Tell Magazine

Entrevistas » Mujer

EDICIÓN | Julio 2017

Vocación de servicio

Taina Ide
Vocación de servicio

Mientras estudiaba, su semana se hacía escasa entre su carrera de Cartografía y su trabajo como voluntaria de Greenpeace. La emoción de ser un aporte para lograr una mejor sociedad la cautiva desde siempre. Hoy es Coordinadora de Proyectos de la Fundación Recrea, además de integrante de la Agrupación Pequeño Milagro, orientada a niños con cáncer y socia de Arte Felino. Su semana sigue siendo insuficiente entre sus hijos, su sobrino y sus decenas de ideas, pero su energía la empuja de aquí para allá, logrando que, poco a poco, cumpla cada una de sus metas.

Por Claudia Zazzali C. / Fotografías Rodrigo Herrera 

Aunque su infancia no tuvo ningún tipo de influencias religiosas, ella quiso bautizarse y cumplir con todos los sacramentos de la Iglesia Católica. Su padre, que era masón, solo le dijo: “si vas a asumir un compromiso, tienes que cumplirlo al pie de la letra”. Y así lo hizo. Taina Ide vive su fe a través del servicio. “Tengo una vida de lo más normal. Visito a mis amigas, me gusta bailar y también me enojan muchas cosas, pero siento la necesidad de ayudar a otros a lograr una mejor calidad de vida. Creo, sinceramente, que es nuestro deber como seres humanos entregar una mano a quienes puedan necesitarla”, nos dice Tania.

Llegó hace diez años a Antofagasta y aunque al principio no fue fácil, cuando empezó a distinguir los infinitos colores del desierto su corazón comenzó a adaptarse. Taina comenzó haciendo catequesis y participando de diversos voluntariados.

Sin embargo, un día, participó en una actividad junto al sacerdote Felipe Berríos y sus palabras la conmovieron hasta las lágrimas. “Decidí que tenía que hacer mucho más y busqué la manera de ponerme en contacto con él y ofrecerle mi ayuda como voluntaria”, recuerda Taina. “Una amiga hizo el contacto y luego de la primera reunión, comencé a trabajar junto a Felipe. Era justo la etapa de implementación del Centro de Formación Técnica de La Chimba, que es en alianza con Fundación Recrea. De pronto, lo que empezó como voluntariado se convirtió en un trabajo formal”.

¿Qué es Fundación Recrea?

Recrea lleva bastante tiempo trabajando el área de educación en la región. En ese contexto hacen una alianza con el padre Felipe Berríos para contribuir a la consolidación del centro de formación en las sedes sociales de diversos campamentos.

¿Cuál es el objetivo del centro de formación?

Se enseñan diversos oficios y se entrega formación integral. La idea es que las personas que viven en campamentos no solo estén preparados para ejercer un trabajo, sino que además adquieran habilidades blandas que van desde la puntualidad hasta el gusto por el trabajo bien hecho. La idea es que a partir de lo aprendido, los beneficiarios puedan emprender nuevos proyectos. Nosotros trabajamos con cuatro grandes tomas, en sus sedes, de la mano de los Comités de Vivienda.

¿Qué trabajo específico hacen?

Les entregamos un material inicial para la etapa de construcción, después los apoyamos con la implementación de muebles, sillas, bibliotecas, libros para la biblioteca, cocina, y ahora ya estamos implementando los proyectos dentro de la sede. Además, trabajamos junto a La Chimba, cocina con sentido, en un programa que se llama Cocinando en comunidad y que consiste en que chefs profesionales entregan capacitación en la preparación de alimentos y comida saludable. Esta iniciativa tiene el doble objetivo de instalar habilidades blandas en los jefes y jefas de hogar, además de contribuir a una mejor nutrición de niños y niñas potenciando el aprovechamiento de las materias primas y el uso de productos locales.

Aprovechamos esas instancias para que a través de voluntarios les entreguemos información a los más chicos, usando cuentos, títeres u otras ideas afines. La idea es generar aprendizaje de todas las formas posibles.

¿Solo se enfocan en temas de alimentación saludable?

Nosotros lo que buscamos es mejor calidad de vida. Por eso también tenemos talleres de liderazgo para las dirigentes, para que cuenten con las herramientas para desarrollar esta función de representar a un grupo humano, que sin lugar a dudas es una tarea muy compleja, pero absolutamente fundamental. Es difícil interpretar qué piensan todos, qué sienten todos, mucho más cuando vives en un campamento donde estás colgado de la luz, del agua, donde no tienes un buen alcantarillado. También trabajamos con el servicio público para lograr que estas personas en situación de marginalidad sean atendidas en el sistema de salud, que formen parte de las redes, como la que entrega la Biblioteca Regional. Buscamos ser un puente que nos conecte como sociedad.

 

SIMPLEMENTE DARSE

Además de sus funciones en Fundación Recrea, Taina pertenece a una agrupación recientemente creada que se llama Pequeño Milagro, que va en ayuda de los niños con cáncer de Antofagasta y, a la vez, es una de las tres socias de Arte Felino, un emprendimiento realizado junto a sus amigas Nevenka Zlatar y Gatita Urbina.

En lo personal, ¿cómo vives este trabajo que para otros es simple “caridad”?

El padre Berríos siempre dice que el regalo empobrece y humilla. Empobrece porque hace que la gente se acostumbre a ese estado de esperar lo que otros quieran darle y humilla por lo mismo, porque muchas veces ese “regalo” es lo que a otros les sobra. Hay campamentos en que puedes tener un montón de fiestas de Navidad, pero a mí me gustaría que, en lugar de gastar en una fiesta, invirtieran ese dinero y pusieran a mitad de enero un bus y llevaran a los niños a un paseo a la playa. Eso sería un dinero mucho mejor invertido y los niños quedarían con un recuerdo hermoso.

Pero cuando te dan tres regalos en el día, seis fiestas de Navidad, eso se diluye. Si vamos a ayudar, que sea de manera sustentable. El poblador no necesita que vayan un día y le lleven la ropa de cambio de la temporada, pero sí necesita a alguien que vaya a leer cuentos, voluntariado profesional, o redes de apoyo que puedan estar presentes cuando alguien se enferma a las doce de la noche y no tenemos a nadie que lo lleve al hospital.

Es un tema muy sensible…

Tiene demasiadas aristas. Por eso trabajamos: para crear conciencia sobre el verdadero concepto de ayudar, que no es llegar y regalar.

¿Crees que hay personas que piensen distinto y sientan que toda ayuda es buena?

Gracias al padre Berríos entendí que la ayuda debe ser una actitud de vida, que no hay que dar, sino que darse, como decía el Padre Hurtado. Más que cosas, necesitamos tiempo. Y además, tuve a los mejores profesores. Las primeras semanas de trabajo yo iba donde el padre Felipe, conversábamos muchos, me pasó muchos libros, empecé a conversar con las vecinas, mujeres de una sabiduría increíble. Uno va aprendiendo, entendiendo, poniéndote en el lugar del otro. No es válido decir: “pucha pobrecita la gente que hay que regalarle cosas”, no. Nosotros queremos que la gente surja y para eso tienes que darles redes de apoyo, dejarlos soñar.

¿Cómo logras el equilibrio entre este trabajo tan demandante en lo emocional y tu vida personal?

Mi familia es mi gran apoyo. Mis hijos, Santiago y Mateo, y mi sobrino son lo más importante. En mi entorno, todos me entienden. Por lo menos, hasta el momento, no he recibido ninguna crítica.

Lo que sí tengo más claro hoy en día, son mis prioridades. Te aterriza mucho trabajar en campamentos… todo toma otro sentido. Hay gente que lo pasa realmente mal, pero hacen un esfuerzo enorme por ser felices y ríen a carcajadas y se alegran con tus logros, te abrazan si te ven con un mal semblante y te aseguran que todo estará bien. Eso es una enorme enseñanza.

 

“Lo que buscamos es mejor calidad de vida. Por eso también tenemos talleres de liderazgo para las dirigentes, para que cuenten con las herramientas para desarrollar esta función de representar a un grupo humano, que sin lugar a dudas es una tarea muy compleja, pero absolutamente fundamental”.

 

“El padre Berríos siempre dice que el regalo empobrece y humilla. Empobrece porque hace que la gente se acostumbre a ese estado de esperar lo que otros quieran darle y humilla por lo mismo, porque muchas veces ese 'regalo' es lo que a otros les sobra”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación6+5+1   =