Tell Magazine

Columnas » Asia Dónde Vamos

EDICIÓN | Julio 2017

India y su nuevo sistema simplificado de impuestos

Por Sergio Melitón Carrasco Álvarez Ph.D.
India y su nuevo sistema simplificado de impuestos

Tras largo y encendido debate, India ha implementado su Sistema Unificado de Impuestos o Goods & Services Tax (GST), nuevo régimen impositivo que se aplicará de manera universal en toda la Unión.

Bhārat Gaṇarājya o República de India, es una federación de veintinueve Estados y seis territorios, que en total suman treinta y cinco entidades políticas diferentes. Casi todos esos Estados son antiguos reinos, con lengua, tradición e historia propia. La conformación de la India actual es una creación del imperio Británico. Exceptuando las provincias que formaron Paquistán, la nueva India independiente (1947) mantuvo intacta la superestructura británica que unía las autonomías de cada “reino”. Luego, desde esa re-unificación republicana se continuó con una búsqueda del equilibrio entre la energía indígena esencial (en ningún otro lugar se usa mejor ese término), y la herencia y experiencia moderna. Pues el legado británico fue a toda evidencia un aporte inmenso; añadiéndosele el largo camino republicano con sus propuestas diversas. Mas, lo que parecía indiscutible era la calidad de república laica y socialista, dogma paradojalmente semireligioso. Lo fue hasta el triunfo del Bharatiya Janata o BJP (“Partido del Pueblo de India”), algo así como una derecha liberal nacionalista difícil de comparar con otras realidades políticas occidentales, que ha significado una refundación republicana. Entre otras cosas geniales que ha hecho el BJP ha sido probar que el socialismo, y su dogmatismo, es superable; que no es “moderno” y que está plagado de errores.

Y lo demuestra con su potente reforma tributaria, a través de la introducción del GST, una simplificación que tiene como objeto un sistema único de impuestos, un sólo mercado, una sola economía, una sola nación fuerte e invencible. Este GST sería así la más ambiciosa, profunda y trascendente reforma desde la independencia. Propone una nueva estructura impositiva universal que se aplica a toda la Unión y acaba con los infinitos y engorrosos impuestos federales. El efecto inmediato es que mejorará el control, combatirá la corrupción y las arbitrariedades que cometen los oficiales. Por cierto, difícil de desmontar o reformar, considerando que da trabajo a un orgulloso ejército de empleados fiscales: los civil servants. Una de las complicaciones más tenebrosas —real freno trabado a la economía de toda la Unión— era su pesado y enredoso sistema de impuestos, repleto de especificidades y particularidades, dependiendo de la región.

Obviamente, este paso gigantesco no es fácil. Muchas empresas están en ascuas, preocupadas ante lo desconocido. Ningún país de ese tamaño y complejidad intentaría una reforma fiscal a esa escala. India, en un solo año, hizo dos revoluciones económicas. Una simplificación del dinero circulante, que para muchos ha sido casi suicidio monetario; y ahora la reforma de impuestos más grande de la Historia de la India. Si ambas reformas tienen éxito, India se habrá proveído de una novedosa forma de neocapitalismo, con efecto en toda Asia y tal vez a escala global. El sistema unificado de impuestos, siendo inmensamente práctico, es una filosofía económica nueva, con algo de metafísico; muy propio de la India y su legado universal. Y considérese que el GST es sólo el comienzo. Es una demostración que hay un horizonte novedoso más allá del socialismo. Hoy, el sistema unificado e integrado, más otras reformas financieras que transfieren el poder económico a la población, instalan a India como el más novedoso paradigma del siglo XXI.

Escribo esto en Chile, al finalizar junio, habiéndose ya conocido el resultado de la reforma tributaria criolla, y sabiendo que ha sido un total fracaso. Además, cuando se oye a algunos aspirantes a la Moneda anunciar más de lo mismo: burocracia, insano gasto estatal; más y más impuestos: ¡soasar a los chilenos a fuego tributario lento! Lo absurdo mismo. A todos, sin distinción, recomendaría dar una mirada de cómo India se transforma de "república socialista" en la más libertaria, ágil y enorme economía de Asia, y una de las primeras del mundo.

 

 

Otras Columnas

El valor de la difusión de la historia y patrimonio de Viña del Mar
Archivo Histórico
El estilo Disney
Presta Oído
Cuando hace frío un buen café se agradece
Rodrigo Barañao
NACIMIENTO
Monocitas
Arrival
Cine Paralelo
» Ver todas las Columnas


OPINA

  • Verificación Anti SPAM, Ingrese el resultado de la siguiente operación6+6+7   =