Tell Magazine

Entrevistas

EDICIÓN | Julio 2017

INNOVACIÓN SUSTENTABLE

Antonia Tapia, emprendedora
INNOVACIÓN SUSTENTABLE

Entró a una academia para refrescar sus conocimientos y perfeccionarse en innovación y emprendimiento y salió como la flamante ganadora de Her Global Impact, un premio que por estos días la tiene instalada en Estados Unidos, estudiando y creando redes para que el revolucionario plástico fabricado a partir de algas que ella ideó, pueda ver la luz.

Por Mónica Stipicic H. / Fotos Andrea Barceló y Best Innovation

Hablamos con ella a pocos días de partir. Todavía emocionada con el premio, pero también corriendo para dejar andando una casa, un marido y dos hijas muy pequeñas para que puedan funcionar durante dos meses sin su mamá.

Esta dualidad de Antonia es, quizás, el mejor ejemplo de cómo las mujeres deben lidiar con desafíos tan distintos como demandantes: ser profesionales, emprendedoras y capaces de crear grandes cosas, pero también ser dueñas de casa, mamás y esposas. Imposible no pensar que si algo así le pasara a un hombre, tendría bastantes menos detalles que afinar antes de partir.

Pero hagamos un poco de historia para llegar a este momento en la vida de esta joven ingeniera comercial. Best Innovation es una aceleradora de innovación corporativa que, dentro de sus iniciativas, cuenta con Her Global Impact, una academia de innovación pensada especialmente para mujeres. Este año participaron cincuenta mujeres en distintos talleres durante dos meses y medio y al final tuvieron que desarrollar un proyecto. La ganadora de esa iniciativa fue Antonia, quien con esto ganó un cupo en Singularity University, que está ubicada en el Centro de Investigación de la NASA, en California.

“Yo llegué a la academia con la idea de hacer algo con alimentos. Practico surf y siempre me había dado vueltas el tema de las algas; sabía que son un súper alimento y la verdulería del mar, y sentía que había que aprovecharlas de alguna forma. Pero cuando llegué me encontré con otra persona que tenía una idea de hacer hamburguesas de algas. Entonces decidí seguir buscando, conversando con distintas personas, buscando nuevos enfoques. Partí pensando en hacer un plato, que además fuera comestible. Seguimos probando y llegamos a una lámina, igual a una de plástico, llamada Koreplast”, explica.

 

MIRADA VERDE

Siempre tuvo una mirada medioambiental, más que nada porque tiene una profunda conexión con la naturaleza. Su experiencia como surfista le fue mostrando la realidad de la contaminación y la cantidad de plástico acumulado en las playas le sirvió para tomar conciencia.

Aunque su carrera profesional comenzó en empresas completamente distintas, de a poco esta inquietud fue aflorando y comenzó a liderar, por ejemplo, iniciativas de reciclaje al interior de las organizaciones. Trabajó como independiente haciendo consultorías por dos años y hace algunos meses entró a trabajar a Kyklos, una empresa dedicada al tema de la educación medioambiental. Pero sólo alcanzó a estar ahí tres meses, porque tuvo que dejar su cargo para emprender esta nueva aventura.

Aunque no puede entregar demasiadas pistas acerca de su “invento”, porque está aún en etapa de pruebas científicas, relata que, para que este se hiciera realidad, contó con la ayuda de otra participante de la academia que es biofísica y que la ayudó a hacer realidad el primer prototipo, que fue un vaso.

¿Por qué las algas?

El tema comenzó en un viaje, cuando encontré snacks saludables elaborados con algas. Inmediatamente pensé que con la costa que tenemos acá deberíamos poder hacer algo así. Partí preguntándole a mi hermano, que es biólogo marino, y seguí sola aprendiendo los diferentes tipos que existían y sus alternativas de uso.

Y estaba totalmente relacionado con tu inquietud ambiental.

Eso fue lo que más llamó mi atención. Me preocupa mucho el tema del plástico y sentía que, aunque hay leyes y prohibiciones, el problema no para. La única posibilidad de generar un cambio es hacerlo desde uno mismo, desde llevar tu propio tazón al comprarte un café, a recoger una botella si la ves en la calle, pero al mismo tiempo hay que promover soluciones radicales, como la que yo estoy proponiendo. Si seguimos así, el 2050 va a haber más plástico que peces en el mar. Hoy ya encuentran trozos de microplástico en los pescados que comemos, e incluso en la sal de mar… no puede ser que algo así no nos duela o no nos genere un clic para hacer el cambio.

¿Qué nos puedes contar de tu invento?

Estamos en etapa de desarrollo, pero básicamente lo que logramos es una lámina de plástico hecha ciento por ciento de algas, cuyo grosor puede depender de la cantidad de material que se le aplique. Tenemos que hacer pruebas de resistencia para determinar sus usos. Ese es nuestro próximo paso. Es ciento por ciento natural, incluso podrías comerlo y, dependiendo del manejo, se puede biodegradar en diez días o usarse como abono para plantas.

Soñemos, ¿cuál sería el uso que esperas darle?

Mi primera apuesta es resolver el tema de los sachets pequeños, los de mayonesa o kétchup, por ejemplo, que son los que menos se reciclan y corresponden a un diez por ciento del plástico. Me gustaría partir por ahí… y después el sueño puede ser que las Coca-Cola se vendan con mi envase. Hay plástico en todos lados, venden sándwich, frutas, postres, café, jugos… todo eso podría terminarse.

¿Y hay suficientes algas para lograrlo?

Sí, hay que cultivarlas. Es completamente sustentable, basado en economía circular. En Chile hay más cinco kilómetros de costa y si logramos producirlas, además estaríamos apoyando las economías locales.

 

 

ECONOMÍA CIRCULAR

El objetivo de Antonia en Estados Unidos es muy claro: este año el foco del curso está en el cambio climático y todos los participantes van a llegar con sus propios proyectos; ella quiere que se enamoren del suyo y trabajen juntos para sacarlo adelante.

“Quiero hacerme de una buena red de conexiones y absorber todo lo que pueda. Es un tremendo desafío y una gran responsabilidad y quiero volver con algo, sino con Koreplast con algo más potente”, dice.

Tu meta es eliminar el plástico del mundo, ¿crees que es posible hacerlo desde Chile?

Nunca dejo de soñar. Más me preocuparía ponerme freno a estas alturas. Si en algún momento no lo logro acá, buscaré afuera, pero espero, de verdad, que en Chile seamos pioneros en este tema. Siempre apuntando a lo más grande.

¿Pretendes que este sea tu trabajo de ahora en adelante?

Me encantaría poder concretarlo e ir pasando todas las etapas para que esto sea una empresa y un ejemplo para todos quienes estén pensando en cosas nuevas y alternativas distintas.

Y como ingeniera comercial, ¿dan los números?

Lo más importante es la visión que uno tenga. Si se ve, desde el inicio, de que no solamente se trata de plástico, sino del costo ambiental, económico, desde sacar el petróleo hasta el tratamiento de los residuos. Hay una nueva ley que obliga a las empresas a hacerse cargo de sus residuos y eso implica muchos gastos. Y siempre es mejor salir a buscar nuevas alternativas que meterse en un tremendo problema después. Me encantaría que esto se masificara y que se fuera complementando con otras iniciativas. Mi alternativa no es la única y lo ideal sería usar todas esas ideas para lograr eliminar todo aquello que está matando nuestro planeta.

 

“Si seguimos así, el 2050 va a haber más plástico que peces en el mar. Hoy ya encuentran trozos de microplástico en los pescados que comemos, e incluso en la sal de mar… no puede ser que algo así no nos duela o no nos genere un clic para hacer el cambio”.

 

“Mi primera apuesta es resolver el tema de los sachets pequeños, los de mayonesa o kétchup, por ejemplo, que son los que menos se reciclan y corresponden a un diez por ciento del plástico. Me gustaría partir por ahí… y después el sueño puede ser que las Coca-Cola se vendan con mi envase”.

 

“Quiero hacerme de una buena red de conexiones y absorber todo lo que pueda. Es un tremendo desafío y una gran responsabilidad y quiero volver con algo, sino con Koreplast con algo más potente”.

Otras Entrevistas

MARCIANITA
Deporte
Manos mágicas
Cultura
Videojuegos educativos
Mundo Empresarial
» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación5+6+5   =