Tell Magazine

Entrevistas » Mundo Empresarial

EDICIÓN | Agosto 2017

La Zapatera

Loreto Gaytan, dueña de Calzados Gaytan
La Zapatera

Una explosión de color, de texturas, de formas, de diseños innovadores y atrevidos son parte del sello con que Loreto Gaytan posicionó su marca que este año cumple diez años. Zapatos que, además, hoy lucen artistas como Mon Laferte o Pascuala Ilabaca y que son usados por las protagonistas de la teleserie de época Perdona nuestros pecados de Mega.

Por María Inés Manzo C. / fotografía Mariela Sotomayor

Calzados Gaytan nació el 2007, en el sector de Peñablanca de Villa Alemana, como un sueño de la diseñadora Loreto Gaytan (34), quien le hizo honor a su apellido —de raíces turcas— y logró crear una marca de innovadores zapatos de mujer, con una propuesta que ha sido catalogada como “rebelde” por estar llena de detalles, brillos, color y diseños poco usuales, pero sin perder la comodidad y la funcionalidad del calzado.

Su materia prima es el cuero natural de vacuno, cabra y cabritilla, de origen nacional y extranjero; además de especiales telas y detalles traídos de lugares como Argentina o India. Por otro lado, la confección es totalmente manual y artesanal, pero con toques de modernidad y estilo.

Loreto estudió diseño de Vestuario en el Duoc UC de Viña del Mar donde, además, desde el 2005, se ha desempeñado como docente. Luego, en el 2006, se especializó en diseño de calzados en Buenos Aires, ciudad donde constantemente viaja en busca de materiales. “Me llamó la atención el mundo de los zapatos cuando trabajaba en la ópera y estudiaba diseño de vestuario, porque me di cuenta de que no me gustaba la ropa, no me motivaba y no me veía trabajando en ello. Sentía que tenía que seguir en una búsqueda. Cuando descubrí que quería hacer zapatos me enganché de inmediato y desde los comienzos fui de propuestas medio raras”.

De romper esquemas…

Sí, sabía que hacía cosas distintas de lo que había en Chile en esa época. Cuando comencé estaba un poco sola y había sólo un par de marcas de calzado, pero que ya no existen. Fue difícil también, porque mis diseños eran diferentes, la gente los miraba y no entendía cuál era mi idea, si era un zapato de uso cotidiano o no. Ahora tengo hartas seguidoras y muy buenas clientas, a quienes les encanta lo que hago. Todos los años les pongo una cuota de excentricidad… y no sé cómo voy a terminar (ríe), pero trato de que sean originales.

 

¿Ese es tu sello?

Sí, y creo que eso ya lo he ido insertando en el mercado, la gente ya reconoce cuál es un Gaytan. Por las texturas, por los colores, por esta cosa exagerada. Pero yo soy así, exagerada de personalidad.

 

¿Cómo es el proceso creativo?

Me inspiro en una mujer definida como mi público objetivo. No tiene una estética repetida o dentro de los cánones de belleza común. Es súper cotidiana y muy normal, pero que a través del zapato le da una cuota de diferenciación a su onda, o a través del calzado se siente más linda y empoderada.

 

Más allá de un accesorio pasa a ser parte de la personalidad…

Así es. Todas las temporadas pienso en algo de esa mujer, en el estado en que se encuentra y lo que quiero proyectar. Por ejemplo, la colección de este invierno se llamó “Fuerza Interior”, porque tiene que ver con cambios. Las mujeres están en eso, están queriendo ser mucho más respetadas y partícipes, en un movimiento femenino. Ahora para el verano estoy pensando en que esta mujer quiere un poco de relajo y dejarse llevar.

 

¿Eso se refleja en la selección de colores?

En los colores, en los cortes; quizás son cosas súper conceptuales, que no todos ven, pero me quedo tranquila de que hago toda esa pega detrás, porque no hago moda. Por supuesto que uno siempre tiene códigos, pero en realidad no es lo que busco. Quiero que la mujer se sienta conquistada con mi trabajo.

 

¿Por qué sólo zapatos femeninos?

He hecho zapatos para hombres, pero no me siento cómoda, no es algo que me fluya, porque me gustaría hacerlos de colores, con brillos y texturas y no se puede, no están dispuestos. Para niños tampoco me agrada, pues crecen rápido y un zapato que tiene tanto detalle y materiales, que no son baratos, necesita cuidado. Yo no hago calzado para ir a la feria, al supermercado o al cerro. Tiene un uso específico y un material delicado.

 

EL VESTIDOR                               

Hace siete años, Loreto, junto a una socia, crearon El Vestidor en Santiago, una propuesta innovadora en Chile que funciona como una tienda que abre sólo una vez a la semana y con horarios restringidos, idea que es todo un éxito en Europa para darle énfasis a la exclusividad. “Comenzamos vendiendo en un hotel, arrendábamos una pieza y acomodábamos nuestros productos como un vestidor, cada una con su espacio. Nos dimos cuenta de que funcionaba tan bien que decidimos buscar un espacio propio, en el que hoy participamos junto a ocho marcas. Es un sistema que llama la atención, pero las clientas se han acostumbrado, porque es más cercano”.

Tanto fue el éxito que, desde el 2013, replicaron la idea en Viña del Mar, sumando a otras diseñadoras locales como Casa Kiro, Ropa del Alma, Carola Barison y Berlinda Cárdenas. Así, los días viernes funcionan en la Ciudad Jardín y el sábado en Santiago. Tiempo suficiente que le permite a Loreto atender la tienda y seguir trabajando en sus zapatos.

Si bien nunca le ha llamado la atención aparecer en muchos medios de comunicación, Calzados Gaytan se ha hecho un nombre, gracias al boca a boca. Incluso, Loreto fue elegida como una de las diez mejores diseñadoras de Latinoamérica en un concurso realizado en Argentina y ha participado en eventos como Pasarela Valparaíso.

Este año su marca cumple diez años, los cuales piensa celebrar el próximo año con un concurso a través de las redes sociales. Justamente estas plataformas (Facebook e Instagram) han sido parte fundamental en sus ventas y consolidación que ha traspasado fronteras. Actualmente vende para Suiza, Suecia, Australia y Noruega. “Tengo muchas clientas árabes y turcas, porque les encanta el brillo y el detalle; y me contactan, constantemente, de países como México, Perú e India”. 

¿Cómo se hacen los pedidos?

Eliges el modelo y diseño, puedes cambiar los colores, los cueros y el tipo de taco (4, 7, 8, 9 y 10 centímetros) que puede ser tipo tubo, vaquero, cuadrado, etc.

¿Necesitan un cuidado especial?

Siempre pido que les pasen un cepillo y saquen la tierra que les quedó de cuando fueron usados; que repasen con un poco de crema o grasa de caballo para impermeabilizar y darles un poco de brillo. Hay cueros que son grasos y que no necesitan tanta limpieza, pero hay otros secos que necesitan nutrirse, es igual que el cuidado de la piel.

 

Muchas novias han preferido tus zapatos…

Hoy son muy pocas la que buscan algo blanco o crudo completo; de hecho tampoco lo hago, porque no me gusta. Busco jugar con distintas texturas opacas, lisas y con brillos. Los zapatos hoy se han transformado en un elemento fundamental del look de la novia; antiguamente no se destacaban y les daba lo mismo, pero ahora ojalá se vean, sean distintos y cómodos.

 

 

LA INDIA

Parte de las ganancias de Loreto están destinadas a ir año por medio a la India, un lugar que logró cautivarla por completo. “Cuando empecé a viajar descubrí materiales y la relación que tienen las mujeres con lo estético. Ellas se redecoran o re-adornan porque la belleza está reflejada en eso, no en sus rasgos, sino en la cantidad de pulseras, el tamaño de los aros, la cantidad de collares. Una mujer bonita es una mujer adornada”.

¿Cuándo sentiste la conexión?

Ir por las calles de India es como vivir una película. Me parecía fabuloso el brillo, el contraste de color y las lentejuelas para el día. Ahí entendí que me sentía reflejada, pues trabajo con muchos brillos y me encantan los detalles. Así comencé a traer las aplicaciones, lo que usan en los bordados, los detalles que se colocan en los saris —como las aplicaciones en piedra y sedas— yo los pongo en los zapatos.

 

Sus zapatos llamaron la atención de las cantantes Pascuala Ilabaca —con quien trabaja hace más de un año—, Mon Laferte y Yolanda Carmín, quienes destacan por sus estilos llenos de personalidad, color y alegría. Además la invitaron a crear parte del calzado de la teleserie de época Perdona nuestros pecados de Mega, que actualmente se está transmitiendo. “Me contactó una de las jefes de vestuario, que fue mi alumna, y me contó que como estaba ambientada en 1953 no encontraban calzado adecuado para los protagónicos; sólo tenían para lo más secundarios, quienes usaban zapatos más sencillos”.

¿Hiciste un trabajo de investigación?

Sí, se necesitaban alturas específicas, donde no se notara mucho taco y fuera tipo aguja. En general, fue un trabajo súper libre y eso para mí fue un agrado; use varios de mis diseños, además de un par de zapatos puntuales que me pidieron. Que fuera de época encajaba perfecto con mi estilo, porque para las teleseries contemporáneas se usan zapatos más comerciales.

 

En paralelo tienes un proyecto de guantes…

Estuve haciendo pruebas de guantes y aún sigo en ello, porque tengo que encontrar la máquina adecuada, pues quiero hacer el guante antiguo. Me gustaría que fuese una segunda piel, no que sobresalga de las manos, y que haga juego con mis zapatos. 

 

“La gente ya reconoce cuál es un Gaytan. Por las texturas, por los colores, por esta cosa exagerada. Pero yo soy así, exagerada de personalidad”.

“No hago moda. Por supuesto que uno siempre tiene códigos, pero en realidad no es lo que busco. Quiero que la mujer se sienta conquistada con mi trabajo”.

“Tengo muchas clientas árabes y turcas, porque les encanta el brillo y el detalle; y me contactan, constantemente, de países como México, Perú e India”.  

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación6+9+1   =