Tell Magazine

Espacio Inmobiliario » Espacios Arquitectura

EDICIÓN | Julio 2017

RAPA NUI “MI CULTURA, TU CULTURA”

RAPA NUI “MI CULTURA, TU CULTURA”

Texto y Fotografía: Sacha Sinkovich, Arquitecto ( www.sachasinkovich.cl )

La presente es una visión a partir de una visita corta, a este territorio que nos enseñaron a llamarlo “Isla de Pascua”. Es una lectura de una primera sensación, complementada con la mirada de amigos que han permanecido años en este lugar y nos compartieron sus experiencias, y que aún digiero a pesar de lo transcurrido.

A la isla conviene llegar en Avión, y de ahí la primera observación respecto del tamaño del lugar: el territorio parece pequeño, ya que la pista discurre de norte a sur, entre bordes marinos. Pero luego cambiamos al auto, y cuando recorremos de un extremo a otro, la magnitud cambia (“parece que no era tan chica”). Finalmente cuando nos aventuramos en el recorrido a pie, entendemos la vastedad del territorio, y el desarrollo de una cultura atractiva, compleja, única y muy bien cuidada.

En nuestro andar conocemos primero el único pueblo y su gente, pero al alejarnos, los caminos nos llevan a compartir la travesía con la fauna local.  Y entonces, y sin cuestionarnos, nos surge un filtro de respeto y calma que estará presente (aparentemente oculto) en lo que nos queda de viaje. Nunca me había quedado tan claro el refrán de “donde fueres, haz lo que vieres”. Y así el tiempo transcurre de otra manera, donde nos culturizamos a andar con nuestra bolsa de basura a cuestas y el día no es como en el continente. Nos percatamos de que el ruido de la civilización nos encegueció por mucho tiempo, y acá la energía fluye sin estorbos nuevamente.

Y de pronto notamos que el amanecer es como el atardecer (¡y los queremos ver todos!), junto con entender por qué las aves despiden al sol, así como lo reciben, revoloteando en el borde terrestre. Y entonces nos detenemos y dejamos cautivar, y hallamos la pausa; el tiempo se detiene y logramos oírnos en una condición íntima y finalmente hedonista, generalmente volcados al mar, en un borde de asentamiento como el de los originarios (guerreros o danzantes).

Redimensionamos la jornada entre nacimientos y puestas de sol, hallamos otros tamaños, descubrimos geometrías originarias con otros trazos, que hacen que uno se vuelque al origen, casi con el sentimiento “cliché” de que “no somos nada”, junto con la predisposición espiritual a miedos y amores. Abierta esa mirada, nuestro quehacer debe ser interpretado de otra manera. Todo lo aprehendido se diluye, y cualquier cosa que uno pretenda, en un territorio de este tipo, aparece impuesto, es decir, aprendemos a mirar nuevamente.

Por otro lado, un análisis sociológico superficial nos dirá que si bien hay clanes, la isla y su gente funcionan orgánicamente ("yo soy la isla y la isla soy yo"). Los problemas se detectan prontamente y frente a un evento siempre habrá cientos de pares de ojos atentos. Es una sociedad consciente, activa y directa (“sin pelos en la lengua”), en un sistema muy delicado, donde pequeños cambios afectan a todos, y de ahí el ritmo y el equilibrio. Y así es inevitable comparar el espíritu grupal en oposición al individualismo continental, al igual de lo que podemos ver en los moai (con ligeros detalles) parados estoicos en grupo en contraste a la escultura solitaria (y detallista) de algún héroe continental sin pertenencia local.

Algo pasó entre que estuve en la isla y volví al continente, y que aún no termino de aprehender; una especie de ausencia temporal con ganas de recuperar, y sin embargo sobre la que debo tomar distancia, porque esa cultura no es la mía, pero la respeto. Al final se trata de cómo sobrellevar la vivencia  en Rapanui, sabiendo que allá está parte del espejo de lo que quisiéramos, pero nuestro presente no nos permite, o simplemente no nos atrevemos a re-encausar.

 

RAPA NUI: Superficie: 163,6 km² / Población: 5035 habitantes (censo 2011) / Relieve: mirada desde arriba, la isla tiene forma de triángulo rectángulo (catetos de 16 Km. y 17 Km. e hipotenusa de 24 Km., al oriente.). En cada vértice se ubican tres volcanes inactivos: al norte el Maunga Terevaka (511 msnm.), punto más alto de la isla; al sudeste el Puakatike (377 msnm.); y al sudoeste el cráter Rano Kau con (324 msnm.) / Declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1995

Otros ESPACIO INMOBILIARIO

La casa del futuro
Espacio Inmobiliario
» Ver todas los espacio Inmobiliario


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación9+9+3   =