Tell Magazine

Reportaje » Reportaje

EDICIÓN | Julio 2017

Vocación regional

La historia de Tell Magazine
Vocación regional

Es tiempo de mirarnos el ombligo. De poner en la palestra el esfuerzo, la dedicación y las ganas que impulsaron un sueño hace quince años. De contarles nuestros inicios, y cómo nos aventuramos con esta revista regional. Una revista independiente, de nicho, hecha por y para los habitantes de cada ciudad. Que partió en Viña del Mar y fue expandiéndose a otras ciudades y regiones gracias a un modelo de negocio pionero, que ha marcado pauta en el mercado nacional. En estas páginas, nuestra historia. La historia de Tell Magazine.

Por Macarena Ríos R.

Captar el pulso de la ciudad y poner en vitrina los talentos locales. Ese es, a grandes rasgos, el sello de Tell Magazine. Un emprendimiento por el que apostó un grupo de viñamarinos el 2002 a falta de proyectos editoriales en la zona. Bajo las premisas de que nadie puede conocer más a fondo su ciudad que la misma gente que la habita y que nadie puede estar más involucrado en su historia que sus propios ciudadanos, apostaron por un medio de comunicación local que entregara una perspectiva regional, enfocada a partir de visiones “desde adentro”.

La idea era distribuir, en forma gratuita, una revista con contenidos propios en los sectores residenciales de Reñaca, Concón y Miraflores, a ver qué pasaba. Y la idea prendió. Las páginas sociales fueron toda una revolución. Algo así como el Facebook actual. Una apuesta innovadora en ese tiempo para la región.

A pulso, con entrega puerta a puerta por ellos mismos, la revista se fue haciendo conocida. Gracias al infaltable boca a boca, el modelo de negocio fue creciendo y atrayendo auspiciadores. Al ser un medio editorial que se financiaba netamente por publicidad, se convirtió en una revista de nicho que llegaba a las plazas que las empresas necesitaban. “Nuestra estrategia comunicacional fue la sorpresa de encontrarse, de un día para otro, con una revista en la puerta de tu casa, de buena calidad, con temas locales y sociales. El éxito siempre está en la primera impresión y esa fue la clave. Debíamos lograr que la gente la apreciara y se sintiera identificada con ella”, asegura su director general y socio fundador, Antonio Perocarpi.

Personajes como la sicóloga Pilar Sordo, el chef Rodrigo Barañao y el arquitecto Sacha Sincovic fueron invitados a colaborar con interesantes columnas.

LA PERLA DEL NORTE

Después de cuatro años en Viña del Mar y con la convicción de que “Santiago no es Chile”, sino que la suma de todas sus regiones, Tell Magazine se embarcó en la aventura de comenzar a crecer en otras provincias; un nuevo y trascendental desafío.

En diciembre del 2006, las ciudades nortinas de Antofagasta y Calama se encontraron con el primer número de lo que sería “la” revista por excelencia en la zona. “El gran dinamismo de la región y la constante migración, producto del auge del cobre, junto a indicadores macroeconómicos que reflejaban un crecimiento vigoroso e importante, nos llevó a apostar por la zona norte”, explica Carlos Varas, director comercial y socio de Tell Magazine desde abril del 2007.

Al principio la distancia fue un hándicap, sobre todo por los ritmos tan distintos entre ambas regiones. Si Tell quería penetrar en el mercado nortino, debía “vivirlo”, conocer al dedillo su realidad, sus gustos, empaparse con las costumbres locales y entender su idiosincrasia. Y para poder lograrlo, Carlos tuvo que viajar a Antofagasta todos los meses, durante dos años. “Cuando tú eres un medio de comunicación debes integrarte en la comunidad, debes saber cuáles son los horarios de comercio, qué actividades hacen los colegios, dónde se realizaban los eventos y lanzamientos, qué hacía la gente los fines de semana. Y yo me quedaba durante una semana, justamente para saber hacia dónde se movía nuestro público objetivo y así ver los eventos que debíamos cubrir”.

Gracias a esa estrategia, se dieron cuenta que, durante los fines de semana, la gran mayoría de los calameños viajaban a Iquique o a Antofagasta. “Vimos que comercialmente a las empresas de Iquique, como los malls y las inmobiliarias y de Antofagasta, en su mayoría automotoras, les interesaba mostrar su oferta en Calama, que en ese tiempo tenía muy poca actividad económica y se presentaba más como una ciudad dormitorio”, agrega Carlos.

Junto con la formación de un sólido equipo en el norte, Tell reclutó a columnistas locales de la talla del historiador Floreal Recabarren, el muralista Luis Núñez y el homenaje al poeta que acuñó el término “Norte Grande”, Andrés Sabella. La periodista Claudia Zazzali, con vasta experiencia en comunicaciones, fue nuestra primera editora regional. Un hito importante durante el primer aniversario en Antofagasta y Calama, fue la incorporación de Iquique.

LOS DESEMBARCOS

Con dos revistas mensuales, el 2007 Tell cambia la tipografía del logo a uno más moderno y reemplaza el tipo de  encuadernación corchete por el lomo cuadrado.

El entusiasta apoyo del norte, traducido en una gran acogida por parte de sus lectores, llevó a Tell Magazine a continuar el desafío, esta vez en Concepción donde desembarcaron en mayo del 2008. “Para poder generar esta tercera revista, nos asesoramos con el presidente del Consejo de Periodistas de ese entonces, Ricardo Hepp, quien fuera director del diario El Sur durante quince años y que colaboró como columnista durante los primeros años de la revista en Concepción, junto con el historiador Armando Cartes y César Müller”, recuerda Antonio Perocarpi.

Carlos Varas ríe, al recordar los inicios de Tell fuera de Viña. “Me decían Dora la exploradora, porque yo partía con mi mochila a visitar, en terreno, los sectores residenciales a los que queríamos llegar. Eso fue primordial. Nunca externalizamos el servicio de distribución. Nos asesoramos con empresarios locales, veíamos, a través de planos municipales, hacia dónde crecían las zonas residenciales de más alto valor. Caminábamos cada calle, cada avenida y establecíamos los límites de cada sector. Ese levantamiento fue un trabajo tremendamente potente”.

Como era la tónica antes de cada apertura, tanto Carlos como Antonio viajaban constantemente para tomarle el pulso a cada ciudad. Las visitas en terreno corroboraban los puntos en que se distribuiría el magazine, al tiempo que se conformaba el equipo de periodistas, fotógrafos y ejecutivos que trabajarían en cada zona.

Un año después, Tell Magazine aterriza en las regiones del Libertador Bernardo O’Higgins y el Maule, zona agrícola y vitivinícola por excelencia. “La ausencia de revistas regionales, junto a una oferta periodística existente muy pobre, tanto en contenido como de impresión, nos ayudó a llegar con una buena propuesta a Rancagua, Curicó y Talca, que la gente valoró e internalizó rápidamente”, cuenta Antonio.

El importante crecimiento de La Serena, con una generosa oferta turística, inmobiliaria y automotriz impulsa a abrir oficina en la región de Coquimbo en agosto del 2010. “Considerada actualmente como la cuarta orbe del país, era una zona muy atractiva para considerar y estar”, recuerda Carlos. Ese año reclutan al astrofotógrafo Arturo Gómez, y a Sergio Carrasco, experto en temas del continente asiático, como nuevos columnistas, que cada mes nos aportan con notables artículos.

Con el ingreso a Santiago en junio del 2012, un mes antes de cumplir una década de existencia, Tell Magazine se convierte en la revista de mayor tiraje del país, con presencia en siete regiones y once ciudades. “Era el paso natural si queríamos entrar en las grandes ligas. Nuestro plan estratégico apuntaba a  ser la publicación de mayor circulación antes de nuestro aniversario número diez”, agrega Renzo Perocarpi, socio de Tell Magazine desde sus inicios.

Tell Magazine Santiago mantuvo la génesis de la revista, llegando a lugares residenciales del sector oriente de la capital, donde la gente privilegia y busca la vida antigua de barrio. “Sectorizamos la distribución a las zonas de Chicureo, La Dehesa, Santa María de Manquehue, Jardín del Este y San Carlos de Apoquindo. Esa es nuestra plataforma, ese es nuestro valor agregado: llegar mes a mes al grupo objetivo que nos reconoce”, señala Antonio.

La red de revistas ha permitido a las marcas y empresas elegir en que región quieren publicar su publicidad, incluso con avisos diferenciados para cada zona, lo que es una gran ventaja y solución para ellos.

 

UNA VITRINA NACIONAL

A lo largo de Chile, y con seis ediciones mensuales —cada una con un setenta por ciento de contenidos propios—, Tell Magazine pone en vitrina los talentos y emprendimientos de cada región. Esos que surfean sobre la ola y nos enseñan a bailar bajo la lluvia.

Con los años, hemos ido reconociendo las regiones. Cada una con sus bemoles y visiones particulares. Con sus lugares, su gente, su espíritu. ¿El fin? Ser una gran vitrina nacional que muestra gente, oficios y paisajes de todo Chile. “Un acierto que queremos extender a otro tipo de plataformas como radio on-line y un canal de televisión por Youtube, para comunicar de otra manera y en mayor profundidad nuestros contenidos”, comenta Antonio Perocarpi.

“El objetivo, en el corto plazo, es potenciar la lectoría digital tanto de nuestra página web (www.tell.cl) como de nuestras Redes Sociales (Facebook, Instagram y Twitter) de tal forma que puedan aumentar de manera exponencial nuestros lectores y seguidores. Y así ponernos al día con las nuevas tecnologías”, agrega Renzo Perocarpi.

 

Durante estos quince años en la región, ha sido todo un privilegio acercarnos a historias tan potentes como humanas. Tan auténticas, como desgarradoras. Asomarnos a la época del holocausto contada en primera persona por Vera Vegvari, una de las pocas sobrevivientes. Asombrarnos con la particular vida del glaciólogo Alejo Contreras. Conocer la revolución del agua del emprendedor Alfredo Zolezzi. Y servir  de puente para ayudar a los demás: A los meses de entrevistar a la Tere Silva, mamá de dos niños con fibrosis quística que siguen vivos contra todo pronóstico, acaba de enterarse que un donador anónimo les proveerá la droga que necesitan para seguir viviendo. Eso no se ve todos los días y nos hace comprometernos aún más con la comunidad.

¿Cómo ven al grupo humano que trabaja con ustedes?

La base de todo crecimiento. Un equipo extraordinario, tanto humano, como profesional, que nos ha acompañado en este camino: periodistas, diseñadores, fotógrafos, ejecutivos comerciales, equipo administrativo, finanzas, marketing y operaciones, y por supuesto a nuestros destacados columnistas. Si hay algo que nos enorgullece es la poca rotación que hemos tenido a lo largo de estos quince años.

¿Cómo se proyectan a mediano y largo plazo?

Primero que todo, queremos mantenernos como líderes en el rubro de las revistas regionales, como lo hemos hecho hasta ahora. Seguir siendo un referente y consolidarnos con Tell Santiago, donde ya llevamos cinco años en un mercado muy exigente donde competimos con grandes empresas. Y convertirnos en una multiplataforma que ofrezca más alternativas a nuestros clientes. Para allá vamos.

¿Palabras al cierre?

Este mes, que cumplimos quince años en la región, como Tell Magazine Viña del Mar y Concón, esperamos seguir cumpliendo con nuestro objetivo, el de permitir al lector conocer y reconocer parte de su historia, la que ha contribuido, de una u otra manera, al progreso de Chile. Quince años lo ameritan.

 

Otros Reportajes

El Reino Prohibido
Fotoreportaje
» Ver todas los Reportajes


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación9+2+1   =