Tell Magazine

Agenda » Arte

EDICIÓN | Agosto 2017
ARTES VISUALES EN LA ZONA CENTRAL

Un sistema del arte en un territorio delimitado, involucra varios factores, entre ellos, los creadores, público, publicaciones especializadas, instituciones de educación relacionadas con el arte, críticos, teóricos, mercado del arte, galerías, salas públicas de exposiciones y una institucionalidad adecuada. Sabemos que en la región de O’Higgins este sistema es deficitario en varios aspectos, mucho se ha hecho hasta ahora desde el nivel central de las distintas administraciones de gobierno, desde el propio Consejo de la Cultura local, desde el Gobierno Regional y en las distintas municipalidades; también existe un nutrido numero de artistas, pero vemos que hay aún una cierta desconexión entre la sociedad en general y la producción que los creadores locales realizan. Todo esto sucede porque aún existen elementos que en la región no se encuentran, y que podrían ser impulsados a través de una oferta educativa que involucrara a las artes visuales, así es posible que el conocimiento teórico pudiera estar más al alcance de la población, generando publicaciones que ayuden a crear una trama que si bien puede estar muy en sintonía con el concepto de “industria cultural”, más bien ayude a nutrir al sistema ya existente de un sustrato conceptual suficiente que incentive e impulse la investigación,  dándole al arte a sus creadores las categoría que se merecen como actividad que aporta a la cultura, sino que también al sentido del habitar un territorio, es decir, a su propia identidad.

 

Educación artística en enseñanza media y superior necesitamos, también una red de espacios de exhibición y/o creación con personal capacitado en el área, donde el formato de lo “multiuso” deje de ser la excusa para la falta de apoyo a la creación de infraestructura pública en artes visuales, porque estos lugares, considero que no dignifican el trabajo de los creadores, ya que el público más bien se confunde respecto del verdadero objetivo de lo exhibido, mucho se puede discutir al respecto, pero en este sentido también el mundo privado tiene mucho que aportar.

 

Espero que la Universidad de O’Higgins no solamente insista en su oferta profesionalizante y que apueste también a corto y mediano plazo por las humanidades y las artes visuales, como motor cultural para la región, ya que es lo que se espera de ella, de lo contrario será ver el territorio como un lugar de explotación de recursos, transformación de ellos y nada más; postergando la idea del habitar en coherencia para no ahondar en estereotipos centralistas con respecto a nuestra región.

OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación5+7+5   =