Tell Magazine

Entrevistas » Cultura

EDICIÓN | Julio 2017

Rescatando espacios

José Manuel Jiménez, artista visual
Rescatando espacios

Durante veinte años fue director de arte y de diseño escenográfico en cine y en televisión. La película Fuga, un video clip de Soda Stereo, más de ochocientos comerciales y otras tantas series de televisión, como La vida es una lotería e Infieles forman parte de su extenso currículo. Hoy, lejos de las pantallas, encontró en el arte público su madurez y la mayor inspiración para rescatar, proteger y embellecer cualquier espacio.

Por Verónica Ramos B. / Fotografía: Francisco Díaz U.

En el living de su casa, en Coquimbo, tiene un pequeño museo con obras propias y de diferentes artistas. Mientras va nombrando algunas de sus adquisiciones llegamos a su taller, lugar donde permanece gran parte del tiempo y que abandona sagradamente cuando su mujer, la directora regional del Consejo de las Culturas y las Artes, Daniela Serani, llega a casa. “Cierro el boliche cuando Daniela aparece por esa puerta, de lo contrario seguiría trabajando”, comenta entre risas, el multifacético artista.

 

En varios cuadros, algunos colgados y otros tantos apoyados en la pared, sobresalen las imágenes de perros asociados a oficios callejeros. Esta es la temática de su próxima exposición por la cual lleva más de tres meses trabajando, sin embargo, esto no es lo único que lo tiene concentrado.

 

REINVENCIÓN

 

Experto en escenografía, José Manuel fue el productor artístico y de efectos especiales de la película Fuga, dirigida por Pablo Larraín. “Cuando cursaba segundo año de la universidad comencé a trabajar en Chiloé Films con el conocido escenógrafo chileno Patricio Aguilar. Esa fue mi gran escuela”.

 

Participó en ocho largometrajes y en más de ochocientos comerciales. Recalca que es como una polilla y agrega “cuando se encienden las luces de los focos me transformo. No puedo evitarlo. Me encanta la producción”. Entre los comerciales destaca su participación en los avisos de la compañía de seguros Aetna, ganador del Festival de Cine Publicitario de Nueva York y en el del famoso perrito de Lipigas.

 

Ella usó mi cabeza como un revólver, exitoso video de Soda Stereo, es un producción que lleva en el alma. “Fui el pintor artístico de este video clip. Pinté nueve metros de alto por veintisiete metros de ancho en un fondo curvo de un estudio de cine. Trabajar con Cerati fue una experiencia espectacular”.

 

Te dedicaste también a las producciones televisivas

En el 2007 dejé el cine y trabajé en la productora Rivas y Rivas de Marco Enríquez Ominami. Durante dos temporadas fui el director de arte de las series La vida es una lotería y Herederos. Cuando cerró la empresa, emigré a Chilevisión para trabajar en las producciones Enigma, Infieles, Historias de campo, Historias de Eva, etc.

 

¿Por qué dejas el cine si era tu pasión?

Cuando apareció la técnica del croma key, el oficio de pintor artístico en cine quedó obsoleto y básicamente me tuve que reinventar. Además de trabajar como director y productor de arte en televisión, me dediqué a hacer murales y esculturas, a postular a proyectos y a fondos concursables. En definitiva, lo que entregué por tantos años al cine y a la televisión, lo trasladé a la calle y en función de esto, mi labor de artista visual calzaba perfecto.

 

ARTE PÚBLICO

 

Estudió arte en la Pontificia Universidad Católica y luego, realizó un diplomado en política y gestión cultural en la Universidad de Chile. Vivió treinta y siete años en Santiago, hasta que su mujer lo invitó a un matrimonio en Ovalle y se enamoró de esta ciudad.

 

¿Sentiste que Ovalle era un buen espacio para desarrollar tu obra?

Viajaba a Santiago para realizar comerciales y regresaba a Ovalle. Esto fue solo por un tiempo, porque me dediqué de lleno a realizar pinturas en acrílico y esculturas en grandes formatos con diversos materiales, entre ellos, madera, fierro, cemento, resinas, aluminio, plástico. En el 2010, comencé a trabajar en el centro cultural del municipio de Ovalle y desarrollamos una serie de proyectos bicentenario. Encontré mi relajo en este lugar y dije: “desde aquí haré mi vida”.

 

¿Qué tipo de obras realizaste?

La primera obra que instalé fue un mural de setecientos metros de largo que está ubicado en la entrada de Ovalle. Trabajé la identidad local e hice una consulta ciudadana de los íconos de esta comuna. Así surgió el pirquinero, las cabras, las temporeras, el arte precolombino. En total desarrollé ocho obras de gran formato en el Valle del Limarí, entre ellas, una escultura de seis metros y medio que está en la gobernación. Es un árbol que se desglosa en brazos con siete manos de aluminio fundido y que sostienen unas hojas de resina. También realicé proyectos educacionales, entre ellos, la creación de la escuela artística de Guanaqueros.

 

Tu inclinación artística derivó entonces al área pública

Es que creo en el arte social… el arte tiene que ser para todo el mundo. No puede restringirse a cuatro paredes. Nací para generar obras, tampoco me niego a pintar cuadros por encargo.

 

Hace poco se inauguró otro de tus murales, esta vez en Chañaral Alto

Hace cuatro años me pidieron pintar un mural en una zona roja que se caracterizaba por la delincuencia. Esta obra causó mucho apego y respeto para los habitantes, en definitiva recuperamos este espacio. Al año siguiente se inauguró la plaza en este mismo sector y nuevamente me pidieron que pintara otro mural. Decidí hacerlo en un material que perdurase más tiempo y opté por realizar un mosaico. Es una interpretación de símbolos donde desarrollé los paisajes, los colores de los cerros y con un lenguaje más contemporáneo del arte y ¡eso es lo bonito! Porque el arte no solo permite embellecer un lugar, sino que además lo rescata, lo protege y le da vida.

 

Entiendo que en función del arte público estás formando tu propia empresa

Así es. Se llama Hei que significa negro en chino. El objetivo es entregar un servicio de responsabilidad social de la empresa a través del arte. Lo que he hecho hasta ahora es una recuperación de espacios públicos para concretar proyectos de arte social y que permiten embellecer la ciudad. El año pasado, este emprendimiento salió seleccionado en la Cumbre Iberoamericana de la Creatividad de la Universidad de Palermo, en Buenos Aires. La verdad es que no me lo esperaba y, sin duda, ha sido un gran desafío porque ahora estoy trabajando desde la perspectiva del empresario, entonces creo que maduré… era algo que me faltaba. 

 

Participó en ocho largometrajes y en más de ochocientos comerciales. Recalca que es como una polilla: “cuando se encienden las luces de los focos me transformo. No puedo evitarlo”.

 

“lo que entregué por tantos años al cine y a la televisión, lo trasladé a la calle y en función de esto, mi labor de artista visual calzaba perfecto”.

 

“… el arte no solo permite embellecer un lugar, sino que además lo rescata, lo protege y le da vida”.

Otras Entrevistas

» Ver todas las entrevistas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación3+6+4   =