Tell Magazine

Columnas » Presta Oído

EDICIÓN | Julio 2017

El estilo Disney

Por Marcelo Contreras
El estilo Disney

“Siempre estaba muy drogada cuando venía a tus programas”, le dijo  Miley Cyrus (24) al animador Jimmy Fallon en The Tonight show, ad portas de un nuevo álbum que la muestra en una faceta natural y campirana, lejos del synth pop erotizado que dominó Bangerz (2013), el primer título de su discografía que se puede considerar como personal. No fue una gran revelación. Desde que la actriz y cantante abandonó el personaje de Hannah Montana que la hizo famosa gracias al canal Disney, se encargó de alumbrar para todo el orbe que consumía cannabis como quien toma agua de la llave. Canchera, Miley afirmó en la misma entrevista que “nunca alguien fumó tanto como yo”, como si hubiera ganado algún campeonato mundial.

 

Esta moral zigzagueante de la estrella pop responde al manual de los artistas moldeados por la estación del ratón Mickey. Britney Spears tuvo un proceso similar, pero con otros elementos. El tema de la exprincesa del pop era la virginidad. En los inicios de su carrera como cantante proclamó tal condición a pesar del noviazgo con Justin Timberlake, otra exfigura infantil del canal. Las indiscreciones del ex N’ Sync sobre la supuesta castidad de Britney llegaron a la prensa y la cantante no solo pareció olvidar el tema, sino que transformó su imagen a una devoradora de hombres.   

 

Años más tarde sucedió algo parecido con Jonas Brothers, orgullosos portadores de los “anillos de pureza”, símbolos de abstinencia y el compromiso por llegar al matrimonio sin relaciones premaritales. Cuando el hermano mayor, Kevin, se casó, la prensa corrió a preguntarle sobre el sexo y la espera. La experiencia no le impresionó. “Para ser honesto”, dijo, “no ha valido la pena”.    

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación5+3+8   =