Tell Magazine

Columnas » Presta Oído

EDICIÓN | Julio 2017

Amarra como el hambre

Por Marcelo Contreras
Amarra como el hambre

La gente joven con ambiciones suele irse de Valparaíso. En Santiago hay más expectativas y dinero, así de simple. Al revés, los artistas jóvenes ven en el puerto oportunidades e inspiración. Bernardo Naranjo es santiaguino, integró bandas de rock en la capital, pero se radicó en la ciudad Patrimonio de la Humanidad, en 2005, para tener una disquería y formar Fatiga de material, grupo instrumental con sólidos álbumes y tocatas en Inglaterra. Desde San Antonio llegó Mauricio Castillo, conocido como Chinoy, y se quedó en Valpo para convertirse en uno de los adelantados de la canción de autor en Chile, mezcla de trovador y punk rocker de singular imagen y voz. Demian Rodríguez también es de San Antonio, se inició en el rock en Rancagua, pero finalmente se hizo porteño y es figura en el renacer del bolero. Acaba de ganar el premio a mejor cantautor de los premios Pulsar de la Sociedad Chilena del Derecho de Autor.  

 

La banda rock Adelaida vive en pleno barrio puerto en lo que se conocía como La Cuadra —el epicentro de la bohemia— y desde allí ha construido una carrera que incluye grabaciones en Nueva York tras vencer en un concurso para trabajar en un estudio de primera línea, y sesiones con el primer productor de Nirvana, Jack Endino. Humboldt, también rockeros, han sido convocados dos veces al prestigiado festival SXSW en EE.UU. Pascuala Ilabaca nació en España pero a los dos años llegó a Valparaíso y se transformó en un referente de la fusión. Son artistas que gozan de reconocimiento en la esfera independiente, tocan en el extranjero y podrían marcharse pero, como decía Osvaldo “Gitano” Rodríguez en el clásico Valparaíso, “este puerto amarra como el hambre”. 

 

Otras Columnas

» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación7+6+6   =