en ocho salas donde hay que costear reponedores sin que el volumen de venta sea equivalente.

 

“Por el momento, hay que crecer a través de otras cadenas de distribución: almacenes, cafeterías y el mundo de los gimnasios, que hoy está un poco tomada por los isotónicos”, dice.

 

¿Sólo se van a quedar en una variedad?

Sí, por el momento queremos potenciar lo que tenemos, porque nuestra apuesta pasa por una hidratación mejor y más responsable. Si la saborizo, lo más seguro es que tenga que agregarle un químico y no queremos agregarle nada, ni azúcar, ni sal, ni aditivos, ni colorantes. La nuestra no tiene calorías ni grasa y, al mismo tiempo, tenemos casi la misma cantidad de electrolitos que una bebida isotónica, lo que nos hace muy competitivos.

 

¿Cuál es su volumen de producción hoy y a cuánto aspiran?

Nuestro deseo es llegar al uno por ciento del mercado total y eso son treinta mil botellas mensuales. Desde marzo hasta junio vendimos diez mil botellas y estamos volviendo a producir diez mil más. Lo más probable es que terminemos el año vendiendo treinta mil, que es nuestra meta futura mensual en unos tres años. Es una apuesta arriesgada, pero ya estamos completamente lanzados es esto… yo ya vendí hasta mi auto, pero realmente creo que le vamos a pegar el palo al gato.

 

“Tomar agua de este tipo ayuda a regular y a controlar el nivel de acidez del cuerpo, además de tener la capacidad de hidratar hasta seis veces más que cualquier otra. Es decir, alcalinizar el agua tiene que ver con esa tendencia de querer vivir mejor y más sano”.

 

“Los doctores siempre dicen que tratemos de tomar dos litros de líquido al día, pero no da lo mismo tomar dos litros de café que dos de agua… acá pasa lo mismo”.

 

“En Chile el consumo anual promedio de agua por persona es de veintinueve litros, mientras que en Argentina es de ciento treinta y siete. La percepción es que, por vivir al lado de la cordillera, tenemos de sobra, pero es cosa de ver los problemas que han generado los últimos eventos climáticos en el Río Maipo, que es el que abastece a Santiago… tenemos que revalorar el recurso y revalorar el mercado del agua”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación1+9+6   =