Tell Magazine

Entrevistas » Mujer

EDICIÓN | Agosto 2017

Por una educación más justa

Josefina Eluchans, directora regional Enseña Chile Valparaíso
Por una educación más justa

Con la convicción de formar líderes y agentes de cambio, a través de una educación igualitaria, sin importar su origen o condición social, es que Josefina se entusiasmó para integrar el equipo de Enseña Chile de Valparaíso. Un grupo de jóvenes profesionales que creen en un país más justo y que se encuentra trabajando arduamente con trece colegios vulnerables de la zona. 

Por María Inés Manzo C. / Fotografía Mariela Sotomayor

El destino fue guiando a Josefina Eluchans Errázuriz (31), para que llegara al mundo de la educación, al principio de manera indirecta, pero que hoy la tiene a la cabeza de Enseña Chile como directora regional de Valparaíso, una experiencia que la ha enriquecido por completo y en la que se encuentra trabajando desde febrero de este año.

Josefina estudió Ingeniería Comercial en la PUC de Santiago y luego hizo un magíster en Economía, mención en Políticas Públicas, en la misma casa de estudios. Al terminar entró de inmediato al Ministerio de Educación, donde estuvo tres años, desarrollándose en el área de estudios. Luego, estuvo un tiempo en el Centro de Políticas Públicas de la Universidad Católica viendo, también, temas de educación, pero siempre relacionados con la investigación.

Con esa experiencia se decidió y partió a Londres, por un año, para realizar un Máster en Planificación en Educación (Educational Planning, Economics and International Development MA, UCL), porque quería profundizar más sus estudios que estaban muy centrados en la parte de economía.

Nació en Santiago, pero a fines del año pasado se vino a vivir a Viña del Mar, junto a su marido, con quien está casada hace un poco más de dos años, y con quien siempre venía a la zona, ya que él es viñamarino. “Cuando trabajaba en el Ministerio de Educación me atrajo mucho el trabajo y me cautivó tanto que decidí hacer un máster. Al volver a Chile, con mi marido nos queríamos ir de Santiago y estaba decidida a buscarme una pega relacionada con educación, pero donde pudiera ver la realidad in situ, porque siempre me había involucrado en la parte numérica, de estadísticas, de ver el panorama en general. De hecho, nunca había estado en contacto con colegios directamente. Así supe de Enseña Chile que estaba buscando un director regional en Valparaíso y me encantó la idea”.

AGENTES DE CAMBIO

La Fundación Enseña Chile comenzó en Santiago hace nueve años, luego se extendió a la Región de la Araucanía y, desde el 2012, a la Región de Valparaíso, convirtiéndola en la tercera sede más antigua. Actualmente se encuentra en ocho regiones con un diverso equipo que trabaja bajo la premisa de que es posible construir un país más justo con mejores oportunidades para todos.

El modelo —que se estima impacta a más de treinta mil estudiantes al año— funciona bajo tres pasos esenciales: primero, buscar y seleccionar profesionales, de distintas carreras, que vivan la experiencia de ser profesores en contextos de alta vulnerabilidad; segundo, transformar una sala de clases transmitiéndoles a los alumnos que el lugar donde naces no debe determinar tu futuro (en un periodo de dos años); y tercero, transformar el sistema, demostrando que el compromiso con los estudiantes es para toda la vida.

¿Cómo fueron tus primeros meses? ¿Qué fue lo que te motivó del proyecto?

Fue difícil, siendo honesta. Entré en febrero y en marzo comenzaron de inmediato las clases, estaban llegando los profesionales nuevos y fue muy desafiante trabajar sobre la marcha. Pero una de las cosas que me encantó —además de que implicaba estar más cerca de los colegios— fue que, si bien hay personas de distintas profesiones y con trayectorias muy distintas, todos tienen una visión muy clara: que un día todos los niños en Chile reciban una educación de calidad. Eso se vive en la fundación y creo que es algo muy valioso que no se encuentra en un trabajo común.

 

¿El cargo de directora también implica que hagas clases?

No, mi rol es principalmente de coordinación, pero me deja satisfecha, pues en el fondo ayuda a que muchos puedan hacer esta labor. Tengo que acompañarlos e ir resolviendo los desafíos que aparecen en el aula, en el aprendizaje de los alumnos y en nuestro equipo. A pesar de que lo pensé antes de irme a Londres, e hice clases en la universidad, no es un plan a corto plazo, aunque no lo descarto. Para mí el trabajo de profesor es tremendo y los admiro.

¿En qué colegios están trabajando en la región?

Son trece colegios repartidos principalmente en Viña del Mar, San Felipe, Los Andes, y Santa María, donde hay alrededor de veinte profesionales. El único indicador que se mide es el índice de vulnerabilidad que debe ser de un cincuenta por ciento o más y que no presenten limitaciones logísticas para llegar a ellos. Puede ser municipal o particular subvencionado.

 

¿Cuáles son las necesidades locales?

Dependiendo de la región es el perfil de los alumnos y en Valparaíso uno de los desafíos que hemos visto es que, muchas veces, los estudiantes no quieren comprometerse con su comunidad. Cuando les preguntamos si quieren estudiar o trabajar en el futuro para resolver esas problemáticas, más de la mitad dice que no y eso queremos cambiarlo.

 

¿En qué cursos están enfocados?

Principalmente, en Enseñanza Media. Aunque ahora tenemos varios profesores con algunos cursos de Educación Básica.

 

¿Esa es la edad clave?

Sí, finalmente en Enseña Chile la idea es trabajar para que ellos puedan cumplir sus sueños. Nuestro objetivo no es que todos entren a la universidad, porque sabemos que son todos niños y jóvenes con realidades muy distintas, que tienen metas diferentes. Pero queremos ayudarlos a que vean cuál es su futuro posible.

 

TEACH FOR ALL

 

Enseña Chile fue uno de los primeros en ser parte de la red Teach For All, una iniciativa que nació en Estados Unidos y hoy se encuentra en más de cuarenta países de los cinco continentes, donde la idea es compartir experiencias y crear soluciones para esta problemática mundial. Justamente en octubre, Josefina viajará a Bogotá a una de las conferencias para hablar de nuestra realidad nacional.

Paralelamente, Enseña Chile organiza un Encuentro Nacional en Santiago, donde se reúne todo el staff (directores regionales, mentores y jefes de operaciones), los profesionales que están trabajando y los alumni (exprofesores). Además, por un tema logístico, los directores regionales se reúnen virtualmente semana por medio

¿Cómo es el proceso de selección de los postulantes?

Es bien exigente y mide una serie de competencias, por eso el porcentaje que queda es bien bajo. Primero postulan online y se aplica un filtro que busca ciertas características objetivas. Luego se realiza un día completo de entrevistas, donde se toma la decisión final, y desde que quedan seleccionados entran a formarse e ir a las actividades. Finalmente, en enero asisten a una escuela de verano con una capacitación full time.

 

¿Cómo van evaluando el trabajo?

Siempre aplicamos encuestas y tratamos de ir haciendo diagnósticos a los alumnos y directores. Se aplica una prueba de aprendizaje y mejoramos las falencias. En la parte cualitativa buscamos que los profesores tengan una serie de competencias que permitan impactar en los alumnos y ser agentes de cambio.

 

¿De qué universidades son los profesionales escogidos?

A nivel regional, la mayoría son de la PUCV, de la Santa María y de la Adolfo Ibáñez, pero cualquier postulante de otra universidad, que tenga las capacidades, puede participar, no es restrictivo.

 

¿Por qué se considera que dos años en el aula son suficientes?

Se puede extender, de hecho hay muchos que siguen. Enseña Chile se compromete a acompañar al profesional y a formarlo durante dos años. Trabajamos con docentes y no docentes a quienes les encanta hacer clases. Ahí pasan a ser de la red de alumni de la fundación. La idea final es que como son profesionales de distintas carreras, sean un agente de cambio con lo aprendido al volver a su campo laboral. Que sus decisiones estén influenciadas por haber trabajado en un colegio vulnerable.

 

REDES DE APOYO

A nivel nacional, Enseña Chile cuenta con una red que incluye a algunas grandes marcas y fundaciones como Mustakis y Viento Sur, pero el desafío en la Región de Valparaíso es el de encontrar otro socio que les permita solventar sus gastos operacionales, ya que los números están en rojo.

En la actualidad cuentan con el apoyo del Ministerio de Educación y algunas universidades: la PUCV les presta un espacio para que funcione su oficina; y con la Santa María y la Adolfo Ibáñez realizan distintas jornadas y talleres. “Nuestro único socio regional es TPS, que además del apoyo financiero realiza varias actividades con nosotros, como charlas y la participación en la Media Maratón, donde este año podremos colocar un stand. Pero estamos en búsqueda de apoyo de otras empresas que quieran ayudarnos, pues la educación es una responsabilidad de todos. Es importante que ellos conozcan la realidad de colegios vulnerables y que estos niños vean ese mundo, donde algún día esperamos que puedan trabajar. Necesitamos que Enseña Chile se conozca más en esta región, muchas personas no tienen idea del trabajo que desarrollamos y requerimos de todo el apoyo posible para hacer crecer esta red.

 

“Si bien hay personas de distintas profesiones y con trayectorias muy distintas, todos tienen una visión muy clara: que un día todos los niños en Chile reciban una educación de calidad”.

“Nuestro objetivo no es que todos entren a la universidad, porque sabemos que son todos niños y jóvenes con realidades muy distintas, que tienen metas diferentes. Pero queremos ayudarlos a que vean cuál es su futuro posible”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación7+1+1   =